Los negocios tóxicos de Jesús Vizcarra, amigo de Peña Nieto

El sinaloense Jesús Vizcarra Calderón vuelve a las andadas. Favorito del panista Vicente Fox y ahora del priista Enrique Peña Nieto, el controvertido empresario lleva meses promoviendo su complejo industrial que incluye un basurero tóxico en las faldas de la Sierra Cucapah, a sólo ocho kilómetros de la frontera con Estados Unidos. Pese a la oposición generalizada de los indígenas de la región y activistas sociales, y la sombra del narco que lo persigue desde hace lustros, el amigo del presidente no ceja en su empeño.    

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Suele acompañar con frecuencia al presidente Enrique Peña Nieto en sus giras internacionales y se le conoce como altruista de la salud, pues oferta casi regalados diversos servicios y ha incursionado con éxito en el mercado de productos cárnicos.

Se trata del empresario sinaloense Jesús Vizcarra Calderón, quien se posicionó durante los gobiernos panistas. No obstante su fama y fortuna, desde hace años lo persigue la sombra del crimen organizado y ahora es objeto de polémica por su intención de instalar un “basurero tóxico” en la frontera norte del país.

Considerado el empresario más próspero del sexenio peñanietista, Vizcarra pretende construir una zona industrial de recicladoras para extraer materiales pétreos y otros minerales en las faldas de la emblemática Sierra Cucapah, a las afueras de Mexicali, a tan sólo ocho kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

En esa zona donde sobreviven los últimos indígenas cucapá y el borrego cimarrón, Vizcarra pretende levantar en 14 mil 782 hectáreas una planta fotovoltaica. También busca construir unidades habitacionales, una zona comercial y un centro internacional de innovación y entrenamiento en reciclaje y energías renovables.

Lo que más le interesa es la construcción de una “estación de manejo, revalorización y disposición final de residuos peligros”; es decir, un centro de confinamiento que pueda recibir basura tóxica procedente de Estados Unidos y del territorio nacional.

Investigadores, colectivos, maestros, representantes de la sociedad civil e indígenas cucapá se oponen a ese proyecto en el que, según estimaciones, Vizcarra invertirá 14 mil 810 millones 800 mil pesos. Y aunque detuvieron por un tiempo la autorización del gobierno federal, toda vez que se trata de terrenos ejidales para la siembra, el pasado 14 de julio el empresario logró que le dieran el cambio de uso de suelo.

Por su parte, la agencia estadunidense Jennings & Johnson busca convencer a los indígenas para que le permitan desarrollar su proyecto de desarrollo económico para la cuenca de la Laguna Salada, que consiste en llevar agua del Mar de Cortés a la citada laguna para luego exportarla a Estados Unidos, muy cerca de donde Vizcarra pretende instalar su basurero tóxico.

La agencia ambientalista pretende invertir 8 mil millones de pesos en ese ambicioso proyecto, que incluye la instalación de granjas camaroneras, agricultura en agua salada, así como proyectos ganaderos y recargas de aguas pluviales.

Fragmento de la entrevista que se publica en la edición 2076 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios