La verdadera historia de la recaptura del Chapo Guzmán

CIDH y UNESCO condenan asesinato de la periodista Anabel Flores

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) condenaron el asesinato de la periodista veracruzana Anabel Flores Salazar, y demandaron a las autoridades el pronto esclarecimiento y castigo a los responsables.

“Este crimen ha privado a la población de una voz que alimentaba el debate público e informado y contribuía a la libre circulación de la información. En nombre de la justicia y para promover condiciones de trabajo más seguras para los periodistas, pido a las autoridades que lo investiguen y procesen a sus culpables”, subrayó la directora general de la UNESCO, Irina Bokova.

Por separado, la Relatoría Especial de la CIDH manifestó “especial preocupación por la reiteración de este tipo de ataques contra periodistas y trabajadores de los medios de comunicación en México, donde uno de los lugares más peligrosos es el estado de Veracruz”.

El organismo dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA) recordó que ocho periodistas fueron asesinados en México en 2014 por motivos presuntamente vinculados al ejercicio de su profesión, en 2015 hubo otros seis casos y este año ya van dos con la muerte de Anabel Flores.

Indicó, asimismo, que dos de los asesinatos del año pasado tuvieron lugar en Veracruz (José Moisés Sánchez Cerezo y Juan Mendoza Delgado) y que ha habido numerosas denuncias de hostigamientos a otros reporteros en ese estado.

La situación de violencia contra los periodistas en México “ha sido motivo de preocupación especial” para la Relatoría, que recordó la obligación de las autoridades de “conducir la investigación con debida diligencia y agotar todas las líneas lógicas de indagación”.

Es “fundamental evaluar de forma urgente” si deben ser las autoridades federales mexicanas las que se hagan cargo de investigar y procesar este tipo de casos”, subrayó.

Añadió: “Cuando tales delitos quedan impunes, esto fomenta la reiteración de actos violentos similares y puede resultar en el silenciamiento y en la autocensura de los y las comunicadoras”, aseguró.

El pasado martes 9 las fiscalías generales de Puebla y Veracruz, así como la Comisión Estatal para la Atención y Protección de Periodistas (CEAPP) y los Servicios Periciales de Veracruz, confirmaron la muerte de la reportera de El Sol de Orizaba y excolaboradora de El Buen Tono Anabel Flores Salazar, quien la madrugada del lunes 8 fue sacada a la fuerza de su domicilio por hombres armados.

Familiares de la periodista y empleados de la FGE y de la CEAPP, así como de la Comisión Estatal de Derechos Humanos se trasladaron el martes al municipio de Tehuacán, en Puebla, para hacer reconocimiento formal del cadáver.

“Ya es un hecho. Lamentablemente se trata de la reportera desaparecida la madrugada del lunes, ya se trasladó una comitiva a Puebla”, informó un empleado de la FGE.

El cadáver de la reportera fue hallado semidesnudo y maniatado a la orilla del asfalto en un paraje de la localidad mencionada, ubicada a sólo media hora de Mariano Escobedo, municipio donde la periodista fue levantada la madrugada del lunes.

Con Anabel Flores suman ya 17 reporteros veracruzanos asesinados en lo que va del sexenio de Javier Duarte de Ochoa, aunque en el caso de Armando Saldaña de la Ke Buena, Rubén Espinosa, colaborador Proceso, y de Anabel Flores, de El Sol de Orizaba, fueron asesinados en ciudades ajenas a Veracruz, pero su ejercicio periodístico radicaba en esta última entidad.

Para reconocer el cadáver acudieron familiares de la periodista acompañados de personal de varias dependencias del gobierno de Duarte de Ochoa.

Comentarios