Hunde a mercados salida de Gran Bretaña de UE; Cameron renuncia

LONDRES (apro).- Luego de 43 años en el bloque comunitario, Gran Bretaña decidió abandonar la Unión Europea (UE) tras un referéndum histórico que provocó una crisis constitucional en el país, la renuncia del primer ministro David Cameron y un desplome de la bolsa y la libra esterlina.

En una medida sin precedentes en el país y con graves implicaciones para el futuro de la UE, 51.9% de los británicos decidió votar por el ‘Brexit’, mientras que 48.1% lo hizo por la permanencia en la unión.

Una hora después de conocerse el resultado, Cameron anunció que en los próximos meses renunciará a su cargo y que su sucesor será el encargado de iniciar el proceso de separación de la UE.

El jefe del Gobierno admitió su derrota y afirmó que otro “capitán” será el que tenga que enfrentar el nuevo futuro del Reino Unido, hasta ahora socio clave de la UE.

“Este país ha participado en un ejercicio democrático inmenso, quizá el más grande de nuestra historia. Más de 33 millones de participantes votaron”, declaró Cameron.

“Debemos respetar la decisión del pueblo”, enfatizó el primer ministro, pero aseguró que se garantizará a la UE “la libertad de viaje, el libre movimiento y pleno cumplimiento de los tratados comerciales”.

Prosiguió: “Debemos velar por los intereses de Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Esto requerirá un liderazgo unido. Me alegra haber sido primer ministro de este país durante seis años”.

Durante su discurso, Cameron confirmó que a pesar de haber propuesto la renegociación de la participación del Reino Unido en la Unión Europea, “el pueblo británico decidió tomar un camino distinto, y por lo mismo este país requerirá un nuevo liderazgo”.

“El Reino Unido deberá considerar tener un nuevo Primer Ministro en octubre”, concluyó Cameron.

Su decisión abre una nueva disputa dentro del Partido Conservador, que ahora deberá hallar a un sucesor. Entre los posibles futuros candidatos está el saliente alcalde de Londres, Boris Johnson, quien fue una de las caras visibles de la campaña por el ‘Brexit’, o la ministra del Interior, Theresa May, que apoyó la permanencia en el bloque.

En Escocia, que votó para seguir dentro de la UE, la ministra principal Nicola Sturgeon confirmó que es “democráticamente inaceptable” que Escocia quede fuera de Europa “en contra de su voluntad”, y agregó que tomará “todos los pasos posibles y explorará todas las opciones”, incluido convocar a un segundo referéndum sobre la independencia escocesa.

“La opción de un segundo referéndum por la independencia debe estar sobre la mesa y está sobre la mesa”, dijo la funcionaria nacionalista.

Poco antes, Johnson elogió la labor de Cameron, a quien calificó de un político “valiente y con principios”.

De todos modos, consideró que el ‘Brexit’ le permitirá al Reino Unido “una oportunidad gloriosa” para mejorar su futuro, al aclarar que Gran Bretaña “seguirá siendo un gran poder europeo, pero fuera de la Unión de 27 países”.

Dentro del Partido Laborista, el jefe Jeremy Corbyn enfrenta ahora una moción de desafío a su liderazgo, presentada por las diputadas Margaret Hodge y Ann Coffey, y apoyada por más de un centenar de parlamentarios. Los legisladores consideran que el jefe laborista falló a la hora de captar el voto de los trabajadores laboristas para convencerlos de permanecer dentro de la UE.

“Fue un test a su liderazgo y lo falló. Debería renunciar”, dijo Hodge.

En caso de ser aprobada por la mayoría de la agrupación, Corbyn podría verse obligado a abandonar su puesto.

También criticó a Corbyn el exprimer ministro Tony Blair, quien dijo que el jefe laborista “fue tibio” en su campaña.

“El liderazgo del Partido Laborista fue bastante tibio en su apoyo a ‘Remain’. No movilizó suficiente apoyo”, destacó el exjefe del gobierno.

En tanto, uno de los grandes ganadores del referéndum fue el jefe del xenófobo y anti-europeo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, quien calificó la victoria del ‘Brexit” como “la independencia del Reino Unido”.

“Es una victoria para la gente de a pie, para los británicos decentes”, dijo eufórico el político, quien desde hace 20 años hace campaña por la salida británica de la UE.

