La salud de El Chapo es grave: Emma Coronel

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El estado de salud de Joaquín El Chapo Guzmán Loera, líder del Cártel de Sinaloa en la cárcel de máxima seguridad del Altiplano es grave, afirmó en entrevista Emma Coronel, concedida este domingo 28 de febrero después de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), le informó que habían logrado conseguir que el penal le permitiera entrar a ver a su esposo de manera urgente. El encuentro se llevó a cabo el pasado sábado.

“Mija ya nada más estoy comiendo para no morirme pero pues sí me siento muy mal”, dijo Guzmán Loera a su esposa durante la visita de 20 minutos ante la presencia de los guardias quienes, de acuerdo al testimonio de Coronel, lo amenazaron de que sólo podía hablar lo imprescindible y no acercarse a su esposa.

Coronel señaló que además de tener la presión arterial muy alta a consecuencia de que no lo dejan dormir, ahora también padece de crisis nerviosa por el presunto maltrato que sufre en la cárcel a manos del gobierno de México.


“Me cuesta un poco de trabajo aceptar esta llamada debido a que me siento muy mal y pues no me siento como para estar platicando pero toca aguantarme, más que nada quiero que quede el antecedente de que yo dije y que he hecho muchas manifestaciones, he metido muchos amparos, he metido muchas quejas a derechos humanos para que si algo le pasa a su salud no quieran venir a decirnos, a inventarnos que pasó otra cosa”, afirmó Emma Coronel llorando, con temor de que la situación de Guzmán Loera se torne peor.

Estos hechos ocurren en el marco de dos solicitudes de extradición hechas por el gobierno de Estados Unidos las cuales ya están en trámite, y luego de declaraciones públicas realizadas por el principal responsable de la defensa de Guzmán Loera, José Refugio Rodríguez, quien dijo que su cliente estaría dispuesto a irse extraditado y no poner obstáculos legales si llega a un acuerdo con el gobierno estadunidense.

“Hago responsables a los encargados de ordenar y tenerlo en esa situación. Los hago responsables de lo que le pase a su salud”, afirmó Coronel, quien se escuchaba afectada por la condición de su esposo.

“Yo no sé cómo piensan que yo sería capaz de estar jugando y exponiendo que su vida está en peligro si es el papá de mis hijas. Dicen que es mentira, yo sería incapaz de jugar con la vida y la salud de un ser humano, más si es el padre de mis hijas”, señaló.

En Estados Unidos El Chapo Guzmán tiene seis acusaciones penales abiertas en seis cortes de distrito diferentes en las que se le acusa del tráfico de más de 700 mil kilogramos de cocaína así como de haber sobornado a distintos funcionarios en México y de, a través de sicarios, presuntamente haber ordenado cientos de actos violentos. Es considerado por el gobierno de EU como el narcotraficante más poderoso del mundo y hasta enero pasado era el criminal más buscado.

En México tiene 10 causas penales abiertas por delincuencia organizada, pero el gobierno de México ha declinado su interés en juzgarlo ya que ha dicho que lo enviará extraditado a EU.

El 21 de enero, 13 días después de la recaptura de El Chapo, Coronel presentó ante la CNDH la queja folio 5645/2016 (Proceso 2047) por el presunto maltrato y mal estado de salud de Guzmán Loera en el Altiplano. Se señaló que lo mantienen aislado del resto de la población penitenciaria, no le permiten salir al patio ni le dan los estímulos que a los demás internos sí se les proporcionan. También, reportó, se le impide ir al comedor, le toman pase de lista cada hora identificándolo con una cámara y no le permiten dormir.

A principios de febrero la defensa de Guzmán Loera interpuso un amparo denunciando que a su cliente lo tenían incomunicado, segregado y víctima de “tratos crueles e inhumanos” y acusaron de “tácticas” por parte de personal camuflageado dentro de la prisión, que pretendían convertir a su cliente en un “zombie”, no lo dejaban dormir por el constante pase de lista hecho por unos guardias que están físicamente fuera de su celda.

El 12 de febrero, en entrevista exclusiva con la autora de este reporte, Coronel afirmó que decidió salir a la luz pública ante la situación de salud de su esposo, quien fue recapturado el 8 de enero pasado en Los Mochis, Sinaloa tras la escandalosa fuga del Altiplano ocurrida el 11 de julio de 2015.

“Bastante cruel lo que están cometiendo, están tratando de cobrarse lo de su fuga. Dicen que no lo están castigando, por supuesto que sí. Están todo el día con él, viéndolo en su celda. Todo el día están ahí, están pasando lista a cada hora, no lo dejan dormir, no tiene privacidad ni para ir al baño”, afirmó en esa ocasión Coronel.

