Tlalnepantla: combate por dos canchas de futbol

La concesión de instalaciones deportivas públicas a particulares ha generado decenas de problemas. El último caso se vivió en el Deportivo Tlalnepantla, en el Estado de México, donde la autoridad recuperó canchas de futbol que supuestamente le dejaban 1 millón 300 mil pesos mensuales a la familia de un exfuncionario. El convenio que permitía el usufructo estaba vencido desde diciembre, además de que la empresa incumplió varios compromisos. Los presuntos agraviados ya contraatacaron y acusan intereses políticos en el caso…

TLALNEPANTLA, Edomex (Proceso).- La madrugada del 10 de marzo y mediante el uso de la fuerza pública, el ayuntamiento de Tlalnepantla recuperó las instalaciones del Deportivo Tlalnepantla. El operativo dejó un saldo de cuatro personas detenidas de la empresa Futcenter, S. A. de C. V., cuyo anterior propietario, Benjamín Lara Martínez, fue director del Instituto Municipal de Cultura Física y Deporte (IMCFD) hasta diciembre pasado.

La autoridad alega haber advertido a su exfuncionario público del inminente desa­lojo por incumplimiento del pago de renta de las canchas de futbol siete. El municipio arguye, además, que el convenio para el uso y aprovechamiento temporal de los campos de futbol del recinto deportivo con la empresa expiró en diciembre anterior.

En contraparte, el presunto agraviado pretexta que los elementos de seguridad irrumpieron violentamente en el lugar para trozar las cadenas de las puertas sin una orden judicial.

Al día siguiente, Lara Martínez denunció los hechos en una carta que envió al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas (PRI): “Como empresario que confié e invertí en el municipio de Tlalnepantla de Baz hace más de 10 años, estoy completamente desilusionado y preocupado por el actuar de la licenciada Denisse­ Ugalde Alegría, presidenta municipal de Tlalnepantla de Baz.

“Ayer, mi familia fue víctima de abuso de autoridad, retención de personas, robo y despojo de las dos canchas de futbol siete al interior del Deportivo Tlalnepantla, ejecutado por personal de ese municipio con el apoyo de la fuerza pública municipal por medio de la violencia física y sicológica, como podrán observar en los videos anexos donde (se ve que) los detienen sin orden ni argumento legal alguno.”

Lara Martínez levantó la denuncia de hechos correspondiente, carpeta de investigación 483310380045616, en la Procuraduría General de Justicia del Estado de México. “Mis padres, adultos mayores, sufrieron al presenciar este acontecimiento, y temo por su salud. Señor gobernador, ¡mi familia y colaboradores de la empresa fueron tratados como delincuentes! No es posible tal despliegue de fuerza pública municipal sin justificación alguna, dejando desprotegida a la comunidad de Tlalnepantla ante tanta delincuencia que vivimos en este municipio”.

Benjamín Lara, exfutbolista profesional de los Pumas de la Universidad, empresario deportivo, dueño y a su vez director técnico del equipo Futcenter de la Tercera División, está acusado por Tlalnepantla de lucrar ilegalmente con las instalaciones deportivas. De hecho, su plantel de futbol profesional también fue desa­lojado de las instalaciones públicas que ocupaba para sus sesiones de entrenamiento y sus juegos como local.

Este exfuncionario público –fundador y otrora dueño del corporativo Futcenter– asegura que renunció al consorcio en 2013 después de aceptar la invitación para dirigir el IMCFD en la administración anterior del alcalde priista Pablo Basáñez (2013-2015).

Lara arguye que se desvinculó de su compañía para evitar conflictos de interés. Pero el remedio no funcionó. Ahora, en medio de disputas y pleitos legales, también enfrenta acusaciones de falta de pagos mensuales a la tesorería del municipio por el aprovechamiento de las canchas de los deportivos Tlalnepantla, Adolfo López Mateos y Caracoles.

De igual manera se detectó que Lara exoneró a Futcenter de cuotas para la realización de partidos y pago de arbitrajes. En contraste, el corporativo sí cobraba al resto de los equipos que jugaban en esas canchas.

Paralelamente, el municipio señala que Lara incumplió con los pagos correspondientes al servicio de luz y de agua, amén de utilizar al personal de limpieza del ayuntamiento para el mantenimiento de los espacios concesionados a Futcenter.

El inculpado responsabiliza del “despojo” a la asesora jurídica de la presidencia municipal, Clara Camacho Méndez, a su sucesor en el Instituto Mexicano de Cultura Física y Deporte de Tlalnepantla,­ Javier García Winder, así como al jefe de las instalaciones deportivas, William Montero Alvarado. “Han actuado por la libre”, suelta.

