En México “están abusando” de El Chapo, asegura supuesto abogado

WASHINGTON (apro).- Frente a la Casa Blanca, rodeado de cámaras de televisión, el abogado José Luis González Meza, quien aseguró que lleva la defensa de Joaquín El Chapo Guzmán, aunque nunca se ha reunido con él, dijo que “en México están abusando” del líder del Cártel de Sinaloa.

Ataviado de una sudadera gris estampada con una imagen de El Chapo y la leyenda en inglés “extradition never” (extradición nunca), González Meza denunció que el gobierno de Enrique Peña Nieto ha violado los derechos humanos del capo, acusado en Estados Unidos de narcotráfico y homicidio, entre otros delitos.

“Lo tienen en total aislamiento, no dejan que lo vean sus familiares, sus abogados y un perro lo está vigilando todo el día”, subrayó, y resaltó que no necesita un documento firmado por Guzmán Loera para ser su representante legal.

Sin presentar pruebas, el supuesto abogado de El Chapo sostuvo que se presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y ante Amnistía Internacional para denunciar las violaciones a las garantías individuales del sinaloense.

“Nunca me he reunido con él”, aclaró González Meza, quien hace algunos años también se autoproclamó presidente constitucional de México.

Al preguntarle el porqué de la denuncia en la capital de Estados Unidos, dijo que se debe a que “es una nación que defiende los derechos humanos de todos, y en México se están violando los de El Chapo Guzmán”.

Emocionado por la atención que le dieron los medios de comunicación, pero sobre todo las televisoras, a González Meza se le borró la sonrisa cuando los corresponsales de medios mexicanos acreditados en Washington le señalaron que legalmente él no es abogado de Guzmán Loera.

“Ignorante”, le gritó al corresponsal de Proceso. “Proceso y usted son emisarios del gobierno de Enrique Peña Nieto”, añadió muy enojado el supuesto representante legal de El Chapo.

A medida que los corresponsales mexicanos lo cuestionaban sobre el mismo asunto, los distintos medios que se congregaron frente a la Casa Blanca empezaron a tomar a broma la conferencia de prensa convocada por González Meza.

Luego del desencuentro verbal con el reportero de Proceso, el presunto abogado mostró a los medios de comunicación la copia de un amparo a favor de El Chapo como prueba de que él forma parte de su defensa, aunque sin la autorización del narcotraficante.

Para ese momento la conferencia de prensa ya se había convertido en un verdadero circo. Uno de los reporteros pidió a González Meza que caminara junto a las vallas de la mansión presidencial vigilada por policías del Servicio Secreto.

En respuesta, el supuesto abogado posó sonriendo ante las cámaras y presumiendo la sudadera que llevaba puesta con la imagen de Guzmán Loera, a quien por varios años el gobierno de Estados Unidos consideró el criminal más peligroso y cruel de todo el mundo.

En medio de la risa de periodistas y transeúntes, este reportero se acercó a González Meza y le dijo que si se tomaba una fotografía con “el emisario de Peña Nieto”.

Feliz, el “abogado” de El Chapo aceptó, pero lo acusó de haberle echado abajo el show.

Comentarios