Va el Papa a hospital infantil… con Peña ausente y La Gaviota omnipresente

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Contrario a lo que contemplaba la agenda de la visita del Papa Francisco a México, el presidente Enrique Peña Nieto no se presentó hoy en el Hospital Infantil “Federico Gómez”, en el que el pontífice saludó y oró por los niños enfermos.

Esta hubiera sido la cuarta aparición del mandatario en un evento protagonizado por el Papa en menos de 48 horas, pues recibió a Francisco con una ceremonia espectacular en el hangar presidencial la noche del pasado viernes, luego habló con él en Palacio Nacional y, durante la tarde de ayer, asistió como feligrés a la misa del pontífice en la Basílica de Guadalupe.

Ante la ausencia del mandatario la primera dama Angélica Rivera, presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), se puso en el papel de anfitriona e interlocutora exclusiva del Papa, de quien no se despegó durante la visita.

Rivera elogió a Francisco: “Usted es grande por lo que dice, es mucho más grande por lo que hace”, dijo La Gaviota. Y agregó: “Vamos a rezar mucho por usted”.


Francisco, por su parte, siguió el guión elaborado por los organizadores de la visita:

‘Ingreso al hospital por correo’, ‘saludo a benefactores del hospital’, ‘traslado al vestíbulo auditorio Jesús
Kumate’ y ‘saludo a niños acompañados de uno de sus padres’.

Ahí, el jerarca de la Iglesia católica abrazó a los niños seguido de cerca por Angélica Rivera. Detrás de ella, un hombre regalaba fotografías del pontífice a los asistentes. La primera dama se instaló en el templete, dirigió unas palabras al Papa y le dejó su lugar.

Luego Francisco pronunció un discurso pastoral que narró como “abuelo simpático”. Explicó a los niños que sus sonrisas les ayudan a enfrentar la enfermedad como forma de “cariñoterapia”.

Una cámara captó el momento en que un pequeño soltó un bostezo. Se cortó la imagen y el enfoque volvió sobre Francisco, quien pidió a su audiencia que no se olvidara rezar por él.

Después de su discurso, Francisco continuó con el guión: ‘saludo del Papa los niños enfermos que se encuentran en el vestíbulo’, ‘entrega de un obsequio al Papa por parte de un niño de 5 años (un dibujo)’ –a quien Rivera tomó en brazos para realizar la ofrenda–, ‘administración por parte del Papa (vía oral) de la vacuna contra la polio al niño’, ‘entrega de un obsequio del Papa al director general del hospital’.

La estancia del pontífice en el hospital duró alrededor de 40 minutos, durante los cuales recibió calurosos abrazos, aplausos y cantos por parte de los niños y sus familiares.

Comentarios