El frente judicial

No es la única amenaza que enfrenta este exfuncionario público y empresario. Desde enero anterior, la actual administración de Tlalnepantla, encabezada por la también priista Denisse Ugalde, promovió en su contra una denuncia penal en la Mesa 2 del Segundo Distrito, expediente económico 65/2016, por los delitos de tráfico de influencias, peculado, enriquecimiento ilícito y desvío de recursos.

La querella implica a las personas que celebraron los convenios de concesión de las canchas de futbol siete a Futcenter: Pablo Basáñez García y Guillermo Alfredo Martínez González, entonces presidente municipal y secretario del ayuntamiento, respectivamente, quienes ahora enfrentan una posible inhabilitación de la función pública.

El pasado 14 de marzo, el área de Comunicación Social de ese municipio emitió un comunicado con el encabezado “Red de corrupción imperaba en deportivos municipales de Tlalnepantla”, en el cual exhibe que Futcenter causó un daño al erario por más de 650 mil pesos.

Además expone que, en un caso de “tráfico de influencias, Benjamín Lara permitió que su exempresa subarrendara a terceros las instalaciones deportivas municipales hasta por 1 millón de pesos. El oficio también indica que en la referida red de corrupción, liderada por Futcenter, están implicados funcionarios de la anterior administración, y que por esa causa la alcaldesa interpuso una querella penal ante la Fiscalía Especializada en Delitos Cometidos por Servidores Públicos, número de investigación 483340026316.

La denuncia es por los delitos de tráfico de influencias, abuso de autoridad, ejercicio indebido de funciones públicas contra la Ley de Bienes del Estado de México, municipios y los que resulten, sin olvidar que el exfuncionario aprovechó su cargo para “autoconcesionarse” dichos espacios.

El comunicado indica que Lara, quien fue administrador único del corporativo Futcenter hasta que cedió los derechos a su hermana Graciela, causó daño al erario por falta de pagos a la Tesorería Municipal.

Lara rechaza todos los cargos y se deslinda de haber acaparado y controlado las instalaciones deportivas para su beneficio. En su descargo, el acusado refiere que durante su gestión careció de personalidad jurídica para otorgar concesiones de instalaciones, y menos para privilegiar a familiares y allegados. Horas después, el área de Comunicación Social del municipio de Tlalnepantla retiró su comunicado de su página en internet, sin precisar las causas.

Las anomalías

En el diagnóstico consignado en el acta de entrega-recepción administrativa, el director general del Instituto Municipal de Cultura Física y Deporte de Tlalnepantla­ afirma que detectó 49 anomalías de su antecesor.

En el oficio IMCFDT/04/469/2016, enviado el pasado lunes 4 por el director del IMCFD a la consejera jurídica de la presidencia municipal, García Winder advierte que, después de realizar una búsqueda minuciosa de los convenios celebrados entre el municipio y la empresa Futcenter para el uso y aprovechamiento de las canchas de futbol siete de los deportivos municipales de Tlalnepantla, sólo se localizaron tres contratos, celebrados en las administraciones 2009-2012 y 2013-2015, con las siguientes características:

Por la empresa, los convenios fueron firmados por Rubén Rodríguez González, en su carácter de apoderado legal, quien está en calidad de ilocalizable por el municipio (“ya no está en su domicilio fiscal”, asevera la autoridad), que también lo identifica como cuñado de Benjamín Lara.

Este acuerdo alude a dos canchas de futbol siete en el interior del Deportivo Tlalnepantla, ubicado en Viveros de la Hacienda sin número, fraccionamiento Viveros de La Loma –donde ocurrió el desa­lojo–. Fue celebrado el 22 de abril de 2014.

El segundo contrato se otorga para una cancha de futbol siete en el Deportivo Adolfo López Mateos, en la colonia Los Reyes Iztacala, y el tercer convenio es por una cancha similar en el Deportivo Los Caracoles. Ambos fueron celebrados el 19 de septiembre de 2014.

Los tres convenios tenían vigencia hasta el 31 de diciembre de 2015, es decir, el último día de gestión de Pablo Basáñez en el ayuntamiento. “El municipio ya cumplió, y si las concesiones del señor terminaron el 31 de diciembre, ¿por qué sigue usando las instalaciones sin pagar renta? Además, Lara permite que los chicos jueguen al aire libre en plena contingencia, como ocurrió el martes 5”.

