“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Dirigentes de la FIFA y encumbrados futbolistas, adictos a los paraísos fiscales

Juan Pedro Damiani, integrante del Comité de Ética Independiente de la FIFA tenía relaciones comerciales con tres personajes ligados al máximo organismo internacional de futbol y que han sido acusados de corrupción, de acuerdo con archivos confidenciales a los que se tuvo acceso.

Los documentos filtrados revelan las relaciones entre esos personeros y Damiani, quien ha dictado una serie de prohibiciones contra ejecutivos de alto nivel en esa organización.

Los registros muestran que Damiani y su bufete de abogados trabajaron para al menos siete compañías offshore vinculadas a Eugenio Figueredo, exvicepresidente de la FIFA, quien ha sido acusado por las autoridades de Estados Unidos de fraude electrónico y lavado de dinero.

Los registros también muestran que el bufete de abogados de Damiani sirvió como intermediario para una empresa con sede en Nevada vinculada a Hugo y Mariano Jinkis (padre e hijo), quienes han prestado servicios a acusados de pagar decenas de millones de dólares en sobornos para obtener los derechos de transmisión de eventos de la FIFA en América Latina.

Los registros no muestran una conducta ilegal por parte de Damiani o su bufete de abogados pero plantean nuevas interrogantes sobre este personaje y la FIFA cuando el nexo entre la secrecía del offshore y la corrupción es una preocupación creciente en el deporte más popular del mundo.

Damiani, presidente del Club Atlético Peñarol de Uruguay, uno de los clubes de futbol más importantes de América Latina, dijo que su bufete de abogados no mantiene “una relación profesional” con nadie acusado en la investigación que se lleva a cabo en Estados Unidos contra dirigentes de la FIFA y no respondió a una pregunta acerca de las relaciones de trabajo anteriores con las personas acusadas en el caso.

Un vocero del panel de ética confirmó, sin embargo, que Damiani informó al comité el 18 de marzo que ha tenido vínculos de negocio con Figueredo. Esto sucedió un día después de que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), y otros reporteros asociados le enviaran preguntas detalladas a Damiani acerca del trabajo de su firma en relación con empresas vinculadas al exvicepresidente de la FIFA.




Los vínculos entre el regulador de la ética y figuras acusadas en el escándalo de la FIFA son algunas de las nuevas revelaciones sobre el lado oculto de futbol que figura en los documentos filtrados.

Los archivos secretos muestran que lo que se denomina comúnmente “juego bonito” también podría ser conocido como el juego de las empresas ficticias y los paraísos fiscales. Los documentos exponen entidades offshore utilizadas por una gran variedad de jugadores, dueños de equipos, oficiales de la liga, agentes deportivos y clubes de futbol para mover dinero en sociedades offshore.

Estos hallazgos son el resultado de una investigación de un año realizada por el ICIJ, el diario alemán Süddeutsche Zeitung y otros medios de comunicación asociados.

Los reporteros asociados tuvieron acceso a más de 11 millones de registros de los archivos internos de Mossack Fonseca, un bufete de abogados con sede en Panamá que se especializa en ayudar a establecer compañías offshore a ricos y poderosos.

Los documentos de Mossack Fonseca incluyen los nombres de cerca de 20 jugadores de futbol de alto perfil, pasados y presentes, que representan algunos de los clubes más conocidos del globo, entre ellos Barcelona, Manchester United y el Real Madrid.

Entre los nombres que aparecen, resalta el de Lionel Messi. El astro del Barcelona, ganador en cinco ocasiones de la distinción del jugador mundial del año, ya está bajo proceso en España por cargos de que él y su padre, Jorge Horacio Messi, utilizaron empresas offshore en Belice y Uruguay para librarse de la rigidez del gobierno en el pago de millones de dólares en impuestos.

Leo Messi, jugador del Barcelona. Foto: AP

Leo Messi, jugador del Barcelona. Foto: AP

Los documentos filtrados muestran que Messi y su padre eran propietarios de otra empresa offshore en Panamá: Mega Star Enterprises.

La primera referencia a la empresa en los archivos de Mossack Fonseca llegó el 13 de junio de 2013, un día después de que los fiscales españoles presentaron los primeros cargos por fraude fiscal contra Messi y su padre. Un correo electrónico indicó que la responsabilidad de manejar el papeleo de la compañía estaba siendo trasladada a Mossack Fonseca por otro agente corporativo de offshore.