El director del penal, Salvador Almonte, emitió la semana pasada un comunicado en el que afirmó que no existía ninguna tortura contra Guzmán Loera y negó que la vida o salud del reo se encuentre en peligro. “Busca victimizarse”, afirmó el funcionario público. Lo mismo aseguró el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong , a quien El Chapo se le escapó de prisión el año pasado y afirmó públicamente que a Guzmán Loera se le da el mismo trato que a los otros reos de su peligrosidad.

Pese a la versión oficial del gobierno de Enrique Peña Nieto, todo indica que la salud del líder del Cártel de Sinaloa sí es delicada. Coronel afirmó que el lunes de la semana pasada un funcionario de la CNDH la llamó para informarle que ya habían hecho una primera visita a Guzmán Loera en la prisión y que habían confirmado que tenía la presión alta como lo denunció su esposa y sus abogados.

A las 2 de la tarde del 27 de febrero pasado, Coronel pudo ver a Guzmán Loera en un área del penal de máxima seguridad. Llegó acompañado de la guardia especial que se le puso desde su ingreso.

“A pesar de que estamos a escasos centímetros le advirtieron a él que no podía tocarme ni nada”, señaló Coronel sobre el encuentro. Al preguntarle cómo fue trasladado, afirmó que no pudo ver: “no pude ver cómo porque es una pared, pero escuché cómo le estaban quitando las esposas, incluso que estaban amenazándolo diciéndole con voz en un tono muy humillante que hablara justo lo necesario, rápido, que no me tocara y pues no, una forma muy, muy inhumana la que me tocó presenciar”.

“Lo que más me tiene preocupada es su salud. Que a pesar de que ya fui a derechos humanos y me dijeron  que ya llevaron un doctor de derechos humanos que efectivamente confirmó que está mal. Él (funcionario de la CNDH) me dijo que había hecho la petición al penal de que tenían que dejarlo descansar pero pues no, hicieron caso omiso porque él me dijo que para nada, en ningún momento ha mejorado, que lo dejen descansar unas horas ni nada, todo ha seguido exactamente igual”.

Coronel señaló que vio a Guzmán Loera “bastante demacrado, un color mal, debido a que no ha tomado el sol, pero él dice que eso no es lo que esté pidiendo, nada más quiere dormir, se ve bastante mal, bastante delgado y sólo está comiendo para no morirse”.

De acuerdo con la esposa de El Chapo Guzmán, éste le dijo que “se siente muy mal, le duele mucho la cabeza, le están pasando lista constantemente. Él dice que mientras llega el pase de lista se queda muy nervioso y ya no puede conciliar el sueño en ese momento antes de que le pasen la lista, debido a que ya está su cerebro activado y un tanto nervioso”.

Él le informó que lo están revisando constantemente “pero de qué sirve que le estén tome y tome la presión y verificando que sigue mal si no hacen lo que saben que tienen que hacer para que mejore su salud”. En el Altiplano lo único que le han ofrecido es una pastilla para dormir pero él se niega a tomársela porque va a estar sedado cuando le pasen lista, lo van a querer despertar a la fuerza.

Coronel aseguró que nunca había visto a su esposo en esa condición y que no existe ningún antecedente de presión alta en la familia de su esposo que justifique su actual estado de salud.

-¿Teme por la vida de su esposo?

– Sí, mucho más ahora que veo que nada mejora y conforme van pasando los días está más malo.

La esposa de Guzmán Loera afirmó que piensa que el gobierno de México quiere matar a su esposo.

La autora de este reporte pudo confirmar el mal estado de salud del líder del Cártel de Sinaloa a través de fuentes internas del penal y familiares de otros presos a quienes consta que la salud del capo se ha deteriorado notablemente tras su reingreso al penal.

Confirmaron que hay una consigna de maltrato contra ese interno, y que a ningún otro prisionero le dan el mismo trato, incluso ni a Miguel Ángel Treviño Morales El Z-40, líder del cártel de Los Zetas u otros de igual peligrosidad.

Desde la semana pasada se solicitó a la Tercera Visitaduría General de la CNDH, quien lleva el caso de la queja 5645/2016,   información sobre las dos visitas que han hecho a Guzmán Loera en el penal, pero el área de Comunicación Social informó  que no podían dar ninguna entrevista ni proporcionar información porque el caso estaba en investigación.

 

Comentarios