Despide la SEP a 3 mil 360 maestros que rechazaron ser evaluados

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A partir de este martes, 3 mil 360 maestros que decidieron no realizar la evaluación de desempeño, “corazón de la reforma educativa”, por considerarla una imposición de carácter administrativo y laboral, serán despedidos del servicio docente.

Así lo informó esta tarde el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, durante la presentación de resultados de la prueba a la que fueron convocados 150 mil 86 maestros de toda la República en su primera etapa, con la participación de 89.5% de los docentes.

“De los 28 estados en donde ya se dio por concluido el proceso de evaluación, 3 mil 360 maestros, es decir, 2.2% de los convocados, no se presentaron ni el día de la evaluación ni a la reposición, y por ello, como lo marca el artículo 74 de la Ley General del Servicio Profesional Docente, serán dados de baja a partir del 1 de marzo”, anunció el funcionario.

Y remató: “A partir de ahora, el mérito es el único criterio para determinar el ingreso, la permanencia, la promoción y el reconocimiento en el Servicio Profesional Docente. De esta forma nos aseguramos de que sólo den clases quienes estén mejor preparados para ello”, dijo Nuño, luego de reconocer que la primera etapa de la reforma ha sido “una reorganización política del sistema educativo” que “no se va a detener”.

Según las cifras reveladas, 14.1% de los maestros de educación básica que se sometieron a la evaluación obtuvieron calificación de insuficiente; 37.6 suficiente; 40.5 buena y sólo 7.9 logró destacar.

Conforme a la ley, se reiteró que los maestros con calificaciones insatisfactorias no serán despedidos antes de dos nuevas oportunidades para aprobar la evaluación; aquellos que consiguieron una nota suficiente asegurarán la plaza por cuatro años; los “buenos” obtendrán beneficios laborales, y los destacados aumentos salariales de 35% más prestaciones.

En educación media superior, las calificaciones fueron las siguientes: 18.5% “insuficientes”; 31.5 “suficientes”; 41.4 “buenos”; 7.4 destacados y 3% del total alcanzó un rango de excelencia.

En cuanto a los directores educación básica valorados, 25.4% fue señalado de “insuficiente”, 33 de “suficientes”; 34.1 de “buenos” y 7.4 como destacados.

Con fundamento en lo que ordena el artículo sexto constitucional y el artículo 79 de la Ley General del Servicio Profesional Docente, dijo Nuño, “los resultados individuales de las evaluaciones son considerados datos personales, y por lo tanto, la SEP no hará público algún dato personal de los evaluados”, negando así el derecho a la información exigido por distintas organizaciones civiles.

“No cabe duda que esta primera evaluación del desempeño docente ha sido exitosa”, celebró Nuño, aunque reconoció que el proceso “requiere mejoras” y que en los estados donde la disidencia magisterial es más fuerte, Chiapas, Guerrero Oaxaca y Michoacán, no ha podido concluir el proceso que se comprometió a reponer en el primer semestre de este año.

Por su parte, la presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes, admitió ante los medios de comunicación:

“Hubo bastantes irregularidades (en el proceso de evaluación) que están identificadas. Algunas tuvieron que ver con las notificaciones y la dificultad de hacerlo a tiempo; hubo problemas con la plataforma; muchos maestros se quejan de la longitud de la prueba y, por cuestiones de manifestaciones en algunos estados, se ponía en peligro a los maestros que querían evaluarse y que tienen el derecho y la obligación de hacerlo. Por eso, en algunos estados fue necesario recurrir a la fuerza pública. Hay que aceptar que esa no es la mejor manera para generar las condiciones para una evaluación. Esperemos que eso no tenga que volver a suceder”.

Comentarios