La primera referencia en los archivos a que Messi poseía Mega Star se produjo menos de dos semanas después, el 23 de junio de 2013.

A través de su padre, Messi declinó hacer comentarios para este artículo.

Los archivos también incluyen las participaciones en empresas concentradoras de offshore de los propietarios actuales o anteriores de al menos 20 grandes clubes de futbol, incluyendo el Inter de Milán y el Boca Juniors.

Mientras que los jugadores de futbol y los ejecutivos son por mucho los nombres más comunes relacionados con el deporte en los documentos filtrados, los archivos también incluyen los nombres de atletas actuales y anteriores de otros deportes.

“Con los años, hemos visto un aumento de la penetración de las finanzas offshore en el deporte, lo que creemos es perjudicial para el juego”, dijo George Turner, de la Red de Justicia Fiscal (Tax Justice Network), un grupo de defensa de un sistema tributario justo basado en Londres.

“Si estamos desviando la competencia fuera de la forma física, la habilidad, el talento de los jugadores por la habilidad y el talento de los contadores, abogados, banqueros y ejecutivos de la sala de reunión, el deporte se convierte rápidamente en una cosa inútil para ir y ver”.

Los archivos internos de Mossack Fonseca revelan, por ejemplo, que al menos 11 jugadores retirados de la Liga Nacional de Hockey utilizan el bufete de abogados para ayudar a administrar estructuras offshore.

Los registros muestran que Nick Faldo, uno de los mejores golfistas profesionales de todos los tiempos, fue dueño de una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas desde 2006 hasta 2008. Faldo es uno de los al menos cinco jugadores cuyos nombres aparecen en los documentos.

Un portavoz de Faldo no quiso hacer comentarios.

El golfista Nick Faldo. Foto: AP

El golfista Nick Faldo. Foto: AP

Ética de futbol

El escándalo de la FIFA salió a la luz pública en 2015 cuando el Departamento de Justicia de EU reveló que empresarios habían usado sobornos para ganar términos favorables sobre los derechos de transmisión de los juegos patrocinados por el organismo mundial de futbol.

Cuatro de los 16 funcionarios de la FIFA acusados en los Estados Unidos utilizaron compañías offshore creadas por Mossack Fonseca, al igual que otros cuatro hombres de negocios vinculados con el caso de corrupción en el futbol, según muestran los registros filtrados.

Dichos documentos señalan que dos de los empresarios acusados de fraude y lavado de dinero en el escándalo – Hugo y Mariano Jinkis – se han relacionado con una empresa llamada Cross Trading S.A., que fue incorporada originalmente en la pequeña isla del Pacífico de Niue en 1998 y luego se trasladó a Nevada en 2006 como Cross Trading LLC.

Tanto Hugo como Mariano Jinkis son mencionados en la correspondencia relacionada con Cross Trading entre Mossack Fonseca y el despacho de Damiani, miembro del panel de ética de la FIFA. Los registros filtrados enumeran a Hugo Jinkis como un “beneficiario” de la empresa después de que se trasladó a Nevada.

Los registros muestran que el bufete de abogados de Damiani trabajó para Cross Trading mientras se encontraba en Niue, así como en Nevada manejando correspondencia para Cross Trading y asesorando sobre si tendría que pagar impuestos en Nevada.

En un momento dado después del movimiento de la compañía a Nevada, los registros enlistan a Damiani como “principal beneficiario” de Cross Trading, pero no está claro que significaba eso. Es posible que fuera una designación temporal, mientras la nueva estructura de la empresa se estaba organizando.

Los lazos de Damiani con Cross Trading no eran inusuales. Según los documentos filtrados, Damiani y su bufete de abogados, J. P. Damiani & Asociados, han actuado como intermediarios para cientos de empresas registradas en Mossack Fonseca.

Entre ellas se encuentran cinco compañías offshore propiedad de Figueredo, exvicepresidente de la FIFA arrestado en Zurich en mayo de 2015. La firma de Damiani también actuó como intermediario para una sociedad sobre la que Figueredo mantuvo un poder notarial y otra empresa en la que Figueredo y miembros de su familia sirvieron como funcionarios y directores.

Figueredo ha sido acusado de participar en un esquema de soborno en el que los medios de comunicación y ejecutivos de marketing pagaron más de 100 millones de dólares a cambio de los derechos a la Copa Libertadores y otros eventos importantes.




En un caso separado, Figueredo ya se declaró culpable de fraude y lavado de dinero en su natal Uruguay.

