Proceso

Culpan a mineras por aumento en casos de cáncer en Chiapas

Las empresas mineras exploran y explotan la zona. Foto: Tomada de sie7edechiapas.com

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- En los últimos diez años los casos de cáncer aumentaron de 7 a 22% en los municipios de Acacoyagua y Escuintla, debido a la contaminación del aire, ríos y arroyos por la exploración y explotación de minerales.

Así lo dieron a conocer habitantes del lugar e integrantes del Frente Popular en Defensa del Soconusco (FPDS) y el organismo Otros Mundos, AC, que desde hace 15 días mantienen dos bloqueos para impedir el paso de camiones de las empresas mineras que en la región tienen 21 de 99 concesiones otorgadas en todo el estado.

Desde el pasado 26 de septiembre, habitantes de 29 barrios y comunidades de los municipios de Acacoyagua y Escuintla, en la Sierra Madre de Chiapas, iniciaron una lucha en defensa del territorio ante la expansión de la actividad minera en la entidad.

Hombres y mujeres agremiados en el FPDS, fundado el 20 de junio de 2015 con el objetivo proteger del despojo a la región, salieron de sus casas para protestar contra la contaminación de sus afluentes en el Soconusco (la zona costera de Chiapas) y las faldas de la reserva de la biósfera El Triunfo.

Con cuerdas atadas a los árboles, los manifestantes impiden desde hace 15 días el paso de las máquinas y camiones de la empresa mexicana El Puntal SA de CV, que mantiene su mina a cielo abierto (llamada Casas Viejas) en un predio de 500 hectáreas ubicado entre las comunidades Magnolia, Los Cacaos y Satélite Morelia, en Acacoyagua.

Denunciaron que desde hace 15 años las empresas mineras han afectado la salud y la vida de los pobladores en la región con su actividad de exploración y explotación de minerales como oro, plata, titanio y hierro.

“Desgraciadamente Casas Viejas es sólo uno de los cuatro proyectos mineros en actividad en el municipio, que abarca en total 13 concesiones mineras (más de 36 mil hectáreas), y a éstas se suman las ocho concesiones ubicadas en el municipio vecino de Escuintla (más de 15 mil hectáreas). Son 99 las concesiones mineras en todo el territorio chiapaneco”, denunció el organismo Otros Mundos AC en un informe difundido este martes.

Los campamentos que instalaron los miembros del Frente desde el pasado 26 de septiembre se encuentran, uno en la comunidad de Santa Anita, bautizado como Campamento Alberto Montaño Espejel, y el otro en la comunidad de Las Cadenas, llamado Campamento José Luciano.

El primer personaje luchó por la creación del municipio libre de Acacoyagua, que quedó bajo el dominio de Escuintla hasta 1947, y el segundo dio su vida por recuperar tierras para la gente de su pueblo bajo el gobierno de Porfirio Díaz.

“Estamos defendiendo nuestro territorio para que nuestros hijos puedan seguir viviendo tan felices como nosotros lo hemos sido en estos lugares”, dijo a Otros Mundos un habitante del campamento José Luciano.

“Los derechos de los habitantes de Acacoyagua y Escuintla a un medio ambiente sano, a la salud y al agua, están siendo violados cotidianamente por la actividad minera. Una de las comunidades afectadas –Jalapa, en Acacoyagua– ha sido víctima de un desastre ambiental muy preocupante”, expuso la organización.

Precisó que la mina Casas Viejas se encuentra a sólo 200 metros del sistema de captación de agua que abastece a la comunidad. Y en esta temporada de lluvia los desechos mineros taparon el tanque, dejando a los habitantes sin agua. Al constatar la catástrofe, una gran parte de Jalapa decidió oponerse al proyecto.
Juan Velásquez, doctor en Acacoyagua, calculó que entre 2005 y 2015 la tasa de muertes por cáncer en el municipio subió de 7% a 22%.

“Los cánceres de todos tipos, principalmente el del hígado, se volvieron las primeras causas de muerte en la localidad”, destacó el médico.

Y luego de asegurar que la actividad minera libera partículas tóxicas y radiactivas como el torio y el silicio, soltó: “Nosotros estamos luchando para sobrevivir”.

El médico agregó que muchos habitantes se quejan de haber sufrido enfermedades de la piel al estar en contacto con el agua de los ríos en los que –dijo– se sabe que las mineras descargan materiales extraídos del subsuelo.

“Uno de los motivos por los que la Secretaría de Medio Ambiente y recursos Naturales (Semarnat) no aprobó el cambio de uso de suelo para el proyecto minero Bambú en Acacoyagua es porque la empresa que lo manejaba (Obras y Proyectos Mazapa SA de CV), descargaba directamente sus desechos en el río Cintalapa, que abastece de agua a alrededor de 3 mil habitantes de Escuintla”, aseguró Libertad Díaz, integrante de Otros Mundos AC, Amigos de la Tierra México y de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA).

Estos organismos exigieron a las autoridades del ayuntamiento de Acacoyagua que cumpla con la promesa que hizo al declarar al municipio, el 16 de agosto pasado, territorio libre de minería, así como revocar las licencias de exploración y explotación vigentes, y comprometerse a no entregar ninguna otra concesión.

De igual manera, exigieron a los gobiernos estatal y federal intervenir y velar por la salud y la seguridad de los pobladores, antes que por los intereses económicos de las empresas mineras.