El referéndum británico, “examen de fuego” para Cameron

LONDRES (apro).- A menos de un mes de que se efectúe el referendum sobre la membresía británica en la Unión Europea (UE), unos 44 millones de ingleses se preparan para votar en unos comicios que definirán no sólo el futuro del Reino Unido, sino también del bloque comunitario.

Los electores empadronados determinarán si Gran Bretaña permanece dentro de la UE o se independiza del bloque. Ésta última posibilidad pondría fin a 43 años de unión. La papeleta llevará sólo la pregunta: “¿Debe el Reino Unido seguir siendo miembro de la Unión Europea?”, y tendrá las opciones “Si / No”.

El debate por la membresía del país dentro de Europa ha dividido profundamente a la nación y enfrenta desde ciudadanos de a pie hasta celebridades y políticos.

Se trata además de un “examen de fuego” para el primer ministro británico David Cameron, quien podría anunciar su renuncia en caso que gane el ‘Brexit’, como se conoce a la salida del Reino Unido de la UE.

La campaña para permanecer dentro del bloque “Britain Stronger in Europe” (Gran Bretaña más fuerte en Europa), que considera el Reino Unido caerá en una recesión profunda si abandona el bloque, cuenta con el apoyo del mandatario Cameron, de gran parte de su gabinete, del jefe de la oposición el laborista Jeremy Corbyn, de un sector liberal del empresariado británico, así como de historiadores, académicos, sindicalistas y artistas.

El grupo que busca la salida del bloque, “Vote Leave” (Votar para salir) tiene como lema principal que el Reino Unido podrá controlar mejor sus fronteras, finanzas y seguridad si abandona la UE y consiguió el apoyo del exalcalde de Londres, el flemático político conservador Boris Johnson, del exministro de Trabajo y Pensión Ian Duncan Smith, como también del expresidente de la Cámara de la Industria británica, de autoridades militares, del actor Michael Caine y el jefe del xenófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), entre otros.

“Vote Leave” aprovechó la publicación el pasado 26 de mayo de un informe de la Oficina Nacional de Estadísticas, que concluyó que la migración neta al Reino Unido aumentó a 333 mil en 2015, a pesar de que el gobierno había prometido reducirla a 100 mil. Ese documento subrayó que la migración neta de ciudadanos europeos fue de 184 mil.

Para Farage, los números inmigratorios “están fuera de control”, en tanto que Johnson consideró que permanecer dentro de la UE “significará rescindir de forma permanente los controles inmigratorios”.

Previsiones

En entrevista con apro, Kent Matthews, profesor de finanzas de la Universidad de Cardiff (Gales) e integrante del grupo “Economistas por el Brexit”, subraya que el Reino Unido obtendrá muchas ventajas a largo plazo si abandona la UE.

Explica: “La Unión Europea está reduciéndose en materia de crecimiento económico, mientras que otras regiones están creciendo a pasos agigantados. Si seguimos dentro de la UE perderemos muchos acuerdos comerciales que de otro modo podríamos firmar si estuviéramos por fuera.

“Tenemos que dar un mensaje más claro acerca de los beneficios económicos y financieros de salir de la UE, que son muchos. Los electores tendrán el poder de decidir en las urnas, pero una vez que se vote no habrá marcha atrás”, destaca.

Sin embargo, varias organizaciones como el Instituto de Estudios Fiscales de Londres, el Banco de Inglaterra y el Fondo Monetario Internacional (FMI) advierten lo contrario: si el Reino Unido sale de la UE habrá efectos muy negativos para la economía británica.

Un informe del Tesoro británico publicado el pasado 23 de mayo concluyó que la salida de Gran Bretaña de la UE llevará a una profunda recesión económica de más de un año en el país y a la pérdida de al menos 820 mil puestos de trabajos en sólo dos años.

El documento del Ministerio de Hacienda advirtió que el ‘Brexit’ provocará “un shock económico profundo e inmediato” en el Reino Unido, llevando a una caída del crecimiento económico de entre 3% y 6%.

También destacó que habrá un fuerte aumento de la inflación, que se pondrán en riesgo más de 500 mil empleos y que aumentarán 10% los precios de las propiedades.

“Han pasado sólo ocho años desde que Gran Bretaña entró en la peor recesión que el país ha experimentado desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Cada región de nuestro país sufrió como consecuencia de ello”, afirmó el ministro de Hacienda, el conservador George Osborne, al referirse al informe. “La población británica trabajó muy duro para hacer que la nación se encaminara nuevamente. ¿Queremos tirar ahora todo por la borda?”, se preguntó.

