PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Guns N’ Roses “revienta” el Palacio de los Deportes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Como parte de su gira Not in This Lifetime (“No en este tiempo de vida”), la banda estadunidense Guns N’ Roses se presentó anoche en el Palacio de los Deportes, donde derrochó altas dosis de hard rock y metal.

La cita se programó para las 20:30, pero la agrupación angelina tardó casi una hora en salir al escenario, sin que ello menguara la emoción de los fans mexicanos, aunque por largo tiempo las rechiflas clamaban el arranque.

Por fin, a las 21:30, en el logo de las pistolas y las rosas que se veían en la pantalla central (mostrando una serie de detonaciones en el par de armas), se anunció la apertura del evento.

Salieron el vocalista Axl Rose y el guitarrista Slash, quienes tocaron inmediatamente “It’s So Easy”, lo que desató los gritos de la audiencia dispuesta a gozar de su poderoso metal. Dentro de la selección sonora rápidamente se entonó “Welcome To The Jungle”, melodía en la que las estrellas Axl y Slash hicieron gala metalera.

El vocalista iba vestido con su clásica playera a cuadros en la cintura y un sombrero vaquero, mientras que el guitarrista se presentó con su inseparable sombrero de copa y su eterna greña rizada y esponjada.

A cada movimiento de ambos (figuras esenciales de Guns), la fanaticada mexicana soltaba alaridos plenos de pasión hacia una de las bandas más queridas en el estilo.

Luego de que en su juventud luciera un cuerpo esbelto, allá por los 80 y 90, actualmente Axl deja ver unos kilos de más, situación que le ha merecido críticas, además de que un tiempo tuvo fractura en el pie y eso le impedía moverse en sus shows. Pero, para sorpresa de todos, la noche de ayer demostró que su condición se mantiene intacta, se le vio correr de un lado a otro del entarimado y saludar a la gente que se encontraba en cada extremo del llamado Domo de Cobre.

Incesante pirotecnia y explosiones al por mayor cubrieron el recital al escucharse “Live and Let Die”, cover a Wings de una cinta del Agente 007 James Bond, protagonizada por sir Roger Moore, y le siguió “Rocket Queen”, “Civil War” y “My Michelle”, en una entrega de más de dos horas de rock duro y el carisma de sus integrantes.

Llegó el turno de “November Rain”, una de las rolas más queridas de tonos románticos a piano y donde Rose y Slash hacen gala instrumental, mientras la guitarra era rasgada con fuerza rebotando su peculiar sonido chillante.

Se acercaba la media noche y parecía que los Guns se retirarían, pero regalaron dos piezas más: “Don’t Cry” y

“Paradise City”, con lo que cerraron un show en el que el éxtasis colectivo atrapó a los presentes a reventar.

(Crónica solicitada a César Muñoz Valdez para nuestros lectores)

Comentarios