Detienen a directora de Topo Chico por homicidio calificado

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Tres funcionarios del penal de Topo Chico, entre ellos la directora de ese centro penitenciario, Gregoria Salazar Robles, fueron detenidos por los hechos de violencia que dejaron 49 muertos, informaron autoridades del gobierno de Nuevo León.

Durante la audiencia de imputación de los delitos, el fiscal del Ministerio Público acusó a los servidores de homicidio calificado por no contar con las medidas de seguridad necesarias al interior del penal.

El fiscal los señaló de provocar el enfrentamiento por crear las condiciones de la falta de seguridad, al permitir que los reos estuvieran afuera de sus celdas de noche y de día.

Aseguró que encontraron que no había candados en las celdas y los reos portaban bates y varillas debido a las libertades con que contaban en el interior del reclusorio.


Además, permitieron que reos de la delincuencia organizada tomaran el control del interior del recinto carcelario, lo que motivó el tráfico de drogas, el cobro de piso y los privilegios de las celdas.

La situación legal del celador José Reyes Hernández Aguilar sigue pendiente, acusado del homicidio de un reo cuando disparó durante la trifulca en el reclusorio.

Al concluir dicha audiencia, el juzgador Miguel Eufracio ordenó que por seguridad los dos acusados sean trasladados a celdas municipales de Monterrey.

Ayer, el procurador de Justicia de Nuevo León, Roberto Flores, reveló que los 40 reos muertos ya identificados fueron entregados a sus familiares, cinco permanecen calcinados sin identificar, y los otros cuatro se encontraban internados sin que existiera registro sobre su identidad, una situación que consideró “irregular” y que ya es investigada.

La mayoría de los fallecidos habían sido procesados por delitos contra la salud y la seguridad del estado, apuntó.

La pugna por el control del penal del Topo Chico entre miembros de Los Zetas detonó el asesinato de 49 internos del reclusorio estatal entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves. El motín fue encabezado por Jorge Iván Hernández Cantú, El Credo, y Juan Pedro Saldívar Farías, El Z-27, aunque ninguno de los dos participó directamente en la pelea.

Comentarios