Poderosas familias cercanas a Peña Nieto, en #PanamaPapers

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las familias Alcántara y Doporto, presentes en los más altos niveles de la política y en negocios millonarios de transporte y farmacéuticos, tienen ahora vínculos estrechos a través de por lo menos fideicomisos registrados en Nueva Zelanda y una empresa domiciliada en Hong Kong, que les ha permitido hacer todo tipo de operaciones empresariales e inversiones en diversas partes del mundo.

En su propio campo de acción y por separado, las dos familias manejan intereses de grandes alcances y tienen una agenda de relaciones con múltiples personajes y empresarios que se han traducido en mayor poder político y económico desde el arranque del gobierno de Enrique Peña Nieto.

La convergencia de las dos familias quedó expuesta con la filtración de once millones y medio de archivos de la firma panameña experta en la creación de empresas en paraísos fiscales Mossak Fonseca. Los documentos, a los que Proceso tuvo acceso como parte de la investigación periodística global #PanamaPapers, muestran la comunión de intereses de las dos familias.

Los archivos de Mossack Fonseca fueron entregados de forma anónima al diario alemán Süddeutsche Zetung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), con sede en Washington, a más de cien medios de todo el mundo.

La coincidencia de las familias Alcántara y Doporto se dio a partir de la integración legal de dos fideicomisos registrados en Nueva Zelanda a nombre del abogado Luis Doporto Alejandre, y su esposa Melissa Flores Alcántara, hija de Aurora Alcántara Rojas.

Aurora Alcántara es esposa del exgobernador de Oaxaca, el priista José Murat, quien a su vez es padre del actual candidato a gobernador de ese estado por el PRI, Alejando Murat, exfuncionario de Enrique Peña Nieto.

El exgobernador de Oaxaca, José Murat, y su esposa, Aurora Alcántara. Foto: Miguel Dimayuga

El exgobernador de Oaxaca, José Murat, y su esposa, Aurora Alcántara. Foto: Miguel Dimayuga

La esposa de José Murat es hermana de Roberto Alcántara Rojas, dueño de VivaAerobús en México, director general Grupo Toluca, dedicado al transporte terrestre, y el mayor accionista minoritario de la española Prisa, editora del periódico El País.

Roberto Alcántara alcanzó esa posición en el diario español luego de que al inicio del sexenio, el gobierno de Peña Nieto le otorgó tres contratos por cuatro mil millones de pesos para el cobro electrónico del peaje en las carreteras operadas por Caminos y Puentes Federales (Capufe).

De acuerdo con los archivos de Mossack Fonseca, en septiembre y diciembre de 2012 el despacho panameño incorporó los fideicomisos Maximus Trust y Cabita Trust en Nueva Zelanda, en los que Luis Doporto Alejandre y Melissa Flores aparecen como beneficiarios finales. Para ello, Mossack Fonseca recurrió a Orion Trust (New Zealand) Limited, su fiduciario en Auckland, y puso a sus empleados de Panamá como administradores.

En ambos fideicomisos aparecen Héctor Doporto Ramírez, María del Rocío Alejandre Castillo y Aurora Alcántara Rojas –respectivamente padres y suegra de Doporto– como protectores sustitutos.

El pasaporte de Luis Doporto Alejandre. Foto: Especial

El pasaporte de Luis Doporto Alejandre. Foto: Especial

Un fideicomiso es una herramienta financiera mediante la cual se administran activos financieros en beneficio de otra persona física o jurídica. Los fideicomisos son muy utilizados para evitar el pago de determinados impuestos, sin que sus activos puedan ser perseguidos legalmente por los acreedores del fideicomitente ni de la entidad fiduciaria.

Maximus Trust sirvió a los Doporto Alcántara como beneficiarios de la empresa World Tactic Limited en Hong Kong. Esta empresa es propietaria de la marca de ropa de niños Livanna, que diseña Melissa Flores Alcántara Rojas.

