Demandan en EU a HSBC por permitir lavado de dinero de narcos

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Familias de ciudadanos estadunidenses asesinados por grupos de narcotráfico en México, interpusieron una demanda contra el banco HSBC por permitir que los cárteles lavaran miles de millones de dólares para operar sus negocios.

Al participar en el plan de lavado de dinero, argumentan en su demanda, HSBC contribuyó directamente entre 2010 y 2011 en el comercio internacional y el tráfico de drogas y en los “actos brutales” que acompañan estas actividades.

En diciembre de 2012, el banco con sede en Londres pagó casi dos mil millones de dólares en sanciones para resolver extrajudicialmente las acusaciones de permitir que cientos de millones de dólares provenientes del narcotráfico. fluyeran a través de sus operaciones en México.

A partir de esas sanciones, el banco se comprometió a resolver la situación y el gobierno de Estados Unidos eligió al exfiscal de Nueva York Michael Cherkasky para que diera seguimiento a los esfuerzos de cumplimiento y reparación de HSBC.


Sin embargo, según sus reportes, se han registrado “problemas” con el avance del banco.

Bloomberg, medio especializado en negocios, informó que la demanda fue presentada este martes en una Corte Federal de Brownsville, Texas y que HSBC dijo que luchará contra la demanda.

El medio detalló los casos por los que se busca enjuiciar a HSBC. Uno de ellos es el de Lesley Redelfs, quien tenía cuatro meses de embarazo cuando ella y su marido, Arthur, fueron asesinados por el cártel de Juárez después de salir de una fiesta de cumpleaños para niños organizada por el Consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, donde ella trabajaba.

Otro es el de Jaime Zapata y Víctor Ávila Jr. agentes especiales de Inmigración y Control de Aduanas, quienes conducían a la Ciudad de México cuando dos vehículos cargados de sicarios del cártel de Los Zetas, se los llevaron fuera de la carretera y luego abrieron fuego. Ávila sobrevivió.

El asesinato de Zapata capturó la atención del público luego de que se supo que la pistola automática utilizada en su homicidio fue rastreada hasta la operación Rápido y Furioso, que permitió la entrada de armas a México.

Un caso más es el de Rafael Morales Jr., quien fue secuestrado el día de su boda, al igual que su hermano y su tío, y los tres murieron por asfixia después de que miembros del cártel de Sinaloa les envolvieran la cabeza con cinta adhesiva.

El abogado de las familias de las víctimas dijo a Bloomberg, mediante un correo electrónico que “los cárteles mexicanos de la droga son los terroristas que habitualmente cometen actos horribles de violencia para intimidar, coaccionar y controlar a la población civil y al Gobierno”.

HSBC, abundó, “fue cómplice en el lavado de miles de millones de dólares para los cárteles de la droga y debe ser responsable en virtud de la Ley contra el Terrorismo por apoyar su terrorismo”.

La demanda, precisó Bloomberg, se basa en documentos hechos públicos en 2012 como parte de una investigación del Senado de Estados Unidos. Según la demanda, los controles internos de HSBC fueron ignorados y el banco fue nombrado por un capo de la droga como “el lugar para blanquear dinero”.

HSBC se sumó a los bancos que se enfrentan a una demanda de familias de soldados estadounidenses muertos o heridos por ataques en Irak con base en acusaciones de que las empresas ayudaron a procesar las transferencias de Irán y así financiar Hezbollah y otros grupos militantes.

Los abogados de los bancos, incluido HSBC, han negado haber actuado mal.

En un comunicado enviado a Bloomberg un portavoz de HSBC, Robert Sherman, dijo: “Estamos comprometidos con la lucha contra la delincuencia financiera y hemos tomado medidas estrictas para ayudar a mantener a los malos actores fuera del sistema financiero global”.

Comentarios