Damiani dijo a través de un portavoz que no estaba autorizado a hacer declaraciones mientras los funcionarios en Uruguay están investigando las acusaciones de corrupción en relación con la FIFA.

Añadió, sin embargo, que él ha tomado la iniciativa en la presentación de informes sobre las prácticas corruptas dentro de la FIFA a las autoridades uruguayas y al comité de ética de la organización del futbol.

Más figuras de la FIFA

Una de las figuras más grandes del futbol nombrada en los documentos filtrados es Michel Platini, la exestrella francesa y figura clave en el escándalo de la FIFA.

Platini confió en Mossack Fonseca para ayudarle a administrar una empresa offshore creada en Panamá en 2007, el mismo año cuando fue nombrado presidente de la UEFA, la asociación que rige el futbol europeo. A Platini se le otorgó un poder ilimitado en Balney Enterprises Corp., que todavía en marzo de 2016 era un negocio en funcionamiento, según el registro de comercio de Panamá.

Platini, un miembro de mucho tiempo del comité ejecutivo de la FIFA, ha sido suspendido del futbol durante seis años a causa de un pago cuestionable de dos millones de dólares que recibió de esa organización en 2011.

Michel Platini. Foto: AP

Michel Platini. Foto: AP

Jérôme Valcke, secretario general de la FIFA desde 2007 hasta que fue suspendido por cargos de corrupción en septiembre de 2015, también aparece en los documentos filtrados. Valcke está registrado como el dueño de la compañía de las Islas Vírgenes Británicas Umbelina S.A., creada en julio de 2013. La compañía parece haber sido utilizada para la compra de un yate registrado en las Islas Caimán.

“Publiquen lo que quieran,” escribió Valcke en un correo electrónico respondiendo a las preguntas para esta historia. “La empresa ya no existe y nunca ha tenido sus propios fondos, nunca poseyó una cuenta bancaria y nunca tuvo ninguna actividad comercial”.

Los archivos de Mossack Fonseca también proveen detalles de los acuerdos de transmisión que los funcionarios de la Conmebol, la asociación de futbol de América del Sur, firmaron con las empresas que las autoridades estadunidenses aseguran pagaron sobornos.
Los hombres que firmaron estos acuerdos para la asociación – el expresidente de la Conmebol, Nicolás Leoz, y su exsecretario general, Eduardo Deluca – fueron acusados por EU en noviembre.

Uno de los acuerdos, con una empresa dirigida por un empresario que fue nombrado “co-conspirador”, previó que la Conmebol pagaría 97 millones de dólares por los derechos de transmisión de los campeonatos de la Copa Libertadores durante el periodo 2008-2018.

De acuerdo con las acusaciones de 2015, el empresario aseguró medios de comunicación y derechos de comercialización de sus empresas mediante el pago de sobornos anuales de seis cifras a Leoz, Deluca y otros funcionarios de la Conmebol.

Reparto de jugadores

Los futbolistas que figuran en los archivos de Mossack Fonseca provienen, entre otros países, de Brasil, Uruguay, Reino Unido, Turquía, Serbia, Holanda y Suecia. La mayoría parece haber utilizado los servicios de la firma para crear empresas offshore y guardar el dinero que ganaban con la venta de sus derechos de imagen a compañías de calzado deportivo y otros anunciantes.




Lionel Messi y su padre, quien se desempeñó como agente de su hijo, están programados para ser juzgados por cargos de fraude fiscal a partir del 31 de mayo. Son acusados de estafar al gobierno por casi 6.5 millones de dólares en impuestos, protegiendo sus derechos de imagen en una red offshore. Messi ya ha pagado los impuestos atrasados que, el gobierno dijo, debía de los años 2007 a 2009.

Messi niega que intentara deliberadamente engañar a nadie.

Mega Star Enterprises, la empresa offshore propiedad de Messi y su padre, que data al menos de 2013, no se menciona en las acusaciones de 2014 y 2015 del gobierno español contra ellos. Los registros filtrados muestran que Messi firmó al menos un documento que refleja su condición de propietario de Mega Star, pero su padre, Jorge Messi, se hizo cargo de la propiedad exclusiva de la empresa en diciembre de 2015. La compañía se mantiene activa en el registro de la compañía de Panamá.

Pero Messi no es el único futbolista en usar paraísos fiscales. Entre los mencionados en los archivos secretos se encuentra Leonardo Ulloa, máximo anotador del Leicester, el equipo revelación de la liga inglesa.

