Forcejeos entre grupos impiden al PRD definir candidato en Zacatecas

ZACATECAS, Zac. (proceso.com.mx).- El proceso interno del PRD para definir al candidato a gobernador del estado entre el expriista Pedro de León Mojarro y el diputado Rafael Flores Mendoza quedó inconcluso y se entrampó porque no se cumplieron todas las condiciones para la instalación del consejo estatal que debió votar este sábado, entre forcejeos de grupos de apoyo a uno y otro aspirante en la sede del partido.

El candidato que surja del proceso perredista encabezará la alianza PRD-PAN para la votación constitucional del próximo 7 de junio.

Inicialmente hubo cinco aspirantes que quisieron contender por la candidatura, pero en la semanas previas al consejo hubo declinaciones como la del exdirigente del PT, José Narro, para dejar en la recta final a Pedro de León Mojarro, hasta hace unos meses priista y excoordinador de delegaciones de Sedesol con Rosario Robles, y al diputado con licencia Rafael Flores Mendoza.

Después de un largo día de jaloneos entre ambos aspirantes, consejeros y grupos de seguidores de los mismos, el presidente del partido, Arturo Ortiz Méndez, salió a anunciar en conferencia de prensa que no se cumplieron las condiciones para resolver la candidatura en el consejo, por lo que se tendría que recurrir a otros mecanismos para desatorar la elección, posiblemente con el apoyo de las instancias nacionales.


Lo anterior ocurrió la madrugada de este domingo.

A pesar de que desde las 10 de la mañana del sábado debió quedar instalado el consejo estatal directivo interno que presidiría Carlos Pinto Reyes, esto no fue posible debido a los desacuerdos que desde ese momento se plantearon entre consejeros, los dos aspirantes y seguidores que fueron apareciendo en el partido para apoyar a cada uno.

A fin de cuentas, los consejeros se dividieron y sesionaban en salones distintos: en uno los que respaldan a Pedro de León y en el otro los que pretendían votar por Flores Mendoza.

El primero afirmaba que el consejo había sesionado y que contaba con los votos de 71 de los consejeros (123 que llegaron a registrarse) y el segundo aseguraba que contaba con 61, por lo que incluso en este caso, ya por la madrugada se presentó un acta supuestamente válida para declarar la candidatura de Flores Mendoza.

En el transcurso de estos sucesos hubo porras, pero también empujones y forcejeos entre seguidores de los dos aspirantes.

El presidente del partido, Arturo Ortiz, aclaró que ninguna de ambas reuniones fue válida porque no reunieron las condiciones legales establecidas por la normatividad del PRD para ello y el proceso había sido viciado.

Posteriormente, el equipo de Pedro de León envió un comunicado en el que acusó a su oponente de comprar votos y romper el pacto de unidad que todos los aspirantes firmaron al inicio de la contienda interna.

Comentarios