PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Un viaje sicodélico con Roger Waters

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Luego de ofrecer dos fechas en el Foro Sol, el rockero británico Roger Waters prácticamente repitió su repertorio musical, así como su protesta política, si bien en esta oportunidad frente a 200 mil fans que se reunieron para el show gratuito en el Zócalo capitalino.

Mientras en el Foro Sol de OCESA contó en cada día con 58 mil almas, Waters tuvo anoche una abarrotada Plaza de la Constitución, donde el público fue el que se llevó la velada haciendo todo lo posible por estar cerca del escenario, que gozó de la misma superproducción.

Incluso desde el pasado viernes a las 8:00 de la mañana es que llegó el primer seguidor a hacer fila, el estudiante de música Fernando Vázquez, quien durmió sobre la avenida 20 de Noviembre. Ya para el sábado 1 de octubre a primeras horas la hilera llegaba hasta la calle de José María Izazaga, en la que miles aguardaban para ingresar.

Entre tumultos y rompiendo los protocolos de seguridad, entraron multitudes a empujones y corriendo hasta la explanada, que ya para las 20:00 horas estaba llena a reventar cuando una intensa lluvia azotaba justo al arranque; pero sin importar, todo mundo estuvo listo para disfrutar de una noche de altas dosis de rock, psicodelia y protesta política.

Un viaje sicodélico invadió la plancha, que tuvo igualmente como telón de fondo una pantalla monumental que prácticamente tapó toda la Catedral Metropolitana, donde se expuso un recorrido de alta nitidez visual y musicalmente envolvente.

Más de 200 mil fans vibraron con el músico británico. Foto: Cristian Palma / AP

Más de 200 mil fans vibraron con el músico británico. Foto: Cristian Palma / AP

El lado oscuro de la luna, sus paisajes etéreos e imágenes del cosmos, fueron las memorias que se lograron vislumbrar, con los recuerdos del Pink Floyd de los años 60 y 70, incluso con una nostalgia hacia el ya fallecido vocalista de la banda, Syd Barrett (1946-2006).

Con Speak to me, Breathe y Time, arrancó el concierto, siendo esta última la que levantó los ánimos de unos espectadores plenamente entregados a la alucinante propuesta sonora y visual de Waters.

Del mismo modo que en los recitales de paga en el Foro Sol, la fábrica que ilustra al disco Animals (1977) se levantó teniendo detrás la Catedral, al tiempo que se escuchó Pigs, apareciendo fotogramas contra el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, viéndosele al político y magnate racista en un montaje semejando a un cerdo y una mujer maquillada que por su boca regurgitaba.

Prosiguió Another brick in the wall y en tanto se fondeaba la frase “Trump eres un pendejo”, de igual forma emergió al costado derecho un cerdo aerostático, el cual se paseó por encima de los fans que terminaron por poncharlo sin dejarlo concluir su recorrido. Solamente avanzó un tramo hasta el extremo izquierdo, reproduciendo las consignas: “Nos faltan 43” y “Fue el Estado”.

Continuó Mother, donde criticó al presidente de México, sin que en ningún momento enunciara su nombre; visualmente se proyectó: “Renuncia Ya”; siguiéndole las rechiflas de los asistentes que gritaban “¡Fuera Peña!”. Después, Waters reprodujo su discurso, con una carta dirigida hacia el mandatario mexicano, así como su apoyo directo a los desaparecidos estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

El músico leyó en español entrecortado, pero comprensible:

“Señor presidente, más de 28 mil hombres, mujeres, niñas y niños han desaparecido. Muchos de ellos durante su mandato, desde el 2012. ¿Dónde están? ¿Qué les pasó? El no saber es el castigo más cruel. Recuerde que toda vida humana es sagrada; no sólo la de sus amigos”.

También dijo:

“La gente está lista para un nuevo comienzo, es hora de derribar el muro de privilegios que divide a los ricos de los pobres; sus políticas han fallado. La guerra no es la solución. Escuche a su gente, señor presidente; los ojos del mundo lo están observando”.

Cercanas las 23:00 horas terminaba el show con Run like hell, pero para deleite de los presentes, salieron a tocar una más, Comfortably numb, concluyendo así la estancia de Roger Waters en tierra azteca, con un público que se le entregó de principio a fin y que tuvo las facilidades de la gratuidad, además del servicio del transporte colectivo Metro hasta la una de la madrugada y así llegar con bien a casa.