Leonardo Ulloa, jugador del Leicester. Foto: AP

Leonardo Ulloa, jugador del Leicester. Foto: AP

A principios de 2008, cuando jugaba para San Lorenzo de Almagro en Argentina, Leo Ulloa firmó sus derechos económicos y de imagen con Jump Drive Sport Rights LLC, una empresa con sede en Nueva York.

El poder de representación de Jump Drive fue otorgado a José Manuel García Osuna, un administrador de negocios y futbol que ahora enfrenta cargos de fraude en España, entre ellos una alegación de que se embolsó un gran porcentaje del dinero que Ulloa recibiría por sus derechos de imagen así como por sus contratos de firma para pasar de un equipo a otro.

Ulloa se negó a hablar de su contrato de derechos de imagen o de sus tratos con Osuna. “No tengo una buena relación con él ahora, pero no quiero hablar de eso”, dijo Ulloa en una breve entrevista telefónica.

Osuna aseguró a ICIJ que no incorporó Jump Drive y que no firmó contrato de derechos de imagen de Ulloa. Dijo que negoció la firma de Ulloa con el club español CD Castellón pero “no facturé un solo centavo al club a cambio de mis servicios.”

Iván Zamorano, un futbolista retirado de Chile que fue nombrado en la lista FIFA 100 como uno de los mejores jugadores vivos del mundo, también aparece en los documentos filtrados.

Sus derechos de imagen estaban a cargo de Fut Bam International Ltd. cuando era el jugador estrella del Real Madrid en la década de 1990. Fut Bam está radicada en las Islas Vírgenes Británicas, que tiene una tasa efectiva de cero, y enlista a Zamorano como su propietario.

Iván Zamorano, futbolista chileno. Foto: Especial

Iván Zamorano, futbolista chileno. Foto: Especial

Fut Bam concedió la custodia temporal de los derechos de imagen al Real Madrid a cambio de un pago total de 195 millones de pesetas, aproximadamente 1.3 millones de dólares. El club pagaría a Fut Bam 45 millones de pesetas en 1993 y luego otros 50 millones de pesetas al año entre 1994 y 1996.

Gabriel Iván Heinze, que nació en Argentina y jugó con el Manchester United y el Real Madrid, entre otros equipos, está incluido en el listado de futbolistas que usaron empresas offshore.

En 2005, mientras estaba con el Manchester United, Heinze creó Galena Mills Corp., también en las Islas Vírgenes Británicas. Ese mismo año firmó un contrato con Puma AG que le garantizaba el pago de por lo menos un millón de dólares en cinco años. Los pagos de Puma se canalizaron a través de la empresa offshore. Los registros muestran que la madre de Heinze fue catalogada como la propietaria de la compañía.

El acuerdo Puma terminó en 2008, pocos meses después de que Heinze llegó al Real Madrid. Los archivos de Mossack Fonseca muestran que el exfutbolista también tenía una cuenta en Suiza con el banco UBS.

Un portavoz de Heinze dijo que “la puesta en marcha de Galena Mills era parte de una estrategia de sucesión (herencia), en caso de que algo malo le pasara a Heinze.” El portavoz dijo que Galena Mills “pagó todos los impuestos necesarios” en los países donde se suponía que debía pagarlos.

Los documentos secretos también exponen cómo un club, la Real Sociedad en España, pagó a sus jugadores de una manera que parece haber permitido que tanto el club como sus jugadores redujeran sus pagos de impuestos.




Los documentos muestran que el club desembolsó millones de dólares cada año empleando a jugadores extranjeros, a pesar de que los jugadores reportaron una fracción de esos pagos al gobierno español.

Real Sociedad pagó siete de sus jugadores extranjeros de esa manera, entre 2000 y 2008, según los registros, a través de empresas y bancos en Niue, Panamá, las Islas Vírgenes Británicas, los Países Bajos, Suiza y Jersey en las Islas del Canal.

El gerente general de la Real Sociedad, Iñaki Otegi, se negó a responder a preguntas sobre las prácticas de pago del club. Sin embargo, el jefe de prensa del club dice que Otegi “me pidió que le llamara por teléfono y le dijera que este tipo de práctica de utilizar compañías en el exterior para remunerar a los jugadores extranjeros era y es una práctica común en todos los clubes de fútbol españoles”.

Por Gary Rivlin, Marcos García Rey y Michael Hudson y la contribución de Bastian Obermayer

Comentarios