Lo cierto es que tras conocerse los resultados del plebiscito, la Bolsa de Valores de Londres perdió más de 100 mil millones de libras esterlinas (alrededor de 137 mil millones de dólares), una caída de más de 7%, en tanto que la libra esterlina se desplomó a su valor más bajo en 30 años, perdiendo hasta 15% de su valor.

La incertidumbre en los mercados llevó a que el gobernador del Banco (Central) de Inglaterra, Mark Carney, confirmara que la institución está dispuesta a inyectar 250 mil millones de libras (340 mil millones de dólares) al circuito financiero para llevar la calma.

Carney prevé “incertidumbre y reajuste” tras la decisión, pero insistió en que la institución está “bien preparada” con un plan de contingencia.

Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) reafirmó en un escueto comunicado que está preparado para inyectar liquidez adicional en los mercados.

A pesar de que los sondeos de opinión habían indicado en los últimos días que ‘Remain’ (seguir) iba a ganar la contienda, fue el campo de ‘Leave’ (salir) el que obtuvo finalmente la victoria, en un resultado totalmente sorprendente.

Escocia, Londres e Irlanda del Norte votaron en mayoría para seguir dentro de la UE, mientras que Gales y el resto de Inglaterra lo hicieron a favor del ‘Brexit’, especialmente ciudades del centro y norte inglés como Newcastle, Sunderland, Durham y Manchester.

En total, 17.4 millones de electores votaron por la salida, comparado con 16.1% que lo hicieron para permanecer. La participación de voto fue de 72%, una de las más altas en la historia electoral del país y la mayor desde 1992.

El sucesor de Cameron deberá poner en marcha el llamado artículo 50 del Tratado de Lisboa, el mecanismo por el cual un país miembro de la UE inicia el proceso de separación, con un “período de gracia” de dos años.

Durante ese tiempo, el Reino Unido deberá restablecer acuerdos comerciales con países y bloques por fuera de la UE, además de poner fin a regulaciones, medidas y leyes que eran dictaminadas desde Bruselas.

También retomará el control en áreas como la inmigración, seguridad, pesca y minería y medio ambiente, entre otras.

En Bruselas y en toda Europa, la decisión de separación del Reino Unido generó un verdadero “terremoto” político y económico, con serios temores a contagios separatistas en Holanda, Dinamarca, Francia, Italia y Suecia.

Pocas horas después de conocerse el resultado, la “chancellor” alemana Angela Merkel aseguró que el triunfo del Brexit significa “un golpe contra Europa y el proceso de unificación” que existía en la región.

La líder alemana señaló que el objetivo debe ser una relación “estrecha” con Reino Unido en el futuro, aunque aclaró que ahora “ya no hay nada de qué hablar”.

“El día de hoy supone un punto de inflexión para Europa y para el proyecto europeo. Alemania tiene un interés especial y una responsabilidad especial” por que prospere el proyecto comunitario, agregó.

La canciller alemana anunció una cumbre extraordinaria prevista para este lunes 27 en Berlín, a la que invitó al presidente francés, François Hollande; al primer ministro italiano, Matteo Renzi, y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Por su parte, Hollande pidió a Europa “concentrarse” en seguridad, inversión, armonización fiscal y social, en tanto que el presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, expresó “tristeza” por la decisión de los votantes británicos.

Para el primer ministro sueco, Stefan Löfven, la decisión británica debe servir de “despertador” para los dirigentes comunitarios, al asegurar que la UE debe “evolucionar” y “mejorar”. “Es importante que la UE permanezca unida contra los retos. Ahora lo que hace falta es unión, no división”, sostuvo.

Desde Escocia, donde se encuentra en una visita para jugar golf, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, declaró que es “una gran cosa” el ‘Brexit’, al considerar que ahora el pueblo del Reino Unido “recupera su país”.

Las consecuencias y ramificaciones para Gran Bretaña por la sorpresiva salida de la UE aún se desconocen en detalle, aunque muchos analistas y expertos estiman que se perderán hasta 800 mil puestos de trabajo, y que la economía caerá en una profunda recesión.

Lo cierto es que el electorado británico decidió “patear el tablero” y decirle basta al proyecto europeo de integración y cooperación, que queda ahora en la cuerda floja por un posible contagio de otros países miembro donde está creciendo peligrosamente la eurofobia y los grupos de ultraderecha.

 

Comentarios