El Papa pide a mexicanos luchar contra el narco, la corrupción y la guerra

MÉXICO, DF (apro).- El Papa Francisco pidió a los mexicanos luchar todos los días contra la corrupción, el narcotráfico, el crimen organizado, la guerra, la desunión y la trata de personas.

“El México de la violencia, el México de la corrupción, el México del tráfico de drogas, el México de los cárteles, no es el México que quiere la Virgen de Guadalupe, la patrona del país.

“Violencia, corrupción, guerra, niños que no pueden ir a la escuela por sus países en guerra, tráfico, fabricantes de armas que venden armas para que las guerras en el mundo puedan seguir. Más o menos este es el clima que vivimos en el mundo. Ustedes están viviendo su pedacito de guerra, su pedacito de guerra entre comillas, su pedacito se sufrimiento, de violencia, de tráfico organizado”, advirtió el Papa.

Aclaró que no viene a México a traer regalos o recolectar dinero, sino a aprehender de la fe de su pueblo.

El líder de la Iglesia católica manifestó que su visita tampoco es para presentar soluciones a los problemas de la sociedad: “Yo voy a México no como un Rey Mago cargado de cosas para llevar, mensajes, ideas, soluciones a problemas (…) yo voy a México como un peregrino, voy a buscar en el pueblo mexicano, que me den algo”.

La agencia de noticias Notimex recabó 33 preguntas y solicitudes que mexicanos le formularon al Papa; fueron presentadas al pontífice a manera de conferencia virtual. Los participantes le pidieron intervenir para abogar por la paz y defender una iglesia más abierta e incluyente.

Entre las respuestas que el Papa emitió destacan: “No voy a pasar la canastita, quédense tranquilos, voy a buscar la riqueza de fe que tienen ustedes, voy a buscar contagiarme de esa riqueza de fe. Tengo ganas de ir a México para vivir esa fe con ustedes”.

También: “Ustedes tienen una idiosincrasia, una manera de ser que es fruto de un camino muy largo, de una historia que se fue forjando lentamente, con dolores, con éxitos, con fracasos, con búsquedas, pero hay como un hilo conductor”.

Y: “Ustedes tienen mucha riqueza en el corazón (…), ustedes no son un pueblo huérfano porque se glorían de tener madre, y cuando un hombre, o una mujer, o un pueblo no se olvida de su madre, te da una riqueza que vos no la podés describir, la recibís, la transmitís. Bueno, yo voy a buscar un poco todo eso en ustedes”.

Comentarios