Condena CIDH violencia en Oaxaca y pide a Peña diálogo sobre reforma educativa

WASHINGTON (apro).- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó enérgicamente los graves hechos de violencia en Oaxaca, que han dejado un saldo oficial de nueve muertos y decenas de heridos, por los enfrentamientos entre maestros de la CNTE y la Policía Federal (PF).

“La CIDH hace un llamado al Estado a promover un proceso de diálogo en el marco de la reforma educativa en México”, indicó el órgano jurídico dependiente de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La CIDH, al citar a reportes de información pública, reprobó los actos de violencia del pasado 19 de junio, por los enfrentamientos entre fuerzas federales de seguridad y del estado de Oaxaca con miembros y simpatizantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

“El gremio magisterial mantenía bloqueos en carreteras desde hacía una semana. Los enfrentamientos se habrían producido tras el operativo policial conjunto de fuerzas estatales y federales para retirar el bloqueo de la autopista Oaxaca-México, en el municipio de Nochixtlán”, indicó la CIDH en el recuento de hechos.

“Se habrían reportado actos de vandalismo y saqueos en el estado por personas no identificadas”, añadió.

El saldo de muertos y heridos por el incidente lo refirió la CIDH al comunicado conjunto emitido por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Gabino Cué.

“Versiones de prensa indican que el número de personas fallecidas habría ascendido a nueve. Las autoridades informaron que hay 41 policías federales heridos, 14 policías estatales heridos, y 53 personas civiles lesionadas”, apuntó la CIDH en su comunicado de prensa que emitió este miércoles.

El órgano jurídico dependiente de la OEA y defensor de los derechos humanos estableció que “tomó nota” de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió medidas cautelares para la adecuada atención médica de las personas lesionadas.

Indicó que las autoridades reportaron la detención de 21 personas durante los disturbios, cifra que después subió a 23. “Según versiones periodísticas, todos los detenidos han sido liberados”, estableció la CIDH.

Con referencia a las medidas cautelares emitidas, también destacó las que lanzó la Defensoría de los Derechos Humanos de Oaxaca para proteger la integridad de siete personas desaparecidas a partir del desalojo ocurrido el domingo pasado: Ángel Santiago Hernández, Juan Velasco Méndez, Daniel Medina, María Carrillo, Gustavo Moreno Bravo, Inocente Pinacho y Alejandro “NN”.

“Por otro lado, Elidio Ramos Zárate, reportero del diario regional El Sur, fue asesinado de un balazo en la cabeza mientras cubría los acontecimientos en Juchitán”, agregó la CIDH en su comunicado.

El reportero, como lo anotó el órgano jurídico interamericano, habría sido amenazado previamente para no cubrir los hechos de violencia en el estado.

“La CIDH lamenta profundamente estos hechos de violencia y hace un llamado al Estado a promover un proceso de diálogo en el marco de la reforma educativa que permita la búsqueda de una solución en el contexto de una sociedad democrática y con pleno respeto a los derechos humanos. En este sentido, la CIDH saluda el anuncio del establecimiento de una mesa de diálogo entre la CNTE y el gobierno (de Peña Nieto)”, subrayó la Comisión.

Además, encomió al Estado mexicano a cumplir con su obligación de realizar una investigación minuciosa y diligente para esclarecer los hechos y sancionar, de acuerdo con la ley, a las personas que puedan resultar responsables de las muertes y los hechos de violencia.

“La CIDH urge al Estado a adoptar medidas necesarias para garantizar los derechos de las personas sujetas a su jurisdicción, a través de mecanismos eficaces y razonables de prevención”, remató el órgano jurídico de la OEA.

Comentarios