En un correo fechado del 17 de diciembre de 2012, un empleado de Doporto solicitó a Mossack Fonseca abrir una empresa en las Islas Vírgenes Británicas que dependiera de Maximus Trust. También solicitó que “se abriera una cuenta con un banco Europeo, por lo que sugirieron Barclays Europa”.

Doporto utilizó ese fideicomiso para manejar directa e indirectamente algunas entidades holandesas, como Maxim Enterprises C.V., Maxim Investments y Warwick Enterprises C.V., según los archivos de Mossack Fonseca.

Doporto on Linkurious.

En los documentos de “diligencia debida”; es decir, de revisión de antecedentes, de Maxim Enterprises, que Doporto firmó en junio de 2012, el abogado indicó que necesitaba la empresa para “planeación fiscal y sacar ventajas del acuerdo de doble tributación entre México y Holanda”.

Precisó que la empresa sería utilizada para mover dinero desde y hacia México, Eslovaquia, Holanda y Suiza. Estimó que la empresa realizaría entre 11 y 100 transferencias mensuales, a través de las cuales movería entre 10 mil y 100 mil euros o dólares.

El segundo fideicomiso, Cabita Trust, fue utilizado para incorporar estructuras –con empresas y fundaciones en Suiza, Holanda y Malta, entre otros—durante las operaciones de reestructuración del sector farmacéutico mexicano.

Luis Doporto Alejandre nació en 1974 en la Ciudad de México. Estudió en la Universidad Iberoamericana, con especialidad en materia mercantil y estudios superiores en Estados Unidos y Francia. Es fundador del despacho de asesores jurídicos y financieros Doporto & Asociados, establecido en el exclusivo edificio Parque Reforma sobre Avenida Campos Elíseos, en la Colonia Polanco de la Ciudad de México. Es cliente de Mossack Fonseca desde julio de 2012, según su ficha en los archivos internos.

A diferencia de otros intermediarios del sistema offshore, Doporto & Asociados no sólo incorpora estructuras en paraísos fiscales para sus clientes, entre otros a través del despacho panameño Mossack Fonseca.

Se dedica también a buscar oportunidades de inversiones, llevar las ofertas a empresarios y otros inversionistas potencialmente interesados en participar en ellas, y eventualmente participa en la negociación y la elaboración de los contratos.

Entre su cartera de clientes destacan importantes empresarios mexicanos, como el magnate del acero Guillermo Francisco Vogel Hinojosa, director del Grupo Collado y primo hermano de Lupita Hinojosa, la difunta primera esposa de José Murat. En los documentos obtenidos por el ICIJ, Vogel Hinojosa aparece en dos estructuras incorporadas por Doporto & Asociados.

El propio Luis Doporto ha participado en algunas de los esquemas que ha creado con Mossack Fonseca, sobre todo en la reestructura del sector farmacéutico, de acuerdo con los documentos.

Es hijo de Héctor Doporto Ramírez, actual coordinador general del sector patronal del Consejo Técnico del IMSS y exsecretario de la junta directiva de la Lotería Nacional a mitades de los 90.

En septiembre pasado, a través de una estructura offshore armada por Mossack Fonseca, Doporto adquirió –por lo menos en el papel– el Grupo Marzam, número dos en la distribución de medicamentos en México.

Para la adquisición de Marzam, Doporto recibió un préstamo de 90 millones de dólares de Marina Matarazzo, esposa de Pablo Escandón Cusi, quien es dueño del Grupo Nadro, el principal distribuidor de medicamentos en el país.

Doporto declaró a Proceso que en efecto obtuvo recursos de esa fuente, pero aseguró que la mujer no tiene ningún control sobre Marzam, pues se limitó en prestar el dinero para su adquisición. La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) no supo que Matarazzo estuvo involucrada en la compra, por lo que no consideró la operación como una concentración.