El director del deporte en el municipio exhibe otro incumplimiento de Futcenter, ya que en el contrato signado para el Deportivo Tlalnepantla se comprometió a realizar una inversión de 1 millón 980 mil pesos para el equipamiento de las dos canchas, algo que no ocurrió.

Además, Futcenter garantiza que entregará al municipio mil 200 balones, refiere García Winder. Pero “no hay evidencias documentales. Ahora dispongo de 180 días para informar a la contraloría todas las anomalías detectadas”.

Según el director del IMCFD, ya no hay más convenios celebrados con particulares para la cesión de las instalaciones deportivas de Tlalnepantla, excepto las dos albercas que el Congreso local de la Legislatura anterior autorizó en beneficio de la compañía del exclavadista Carlos Girón.

Por cierto, en el Deportivo Tlali, cuya alberca es administrada por la empresa de Girón, falleció una mujer de 54 años a finales de marzo. El consorcio del exdeportista se desentendió del caso.

El director general del IMCFD advierte que en este momento ya no están en condiciones de negociar con Lara, de quien dice se le dio la oportunidad de alcanzar un acuerdo: “El tema ya no pasa por lo que se robó y los negocios que hizo durante su gestión. El tema es que se niega a salir de las canchas de futbol”.

El funcionario justifica el uso de la fuerza pública para desalojar a Futcenter del Deportivo Tlalnepantla. “Aunque se les advirtió a tiempo, no tendría que haber aviso. Ellos debieron desalojar las instalaciones el pasado 31 de diciembre. ¿Por qué hicimos la toma de esos deportivos por la noche? No le voy a mentir: se les invitó varias veces a salir de las instalaciones. En lugar de eso, nos intimidaron y uno de mis colaboradores fue agredido”.

Javier García reconoce que el equipo de futbol de la Tercera División Futcenter también fue expulsado de las instalaciones públicas deportivas porque la franquicia se mantenía con dinero de la administración.

La otra voz

Para Lara, el conflicto tiene tintes políticos, pues refiere que la consejera jurídica es la esposa del primer síndico, Alberto González, mientras que William Montero es hermano del primer regidor, Arturo Montero.

Lara administró nueve deportivos y Futcenter, su exempresa, aún tiene en posesión algunas de las instalaciones públicas.

En total “son seis canchas con 11 horarios, equivalentes a 30 horas –de renta– por día, que a razón de 900 pesos la hora arroja una suma de 27 mil pesos diarios, más los horarios de los fines de semana. El señor obtenía 1 millón 300 mil pesos mensuales”, revela el director del IMCFD.

Desde el despojo, Lara ha promovido cinco juicios en los tribunales a raíz del primer intento de desalojo del Deportivo Tlalnepantla, el pasado 26 de enero. El acusado niega todos los cargos que se le imputan.

Lara acusa al ayuntamiento de despojo. “Prueba del atropello del que estoy siendo objeto es que el director del Deporte ya está utilizando las instalaciones y canchas de futbol, que ni siquiera pertenecen al municipio”.

El empresario reclama como propiedad de Futcenter las tribunas abatibles, el pasto sintético, las porterías, los marcadores eléctricos, la iluminación de las canchas, un par de computadoras y una tableta electrónica. Según Lara, la compañía invirtió 1 millón de pesos en cada cancha de futbol.

Por lo anterior, solicita la intervención de la alcaldesa de Tlalnepantla para que le permita a la empresa retirar sus propiedades, pues dice estar convencido de que el equipo de Denisse Ugalde no le ha informado del todo la situación. Ahora, “por lo vivido y por los golpes que la policía de Tlalnepantla le propinó a mi hermano, Claudio, les pido que me dejen en paz. Quiero retirar mis cosas del Deportivo Tlalnepantla. Ya sufrimos despojo, robo, y el director del deporte ya está utilizando las instalaciones y las canchas de futbol, que ni siquiera son del municipio”.

El exdirector del deporte en Tlalnepantla adelanta que, por el daño moral que ha sufrido su familia, Futcenter dejará ese municipio después de 10 años de operaciones, porque no quiere poner en riesgo la integridad física de sus familiares.

El lunes 18, el juez Tercero de lo Civil en Tlalnepantla, Juan Manuel Albarrán, resolvió notificar a la alcaldesa Aurora Denisse Ugalde Alegría a efecto de que se abstenga de hacer uso de la infraestructura desmontable de las dos canchas de futbol siete ubicadas en el Deportivo Tlalnepantla.

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios