“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Transas hasta en la Federación de ping-pong

Una solicitud de información reveló que la Federación Mexicana de Tenis de Mesa gestiona recursos para pagar entrenadores… que no trabajan para ella desde hace años. Esto significa que alguien miente para quedarse con ese dinero. Como suele ocurrir, la Conade rehúye la responsabilidad y responde sinsentidos. Así, la impunidad se asienta en un deporte atrasadísimo en el país, que sin embargo recibe millones y millones de pesos.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Un informe entregado por la Subdirección de Calidad para el Deporte de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) revela una lista de entrenadores que perciben honorarios de tiempo completo tanto en instituciones estatales como en la Federación Mexicana de Tenis de Mesa (FMTM). Sus percepciones oscilan entre 15 mil y 35 mil pesos mensuales.

En la nómina secreta –que ve la luz gracias a una solicitud de acceso a la información– aparece que el fideicomiso Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar) es la fuente de financiamiento de esta estructura, a la que se destinaron 600 mil pesos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre del año en curso.

En la enumeración aparece el nombre del entrenador sueco Christian Lillieroos, a quien supuestamente se le asignaron 210 mil pesos en total… pero el instructor no labora en México desde hace dos años.

En la actualidad, el entrenador sueco no labora para la Federación Internacional de Tenis de Mesa y niega tener nexos con el organismo mexicano. “Si la pregunta es si la FMTM me ha pagado algo este año, eso no es cierto”, responde el jueves 17, vía Facebook, a pregunta del extenista de mesa y expresidente de la Asociación de Tenis de Mesa del IMSS Pedro Bustos.

“No firmé después de 2014. Eso es muy grave si alguien intenta falsificar algo”, reitera el entrenador, quien pidió a su interlocutor que le enviara el documento liberado por la Conade.

Después de revisar el informe de la Subdirección de Calidad para el Deporte, a cargo del cubano Valentín Yáñez, Lillieroos le escribió a Bustos: “Leí el documento, parece que soy el entrenador nacional este año y que me pagaron 210 mil pesos. No es cierto. Eso es raro y grave… ¿Pero quién fue el entrenador nacional este año?”. Y pidió hablar directamente con el presidente de la FMTM, Miguel Cervantes Ledesma.

El viernes 18, Lillieroos publicó en su red social: “Hablé con Miguel. El papel de la Conade fue escrito en diciembre de 2015”, y refirió que el titular de la federación le propuso el cargo de entrenador nacional, pero que la Conade no lo aprobó hasta julio de 2016, por lo que no pudo aceptar el ofrecimiento en tan corto tiempo.

En sustitución de Lillieroos fue designado el cubano Osmany Cajigal Mustelier en julio pasado, durante la Olimpiada Nacional. Sin embargo, él cobró 70 mil pesos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre del presente año, de acuerdo con la nómina proporcionada por la Conade a Bustos.

Cajigal trabaja desde hace meses en el Instituto Hidalguense del Deporte, donde tiene un horario de tiempo completo, según confirma la propia institución. Además, como entrenador nacional, Osmany percibe 35 mil pesos mensuales.

David Garrido Hernández también está en dicha lista como director técnico de la FMTM, con un salario de 25 mil pesos al mes. Él radica en Puebla, donde lo mismo labora como maestro de educación física que como comisionado técnico y titular de la especialidad de tenis de mesa de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Garrido, quien cubre un horario de 14:00 a 18:30 horas en la BUAP, fue un gran exponente del tenis de mesa.

Desde julio pasado ocupa en el FMTM el cargo que ostentaba Carlos Iturbe Helgueras, quien también fue comisario de la federación. Este hombre falleció en un accidente automovilístico en Aguascalientes, en agosto anterior. Pero días antes del fatal desenlace, y luego de haber sido despedido de la FMTM, envió un documento a los titulares de las 20 asociaciones de esta disciplina en el que les advierte todas las irregularidades y desvíos de recursos cometidos tanto por el presidente de la federación, Miguel Cervantes, como por su antecesor, Sergio Blanco.

Otra persona aparece en la lista: Luis Valdés Paniagua, quien también tiene el cargo de entrenador nacional desde julio pasado, con un sueldo de 15 mil pesos mensuales.