Héctor Doporto Alejandre, el hermano del abogado, es el encargado de conseguir medicamentos de importación para Alianta, una filial de Savi Distribuidores, la cual estuvo inhabilitada durante cinco años para participar en licitaciones públicas, a denuncia del órgano interno del IMSS por haber falseado el registro sanitario de un medicamento suizo.

En una investigación periodística publicada en febrero del año pasado, el diario The New York Times aseguró que la familia del exgobernador de Oaxaca, José Murat tenía millonarias propiedades en el exclusivo condominio Time Warner, que domina el Parque Central de Nueva York.

Según el diario estadounidense, Melissa Flores Alcántara había comprado un departamento en el mismo condominio, colindante con otro que adquirió Ivette Morán, la esposa de Alejandro Murat, el hijo del exgobernador y ahora candidato del PRI para el gobierno de Oaxaca.

Además, el Times señaló que Vogel Hinojosa era propietario de otra vivienda en el edificio. Los inmuebles fueron valuados en más de 6 millones de dólares en conjunto.

De acuerdo con el diario, el condominio fue adquirido en 2004, cuando Murat estaba terminando su gobierno, por Nivea Management, una empresa fantasma incorporada en las Islas Vírgenes Británicas.

En los documentos internos de Mossack Fonseca aparece una compañía llamada Nivea Management Corp., que el despacho panameño creó en 2002 e incorporó al registro comercial de las Islas Vírgenes Británicas en 2004.

Esta empresa fue establecida con acciones al portador, lo que significa que no existe ningún propietario legal registrado: quién tiene las acciones entre sus manos se vuelve su dueño. En la última década, la regulación internacional sobre las acciones al portador ha endurecido mucho; se considera que son una de las herramientas más utilizadas para lavar dinero.

El mismo día que el Times publicó la investigación periodística –en la que participó la mexicana Alexandra Xanic, ganadora del Pulitzer en 2013–, Vogel Hinojosa envió un comunicado a los medios de comunicación mexicanos.

Reconoció que él era dueño del departamento 57F en el condominio Time Warner. Subrayó que su relación con Murat era “exclusivamente familiar” –“a través de mi prima Lupita Hinojosa, difunta esposa de José Murat y madre de mis sobrinos”– e insistió que “no existe ni ha existido ninguna relación de negocios ni propiedad en común”.

Húesped del Pacto por México

Al terminar su mandato en Oaxaca, Murat se dedicó a dar asesorías a varios gobernadores del PRI. Pero tras el triunfo del PRI en la elección presidencial de 2012, Peña Nieto lo designó para coordinar el acuerdo político para firmar el Pacto por México.

Con ese acuerdo, Peña Nieto logró generar un consenso entre los principales partidos políticos del país para adoptar las reformas hacendaria, laboral, educativa y energética.

Además de los condominios de Time Warner, la familia del exgobernador posee otro en la calle 55 West de la misma ciudad, así como casas en Utha y condominios en Florida a nombre de su hija Lorena Murat.

De acuerdo con el New York Times (NYT), Lorena Murat Hinojosa es la cabeza visible de la empresa de sociedad responsable Edlo LLC, con el registro L14000006743 y que actualmente se encuentra activa, a través de la cual se crearon empresas para la compra de inmuebles. La dirección con la que aparece registrada corresponde al bufete Robert Allen Law, en Miami, Florida dentro del edificio de oficinas del Four Seasons.

Según el diario Reforma, José Murat transfirió en diciembre del año pasado sus dos casas valuadas en más de 500 mil dólares cada una en Park City, Utah, en favor de dos sociedades de responsabilidad limitada (LLC) creadas en Boca Ratón, Florida, a nombre de sus cuatro hijos.

José Murat y su familia en Utah. La fotografía fue subida a Facebook en 2013. Foto: NYT

José Murat y su familia en Utah. La fotografía fue subida a Facebook en 2013. Foto: NYT

Poder mexiquense

El exgobernador impugnó la información del NYT y aseguró que esa fortuna viene de una herencia y negocios de familia. Para este trabajo se le buscó infructuosamente.

