Reclamo de justicia por los 43 llega a París (Video)

PARÍS (apro).- Llegaron sigilosamente al amanecer. Eran pocos. No dijeron cuántos. Cargaban altas siluetas de cartón, unas con el rostro tapado por un pañuelo, otras sin caras dibujadas, unas con rasgos apenas esbozados.

Aceleraron el paso al meterse por la estrecha calle de Longchamp. Pararon ante el número 9 y a toda velocidad colocaron de pie las 43 siluetas apoyándolas contra las rejas negras, el portón de seguridad y los muros de la embajada de México en Francia.

La mayoría de las figuras estaban entrelazadas de las manos. Unas cuantas tenían el puño en alto. Alguien sacó su teléfono celular y filmó, mientras que los demás se esfumaban tan furtivamente como habían llegado.

El camarógrafo improvisado grabó durante un minuto y 10 segundos. Ni uno más. Tembló su mano. Las imágenes saltan un poco, se balancean y se vuelven aún más inquietantes iluminadas por la luz pálida del alba y los reflejos amarillentos de algún farol.

Los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, frágiles centinelas de cartón, aguardaron horas la llegada de Juan Manuel Gómez Verduzco, embajador mexicano en tierras francesas.

“Nos sorprendió, pero sobre todo, nos conmovió a todos ver a estas figuras”, asegura a Apro Efren García García, responsable de comunicación de la sede diplomática. Y agrega: “Tuvimos que apartarlas un poco para poder entrar a la embajada. Finalmente, decidimos retirarlas y guardarlas. Pero actuamos en todo momento con el respeto que merecen estos símbolos dolorosos”.

¿Qué piensa hacer el embajador Gómez Verduzco con las 43 siluetas de cartón de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa? ¿Llamar al servicio especial de limpieza de la alcaldía del Distrito XVI para deshacerse de ellas? ¿Archivarlas? ¿Quemarlas?

“En ningún momento se pensó tratarlas como materiales desechables. Estamos dispuestos a entregarlas a quien nos pida su devolución. Estamos en la mejor disposición para atender a quienes manifestaron sus reivindicaciones en esa forma y para hacer llegar sus reclamos a las autoridades competentes en México. De no ser reclamadas, conservaremos estas figuras”, enfatiza García García.

Los nombres de los normalistas fueron escritos en las figuras. Foto: Especial

Los nombres de los normalistas fueron escritos en las figuras. Foto: Especial

Las declaraciones de buena voluntad de los representantes del Estado mexicano en Francia distan de convencer a quienes idearon ese acto de protesta.

“Nos importa que nuestra intervención siga siendo anónima”, expresan a la corresponsal vía correo electrónico y sin identificarse. Y eso, por dos razones. La primera es una cuestión de seguridad. Los hechos hablan por sí solos: Defender los derechos humanos en el propio México o fuera del país los expone a todo tipo de represalias.

“La segunda es la más importante: nos interesa que la lucha por la verdad y la justicia en el caso Ayotzinapa sea una lucha genuina. Nuestra acción es una acción por la memoria, contra el olvido. Una acción que es de todos aquellos que no toleran más la impunidad en México y el descaro con el que se conducen las autoridades mexicanas. Somos unos entre millones de anónimos que reclaman lo mismo en México”.

Y concluyen : “El gobierno le apuesta al olvido. Estas siluetas le apuestan a la memoria. Desde París les reiteramos nuestra solidaridad activa a los padres y a las madres de Ayotzinapa y a las miles de familias mexicanas que buscan a un ser querido desaparecido”.

La solidaridad con las víctimas y la indignación ante la política de las más altas autoridades mexicanas son también los temas de la conferencia de prensa que ofrecerán esta tarde dirigentes de dos importantes organizaciones no gubernamentales francesas: Acción de los Cristianos contra la Tortura(ACAT) y la sección gala de Amnistía Internacional.

Participará también Citali Miranda, integrante del grupo de investigación de las fosas clandestinas de la organización social Los Otros Desaparecidos de Iguala.

En esa oportunidad, los parisinos podrán observar también el documental de investigación Mirar Morir, que arroja luz sobre la participación de unidades militares –en particular la del 27 Batallón de Infantería– en los ataques perpetrados contra los estudiantes de Ayotzinapa.

Comentarios