Buscan tratar con Osorio Chong aumento de feminicidios en Morelos pese a alerta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante el incremento de la violencia feminicida en Morelos, pese a la emisión de la Alerta de Violencia de Género por el gobierno federal, la Comisión Independiente de Derechos Humanos (CIDHM) de esa entidad solicitó una reunión urgente con el secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong para revisar los mecanismos de supervisión.

A seis meses de que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar a la Violencia contra las Mujeres (Conavim) emitió la alerta para ocho municipios de Morelos a solicitud de la CIDHM, se han registrado 37 feminicidios y el número de niñas y mujeres desaparecidas va en aumento, sostuvieron integrantes de la organización civil en conferencia de prensa.

Juliana Quintanilla alertó que durante el tiempo que la CIDHM ha documentado la violencia feminicida, ha contabilizado 686 casos en los últimos 16 años, por lo que “es evidente una falta de voluntad política por parte del gobierno de Graco Ramírez para atender esta situación inadmisible, todo ha sido simulación”.

El 10 de agosto de 2010, la Conavim emitió la alerta para los municipios de Cuernavaca, Cuautla, Emiliano Zapata, Jiutepec, Puente de Ixtla, Yautepec, Xochitepec y Temixco. En éste último fue asesinada la presidenta municipal Gisela Raquel Mota Ocampo el pasado 2 de enero.


Quintanilla explicó que en los últimos seis meses, la violencia feminicida comprendió 17 municipios, nueve de ellos no estaban en la lista delineada por la Conavim.

La defensora de derechos humanos Paloma Estrada Muñoz apuntó que las 37 mujeres asesinadas durante los últimos seis meses en Morelos tenían entre cuatro y 85 años de edad, “lo que significa que cualquier mujer morelense puede ser víctima de feminicidio”.

Desde que se emitió la alerta, resaltó, como peticionarias solicitaron entrevistas con Osorio Chong, la Conavim y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) “ante la falta de claridad sobre los mecanismos de supervisión de las medidas decretadas, pero hasta ahora no hemos tenido respuesta y la violencia contra las mujeres continúa”.

Para evidenciar “la falta de voluntad política”, Estrada Muñoz señaló que la alerta ni siquiera fue tomada en cuenta para ser considerada en el presupuesto anual, pues “entre las medidas se tenía contemplado un banco de datos básico sobre niñas y mujeres desaparecidas y lo que se nos dijo es que no hubo presupuesto ni para eso”.

Y pese a que en la solicitud de la CIDHM documentaron 530 casos de feminicidios, dijo que el gobierno de Graco Ramírez sólo reconoció 280, “por lo que otra de las medidas era revisar los casos y abrir aquellos expedientes cerrados o archivados, pero hasta ahora ese proceso no se ha realizado”.

La activista  informó que tampoco se ha procedido a la homologación legislativa, un obstáculo más para tipificar los feminicidios. Como ejemplo de ello puso el caso de la alcaldesa de Temixco, cuya muerte es considerada por las autoridades de Morelos como homicidio calificado y no feminicidio, como la CIDHM ha solicitado que se clasifique.

Tras el descubrimiento de fosas en Tetelcingo, Cuautla, con 118 cadáveres, la especialista aseguró que “el fiscal –Javier Pérez Durón–, primero dijo que sólo eran restos de hombres y después reconoció al menos 13 mujeres, pero sin que hasta ahora se sepa quiénes son, quiénes son los responsables ni mucho menos se reconocen esas muertes como feminicidios”.

Fernando Ríos, secretario ejecutivo de la Red de Organismos Civiles de  Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT), recordó que desde 1993 las organizaciones sociales han alertado sobre la violencia feminicida, en particular en Ciudad Juárez, donde “no se ve una verdadera voluntad política para atender las violencia contras las mujeres, a pesar de que desde 2009 hay una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH) que instruye al Estado mexicano de cómo atender este flagelo”.

El líder de la organización apuntó que pese a que desde 2007 existen instituciones para atender la violencia feminicida y el último reglamento para emitir la AVG data de 2013, “se corre el riesgo de que todo sea una simple simulación, pues hay otras dos alertas, en Estado de México y Jalisco y no se ve que tengan un impacto en la disminución de la violencia contra las mujeres”.

Andrea Medina agregó que la “innovación no se está implementando adecuadamente y lo que se requiere es salir de la simulación, porque están de por medio la vida de las mujeres”.

Comentarios