Su hijo Alejandro Murat fue nombrado integrante del equipo de transición de Peña y luego director del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (NFONAVIT) desde donde se catapultó a la candidatura al gobierno de Oaxaca, siguiendo los pasos del jerarca de la familia. Alejandro Murat inició su campaña el domingo 3 de abril, el mismo día en que se dieron a conocer los principales hallazgos de #PanamaPapers.

El inicio de campaña de Alejandro Murat. Foto: Félix Reyes

El inicio de campaña de Alejandro Murat. Foto: Félix Reyes

Con su reciente boda con Aurora Alcántara, José Murat quedó muy cerca de una de las familias más favorecidas del gobierno de Peña Nieto. El exgobernador oaxaqueño se convirtió en cuñado de Roberto Alcántara Rojas, considerado como uno de los empresarios del sexenio peñista por la multiplicación de sus inversiones millonarias que han alcanzado hasta ser socio del grupo editorial PRISA que publica el diario El País.

Jefe del clan, Roberto Alcántara Rojas, es cercano a la familia Peña desde hace muchos años. Nacido en Acambay, Estado de México, el 19 de abril de 1949, es hijo de Jesús Alcántara Miranda, quien fuera presidente municipal de Acambay, dos veces diputado federal y senador (1988-1991).

Actualmente Roberto Alcántara es presidente del Grupo Toluca, principal accionista del GRUPO IAMSA, la cual tiene un portafolio de diversas empresas de transporte terrestre como Omnibus de México, ETN y Caminante. Además, es dueño de la cuarta aerolínea más grande de México, VivaAerobus que opera una flota de 19 aviones Boeing 737-300.

Fue presidente del Consejo de Administración del Banco Bancrecer entre 1991 y 1999, el cual quebró a causa de la crisis financiera de diciembre de 1994 y que fue rescatado por el FOBAPROA.

En abril de 2014, junto con su hermano el ex-diputado priista Arturo Alcántara, ganaron la concesión del gobierno federal para administrar la gestión del cobro electrónico del 49% de las casetas de México a pesar de que se denunciaron irregularidades.

El empresario del sexenio recibió en mayo del 2014 tres contratos de Capufe por 4 mil millones de pesos mediante una licitación plagada de irregularidades. En sendos reportajes publicados, Proceso (1974 y 1975) documentó el favoritismo del gobierno peñista para que Roberto Alcántara se quedara con el negocio millonario de cobro electrónico de 3 mil 800 kilómetros de autopistas.

Un mes después, el millonario empresario mexiquense que empezó hace medio siglo con el negocio familiar del transporte público, se convirtió en el mayor accionista individual de la empresa española de comunicaciones PRISA al invertir de su fortuna personal 100 millones de euros.

Su hermana María Guadalupe Alcántara Rojas es actualmente diputada plurinominal del PRI e integrante de la comisión legislativa de Transporte. Ella fue la que presuntamente vendió la casa de Manzanos 333, Bosques de las Lomas, al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como lo escribió la reportera Jesusa Cervantes en el número 2025 de Proceso, en agosto del 2015.

Roberto Alcántara ha sabido invertir en política desde que el 2000 apoyó al mismo tiempo al candidato presidencial del PRI, Francisco Labastida, y al del PAN, Vicente Fox; desde que dio trabajo a uno de los hijos de Martha Sahagún y de esa amanera ganarse espacios en el gobierno federal.

Requeridos para esta investigación, la familia Alcántara Rojas, se negó a responder a Proceso.

El abogado Luis Doporto aseveró que solamente tiene lazos familiares y cordiales con su suegra –no mencionó el resto de la familia Alcántara Rojas– y aseguró que prácticamente no convive con Murat, el nuevo esposo de Aurora Alcántara Rojas. Insistió también en que sus relaciones con Vogel Hinojosa son estrictamente de negocios.

Comentarios