Vocero en pro de Palestina

(https://vimeo.com/158534971 y

https://vimeo.com/138338995)

La noche del viernes 30 en la Cineteca Nacional, el británico Roger Waters (Great Bookham, septiembre 6 de 1943) asistió a la proyección de The occupation of the american mind (La invasión de las mentes estadunidenses, 2016), un documental de Loretta Alper y Jeremy Earp, de la Media Education Foundation (MEF) de Estados Unidos/Mundivision, sobre el derecho de Palestina a vivir en su tierra ancestral.

(ver http://mediaed.org/occupationmovie/)

“Estoy realmente feliz de estar aquí. Hace un par de años, Sut Jhally (profesor de la Universidad de Massachusetts), quien es el productor de esta película, me solicitó si podría dar mi voz a la narrativa de la cinta y acepté. Creo que es un documental muy bien realizado, porque arroja luz acerca de la situación entre Israel y Palestina”, dijo el músico de Pink Floyd antes de comenzar el filme, cuyo subtítulo reza: La guerra de las relaciones públicas de Israel en los EU, y agregó:

“También arroja luz sobre la historia desde 1947 (cuando la ONU aprobó la partición de Palestina en un estado judío y otro árabe), arrojando luz además en torno a la ‘Guerra de los seis días’ en 1967, y fundamentalmente, encender luz verde a la realidad de que por fin esta narración de los acontecimientos pudiera ser vista por primera vez en los Estados Unidos, esclareciendo hechos que han venido sucedido en los últimos sesenta años.

Roger Waters en la Cineteca Nacional. Foto: Especial

Roger Waters en la Cineteca Nacional. Foto: Especial

“Sin embargo, pronto descubrimos de que al documental no lo iban a dejar exhibir en ningún teatro de Estados Unidos. Tampoco ninguna cadena de televisión aceptó mostrarlo, nadie quiso proyectarlo y la película fue vetada de manera absoluta y jamás ha podido ser vista por el público estadunidense.

“Pues bien, ahora ustedes van a ver este documental y podrán hacer sus propios juicios y decidir si esta cinta merecía ser prohibida en Estados Unidos, donde se supone que existe una sociedad libre y no se permite verla por el tema particular que trata. La sociedad estadunidense carece de libertades.”

La invasión de las mentes estadunidenses expone las formas de cómo los medios de comunicación gringos y grupos israelíes llevan a cabo una labor propagandística sobre la guerra de judíos contra palestinos, mostrando a éstos últimos como una amenaza terrorista y manipulando la opinión pública.  Destacan los testimonios de un gran número de periodistas, comunicólogos y analistas, como el lingüista Noam Chomsky. Waters lanzó la proclama a comienzos de año ¿Por qué debo hablar de Israel, Palestina y el boicot?, donde escribió (http://palestinalibre.org/articulo.php?a=49346):

“Después de visitar Israel en 2005 y Cisjordania al año siguiente, me sentí profundamente conmovido y preocupado por lo que vi, y decidí sumar mi voz a aquellos que buscan una solución equitativa y legal al problema, tanto para los palestinos y como para los judíos.

“En 2005, la sociedad civil palestina hizo un llamado a las personas de conciencia de todo el mundo para actuar donde los gobiernos habían fracasado. Nos llamaron a unirnos a su movimiento no violento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), cuyo objetivo es poner fin a la ocupación de los Territorios Palestinos por Israel; asegurar la igualdad de derechos para los ciudadanos palestinos de Israel y defender el derecho de los refugiados palestinos a volver a las ciudades y pueblos de los que fueron violentamente desalojados en 1948 y 1967.

“Después de más de dos décadas de negociaciones, la población palestina vulnerable aún vive bajo ocupación, mientras más tierra les es tomada, más asentamientos ilegales son construidos y más palestinos se encuentran encarcelados, heridos o muertos mientras luchan por el derecho a vivir con dignidad y paz, para resguardar a sus familias, labrar su tierra, y aspirar a toda meta humana, al igual que el resto de nosotros.

“La prolongada falta de un Estado ha hecho de los palestinos uno de los pueblos más vulnerables, en particular en la diáspora, donde como ahora en Siria, están sujetos a la violencia desde todos los lados de ese sangriento conflicto, sujetos a penurias, privaciones y, en muchos casos a la inanición.”

Roger Waters continuará su gira musical por California, EU.

(Esta crónica fue solicitada a César Muñoz Valdez para los lectores de proceso.com.mx. Con información de Roberto Ponce)

Comentarios