La verdadera historia de la recaptura del Chapo Guzmán

Carlos Santamaría, de nueve años, concluye diplomado en Bioquímica y Biología Molecular

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Carlos Santamaría Díaz concluyó con éxito, a sus nueve años, los tres módulos de su primer Diplomado en Bioquímica y Biología Molecular para la Industria Farmacéutica y Biotecnológica, tutelado por la Secretaría de Extensión Académica de la Facultad de Química (FQ), con excelentes calificaciones.

El pequeño que a cada clase acudió acompañado de sus padres y quien cursa el cuarto año de primaria a distancia en un programa avalado por la Comunidad Económica Europea, obtuvo 10 en el módulo 1, Estructura de Proteínas; ocho en el módulo 2, Métodos de purificación y análisis de proteínas, y nueve en el tercero, Principios de Biología Molecular y expresión de proteínas.

Apenas concluida esa meta, ya tiene otra: asistir en calidad de concurrente a la materia de Algebra Superior tres veces a la semana.

Fabián Santamaría, su padre, comentó que el Departamento de Matemáticas de la FQ le hizo una invitación para incorporarse a esa clase.

“No sólo con fines académicos, sino para ver cómo se adapta a un grupo de licenciatura para sondear cómo lo perciben los maestros, y nosotros, como padres, también evaluar su desempeño”, comentó.

Durante el diplomado que cursó de agosto a octubre de 2015 en la FQ, Carlos estuvo rodeado de químicos, investigadores y pasantes y se desempeñó a la par de egresados y estudiantes de licenciatura y posgrado.

Incluso se hizo gran amigo de Rafael Fernández Torres, de 24 años de edad, un ingeniero en biotecnología.

“Nos llevamos muy bien pero es curioso en el sentido de que al principio uno piensa que está hablando con un niño pequeño, pero ya conversando más uno se percata que es brillante y que sabe muchas cosas; eso facilita los temas de charla, platicamos del diplomado o situaciones que le interesan”, relató Rafael.

Carlos recibió las constancias de los módulos que acreditó en una ceremonia efectuada en el auditorio del Edificio Mario Molina de la FQ, encabezada por Jorge Rafael Martínez Peniche, secretario de Extensión Académica de esa entidad.

Carlos se sentó en la segunda fila de la sala, se incorporó al calce de la silla, caminó ruborizado y recibió un folder con sus tres constancias, que manipulaba con dificultad y su estatura discrepaba de la de sus pares.

Con ellos se desenvuelve ahora con mayor prontitud y seguridad, aunque su amigo Rafael le ha dicho también que no pierda de vista que es un niño y que no olvide dedicar tiempo al juego y a la socialización.

Arcelia Díaz, la mamá de Carlos, comentó que su hijo experimenta cambios constantes pero se siente tranquila porque ha tomado con regularidad sus clases en línea.

“Lo veo completo y estamos muy contentos, lo llevamos por el camino correcto. Practica atletismo y se siente bien porque lo hace con niños de su edad. En la primaria a distancia estudia a su ritmo y ya adelantó el estudio de tres materias para todo el ciclo escolar”, explicó.

Cuando Carlos inició su diplomado en la FQ, su mamá, quien proviene del municipio guerrerense llamado igual que ella (Arcelia), uno de los de mayor índice de rezago social en el país, contó que nunca vio a su hijo diferente a otros niños, sólo notaba que eso del uno al 10, las vocales, los colores y todo lo básico, le llamaban la atención casi desde bebé.

Dijo que Carlos tenía año y medio cuando empezó a ir a la escuela y ahora gusta de videos y leer en inglés.

Por cuestiones de trabajo, Fabián y Arcelia debieron hacer un viaje a España por lo que Carlos tuvo que hacer estudios en una estancia corta en el país ibérico. Después de esa experiencia, ambos padres decidieron sacar a Carlos de la escuela tradicional y vincularlo a programa de educación en línea que tiene la Comunidad Económica Europea, donde sigue estudiando.

Comentarios