Cameron consideró que la opción de abandonar la UE “es auto-destructiva” para el país y dijo que la posibilidad del ‘Brexit’ pocos años después de que el país sufrió una profunda recesión económica  es comparable “con sobrevivir a una caída y luego correr hacia el borde de un acantilado”.

Al respecto, el gobernador del Banco de Inglaterra (Banco Central) Mark Carney advirtió que los riesgos para Gran Bretaña si abandona la UE “son enormes”, ya que en ese caso el país “podría entrar en una recesión técnica”, considerada como la disminución o pérdida generalizada de la actividad económica a través de la caída del Producto Interior Bruto (PIB) real durante un periodo prolongado.

Sin embargo, una de las principales voces de la campaña por el ‘Brexit, el exministro Duncan Smith, sostuvo que la gente no debe creer los informes que produce el Ministerio de Hacienda británico “y sus visiones muy parcializadas del futuro”.

En entrevista con la BBC, afirmó: “El análisis del Ministerio de Hacienda ignora todos los beneficios de dejar a la UE. Además, sus pronósticos previos resultaron ser equivocados”.

La campaña ‘Votar para salir’ se enfocó en los últimos días en el tema de la inmigración al afirmar que si Gran Bretaña se separa del bloque comunitario podrá reducir el número de inmigrantes que intentan llegar al país, principalmente de países con altos índices de desempleo.

Mientras tanto, el analista Steve Hilton, exconsejero en jefe del área de planeación y estrategia de Cameron, salió en apoyo del ‘Brexit’. Afirmó que Gran Bretaña “debe abandonar una UE arrogante y sin controles”.

Dijo: “Es hora de que el futuro del Reino Unido quede en manos de la gente que vive en este país”. Según Hilton, la membresía británica de la UE “hace que Gran Bretaña sea prácticamente ingobernable”.

Otro de los grupos que aboga por la salida del bloque comunitario, Grassroots Out, indicó que Bruselas “se quedará con las riquezas de la City financiera de Londres”, en caso de que el país decida permanecer en la UE “tras una oleada de nuevas regulaciones”.

Sondeos

Lo cierto es que los últimos sondeos de opinión indican que los votantes británicos están optando cada vez más a favor de permanecer dentro de la UE.

De acuerdo con una encuesta de la consultora Opinium Research realizada para el dominical inglés The Observer, 44% de los electores del Reino Unido quiere seguir dentro de Europa, comparado con 40% que está a favor del ‘Brexit’ y de 14% que aún no se ha decidido cómo votar. Entre los votantes conservadores, 48% está a favor de permanecer en la UE y 41% apoya la salida.

Adam Drummond, analista en jefe de Opinium Research, afirmó que a medida que se acerca la fecha del referendum “más y más británicos se muestran a favor de seguir dentro de la UE”.

Para el experto, la tendencia podría deberse, en parte, a la posición ultra-derechista de algunos simpatizantes del ‘Brexit’, especialmente de conservadores que ahora se identifican con el xenófobo y anti-inmigrante Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP).

Según el sondeo, 52% de los consultados cree que el Reino Unido seguirá dentro de la UE después del voto del 23 de junio, mientras que 23% considera que se independizará.

Tras ser preguntados sobre qué efectos creen que traerá el ‘Brexit’ a las finanzas, 31% dijo que sus hogares tendrán más problemas económicos, mientras que 17% opinó lo contrario.

Otra encuesta, elaborada por la consultora ORB para el periódico Daily Telegraph, destacó que 55% de los británicos está a favor de seguir dentro de la UE, mientras que 42% se opone.  Subrayó que cada vez más electores conservadores de 65 años o más edad optan por apoyar la permanencia en el bloque.

Los pensionados británicos, que en el pasado eran considerados como los principales simpatizantes del ‘Brexit’, han comenzado a favorecer la opción contraria, posiblemente ante el temor a un fuerte impacto en la economía nacional.

La encuesta de ORB indicó que 16% del electorado se encuentra indeciso y podría definir el resultado del referéndum.

Johnny Heald, analista en jefe de la encuestadora, sostuvo que en previos referendos los indecisos tienden a votar por el status quo. “La evidencia de otros referendos en países como Irlanda y Canadá dan cuenta de que aquellos que dijeron a los encuestadores que no sabían qué votar, terminaron apoyando el status quo al no sentirse convencidos por los argumentos de una salida”, indicó Heald.

Sin embargo, hizo una advertencia: para que gane la permanencia de Gran Bretaña en la UE se necesitará que ejerzan su voto también los electores jóvenes, algo que no siempre ha ocurrido en el pasado.

Comentarios