Regina Orozco celebra 45 años de trayectoria; “me aburrí de criticar a los políticos”, dice

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La soprano y actriz de teatro, cine y televisión Regina Orozco celebra sus 45 años de trayectoria artística con un disco nuevo en el Teatro Metropólitan, convertida en una charra cibernética, acompañada de manera virtual por Damián Alcázar, Joaquín Cosío y Silverio Palacios.

“Me siento muy satisfecha”, es lo primero que responde al preguntarle en entrevista qué significan para ella todos esos años de labor, y complementa entusiasmada:

“Todo ha valido la pena, incluso los guamazos, y siento que ahora sí no me quedo con ganas de nada, tal vez sí besar a algún muchacho (ríe), pero dentro de mi carrera no me he quedado con ganas de nada, de verdad”.

El nuevo disco que presentó en este recinto cultural de la capital mexicana ayer sábado 8 a las 20 horas, se titula Canciones pa’agarrar el alma, con música mexicana y arreglos para mariachi y orquesta. Hay canciones de José Alfredo Jiménez, Juan Gabriel y Tomás Méndez, entre otros compositores, y un popurrí de melodías divertidas que cantaba Pedro Infante.

Orozco muestra un show mariachi-cabaret donde la acompañan de manera virtual los actores Damián Alcázar, Joaquín Cosío y Silverio Palacios. Es un viaje donde Orozco personifica a una charra cibernética, quien recorre toda la República Mexicana en busca de su charro y no podrá evitar caer en la tentación de comer todas las bondades que le ofrecen los puestos de comida que se encuentra en el camino. Pero se topa con un nopal mágico que le dará los poderes necesarios para encontrar a su charro, pero a cambio, ella tendrá que salvar muchas dolencias de México.

–Ha estado en un sinnúmero de espectáculos, pero se le ubica más en el cabaret, ¿cómo definiría su estilo?

–Pues… soy un poco más como de la época renacentista. Bueno, la ópera y el cabaret unen mucho a la música, al canto. El cabaret uno lo escribe, lo produce porque es como muy personal, y si aparte cantas pues qué mejor. Creo que soy muy metiche, creo que me podría definir como metiche, renacentista o metiche.

–¿Qué le ha costado más trabajo, la ópera, el teatro, el cine, la televisión?

–La ópera…

–¿Por qué?…

–Sí, es que requiere una disciplina alta y brutal, aparte es muy celosa. Además, debes tener mucho rigor  para estar cantando en esa técnica y un cantante de ópera prácticamente se la vive viajando. No puedes cantar otro tipo de música porque cambias tu técnica y tampoco puedes estar haciendo circo o haciendo cabaret con diferentes voces porque sí te afecta.

–¿Cómo surge el disco Pa’ agarrar el alma?

–Un día amanecí muy cansada de estar criticando y quejándome de México, sí ¡es muy pesado!, a mí me cansa, sobre todo porque muchos de mis espectáculos son con crítica. No critico ya mucho a los políticos porque ya me aburrí, ya me cansé, es la misma canción, es el mismo sonsonete. Entonces de repente también creo que empecé a pensar que México como país, como tierra, es generoso y abundante, todo el tiempo da y da, y da, y da, y de repente se cansa también, como todo el mundo, como toda la naturaleza. Uno voltea a muchos lados y ves maravillas en México.

“Entonces, decidí voltear a ver esta parte y la historia que cuento es de una charra que quiere buscar una pareja y encuentra a su charro, es ecológico, le gusta Greenpeace, adopta animales, es Damián Alcázar, quien sale en videos, sale virtualmente. A las 9 de la mañana, siempre le mando un whatsapp a mi charro, pero el charro es otro desaparecido más. Entonces, no encuentra a su charro, halla un nopal hidropónico con injertos de peyote, y le dice a la charra que debe salvar a México para poder encontrar a su charro.”

–Y ¿acepta la charra esa misión?

–Entonces dice: “¿Yo solita?…”, “¿pues cómo?…”. El nopal le comenta: “Ahora sí búscate mexicanos que te echen la mano”. Así que habrá un juego interactivo, haré que el público se haga responsable de México, de salvar a México.

“Hay que hacernos responsables del otro lado. Y veremos si la charra encuentra a su charro.”

Entre las melodías del nuevo álbum hay una nueva llamada Sólo hay que quererte un poquito más, mi México. El texto lo escribió Alejandra Fraustro y Sol Bañuelos, esta última es su hija, quien creó la música.

Se le cuestiona que de todos modos la nueva canción contiene un fondo fuerte al decir que hay que querer un poquito a México, y relata:

“No podemos tapar el sol con un dedo, pero de qué manera vamos a abordar el problema, nos podemos seguimos quejando del presidente, de los políticos, pero también podemos hacer muchas cosas, por mi parte puedo hacer reír y cantar lo mejor que pueda.”

–¿Qué le gustaría que el pueblo empezara a trabajar para México?

–Lo primero debe ser el narcotráfico, no sé, muchos estados viven con mucho miedo porque es lo más triste, es lo más doloroso, es cuando hay más viudas, hay más niños huérfanos…

–Ha hecho una fuerte labor en la causa feminista, hoy estamos sumergidos en toda una situación del feminicidio. ¿Qué opinas al respecto?

–No sabría yo dar una solución para los feminicidios. Es algo que me duele, es horrible, cada vez que abro el periódico y veo que en Ecatepec hallan a una chica asesinada en una maleta, me aterro. El Estado de México es el más afectado. Si es algo muy, muy fuerte, es algo muy terrible.

–Y ¿cómo surge Sólo hay que quererte un poquito más, mi México?

–Se la pedí a Alejandra Fraustro, quien es responsable de Culturas Populares de la Secretaría de Cultura. Con ella he trabajado en muchos lugares para dar clases a niños en lugares con índices de violencia muy fuerte. Ofrecemos talleres para la cultura y la armonía, entonces le dije: “Tú que has viajado en México, ¿qué frases le pudieras regalar a México?”. Y me escribió varias frases, se las di a mi hija, y ella hizo toda la canción por escrito y luego ya me hizo la canción musicalmente.

–La canción lleva un mensaje fuerte, ¿no?

–¡Claro!, también decimos que la gente está cansada, las gargantas están cerradas de tanto callar, hay gente que ya no está, y la siguen esperando, toda la gente que se va del país, todos los migrantes.

Ante su presentación confiesa que se siente nerviosa, pero con mucha emoción, y su mensaje final es:

“Hágamosnos responsables de lo que estamos viviendo”.

–¿Y a los políticos ya no le interesa decirles algo?

–Pues… es que creo que no escuchan.  Bueno, hay unos que sí todavía.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios