“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Denuncian la desaparición forzada de al menos 50 personas en Sinaloa

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Familiares de víctimas de desaparición forzada en Ahome, Sinaloa, denunciaron que en el último año se han documentado al menos 50 casos, entre ellos los de tres jóvenes de ascendencia gitana que fueron detenidos por policías municipales en Los Mochis, la cabecera municipal.

Este jueves, a un año de la desaparición de David Mendoza Marín, Margarita Marín Yan y Alfredo Elías Marín Bustos, sus familiares y los de otros desaparecidos en esa localidad se manifestaron frente a la comandancia de la policía municipal para exigir justicia y castigo a los responsables.

En un comunicado, I(DH)EAS, Litigio Estratégico en Derechos Humanos, consideró “preocupante que desde 2015 se observe un ascenso en el número de desapariciones forzadas cometidas por elementos policiacos en la zona norte de Sinaloa, que de acuerdo con medios de comunicación suman más de 50 casos”.

Según la organización, los familiares de diversas víctimas en Ahome han señalado a “altos mandos del área de Seguridad Pública” como protectores de los perpetradores, y de forma particular ubican al comandante de la corporación municipal, Gerardo Amarillas Gastélum, quien se encuentra bajo investigación.

El pasado sábado 9, Apro publicó la historia de los tres jóvenes de origen gitano, nacidos en Ciudad Juárez, dedicados a la compra de vehículos usados. Los muchachos fueron denunciados por una vecina como “sospechosos, que no eran de Sinaloa y tenían facha de españoles”.

Los jóvenes gitanos fueron vistos por última vez subidos en una patrulla municipal y después en un auto compacto blanco, y aunque ya hay tres agentes identificados como presuntos responsables, a quienes se les libró orden de aprehensión, hasta ahora siguen libres y, por si fuera poco, sus superiores les dieron vacaciones, con lo que evadieron la detención.

En su comunicado, I(DH)EAS –la organización que representa a Carola Marin y Tomás Mendoza, familiares de los jóvenes– subrayó que el gobierno de Sinaloa se ha visto rebasado “por la complicidad de sus altos mandos, quienes han filtrado información permitiendo que estos policías puedan sustraerse de la acción de la justicia”.

Al recordar que existe una averiguación previa integrada por la Fiscalía Especializada en Búsqueda de Persona Desaparecidas de la Procuraduría General de la República, agregó que la dependencia federal tampoco ha logrado la ubicación de los jóvenes.

“Ante la imposibilidad de los gobiernos federal y estatal de coordinar acciones de búsqueda y detención”, los familiares han tenido que acudir ante instancias internacionales logrando obtener Acciones Urgentes por parte del Comité Contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas y Medidas Cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, apuntó.

Comentarios