Traslado de Guzmán, decisión arbitraria: abogado

CIUDAD DE MÉXICO, (apro).- El sábado, cuando los custodios entraron a su celda en el penal del Altiplano, Joaquín “El Chapo” Guzmán pensó que lo extraditarían a Estados Unidos, comentó su abogado, Andrés Granados.

El defensor del capo denunció que el traslado de su cliente al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de Ciudad Juárez, Chihuahua, fue un proceso “arbitrario”.

En entrevistas con medios de comunicación, Granados denunció que el Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, le negó el sábado entrevistarse con su cliente.

El domingo, Guzmán bromeó a Granados que creyó que los custodios lo llevarían a “comer hamburguesas”.

“Lo sacaron de la celda, lo esposaron y se lo llevaron. Cuando iban saliendo escuchó los helicópteros y dijo ‘Ya me van a extraditar’. Hasta que bajó aquí. Dijo que ubicó el aeropuerto de Ciudad Juárez y luego lo trasladaron al Penal Número 9”, relató Granados a la cadena Univisión.

Denunció que la celda donde actualmente se encuentra Guzmán está sucia, además de que no le han dado instrumentos de aseo personal.

Aparte, Eduardo Guerrero, titular del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Segob, rechazó que el traslado de Guzmán esté relacionado con su probable extradición:

“El traslado de Guzmán Loera fue un traslado que se llevó a cabo en total apego a derecho (…). No, absolutamente no ( no tiene que ver con la extradición) es totalmente falso, este operativo estaba planeado días antes, se empezó a planear hace unos siete, ocho días, antes de que se ejecutara”.

Comentarios