Torpes deslindes

El miércoles 23 la Subdirección de Calidad para el Deporte de la Conade negó su propia información (la que entregó a Bustos merced a la solicitud de información): “No tenemos ningún registro de que estas personas hayan cobrado este año”, afirma el organismo a Proceso.

Al día siguiente, la Conade, que dirige Alfredo Castillo, admitió la validez de dicho documento. No obstante, se deslindó de cualquier responsabilidad con el argumento de que los entrenadores no pertenecen al Fodepar –pese a que en la información se indica lo contrario– ni tampoco laboran para la Conade.

El organismo arguyó que la FMTM le envía la lista del personal al que le debe pagar por medio del Fodepar. En ese sentido, refirió que Lillieroos “está contratado por la federación” –tampoco es así– y que solicitará la comprobación de los gastos a la FMTM.

Apenas el jueves 17 Apro, la agencia de noticias de este semanario, documentó otro caso del nepotismo que prevalece en la Conade, que entrega una beca mensual de 52 mil pesos a la mamá del director de Alto Rendimiento de la Conade, el extenista Bruno Rodríguez Billerbeck. Su madre, Hilde Marie Billerbeck Heyn, fue contratada como entrenadora de deportes de conjunto y raqueta.

Los responsables

El abogado Pedro Bustos Govea, quien fuera titular de la desaparecida Asociación de Tenis de Mesa del IMSS y vicepresidente de la asociación de la especialidad del Instituto Politécnico Nacional, se ha dado a la tarea de documentar todas las anomalías cometidas por el anterior y por el actual presidente de la FMTM a través de solicitudes de información. “Todos son cómplices. Tenemos pruebas de desvíos por mucho dinero”.

Según Bustos, existen elementos suficientes para iniciar acciones legales contra el actual y el anterior titulares de la FMTM por falsificación de documentos, desvío de recursos, usurpación de identidades y peculado.

En entrevista, Bustos adelanta que esta semana presentará la demanda por el delito de usurpación de identidad y falsificación de documentos contra Cervantes Ledesma. “Es la persona que solicita los recursos y el que firma la relación de trabajadores. Contamos con pruebas con las cuales tenemos agarrados al expresidente y al nuevo comité directivo de la federación, que desviaron 35 mil pesos para un selectivo en Yucatán, cuyos recursos fueron entregados por el Instituto del Deporte de ese estado”.

Sergio Blanco presidió la FMTM de 2008 a 2015. Durante ese periodo, pudo haber desviado entre 6 y 8 millones de pesos, calcula Bustos. Pueden acreditarse irregularidades en 1 millón y medio de pesos, estima el abogado.

A decir de Bustos, la FMTM recibe recursos tanto de la Conade como de la federación internacional y de los estados. “Nunca se cotejan los apoyos que otorga la federación internacional, la nacional y la estatal. Ahí es donde se produce el desvío de recursos, pero resulta que nadie de la federación lo sabía, hasta que solicitamos toda la información a transparencia que después publicamos en la red social. Blanco sabe que eso es peculado”.

Datos opacos, historia oscura

El pasado 14 de octubre, la Subdirección de Calidad para el Deporte dio respuesta a la solicitud de información de Bustos. Ahí hace de su conocimiento que, según los registros de la Subdirección de Apoyo de Alto Rendimiento a Deportistas y Federaciones, el respaldo a la FMTM mediante el programa Sistema Mexicano del Deporte de Alto Rendimiento ascendió a 1 millón 447 mil 112 pesos entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015.

El documento oficial precisa que la mayor parte de los recursos fue destinada al pago de entrenadores y cuerpo multidisciplinario (un total de 812 mil 500 pesos) para una disciplina tan rezagada que este año a duras penas logró mantenerse en la segunda división en la rama femenil y en la tercera categoría en el caso de los varones.

Además, la Conade informó que el dinero otorgado por el Fodepar del 1 de enero de 2015 al 11 de agosto de 2016, y los apoyos otorgados a la FMTM y a los atletas de dicha disciplina sumaron 3 millones 740 mil 443 pesos.

Inconforme con la respuesta de la Conade, Bustos presentó un recurso de revisión en el que solicita el desglose detallado de la forma en que fue aplicado el erario. El 14 de octubre del año en curso, todo salió a la luz… así se supo que el entrenador sueco Christian Lillieroos ni enterado estaba de que alguien ajeno a él cobra a su nombre en el Fodepar.

Bustos decidió publicar en las redes sociales la información recibida. “Los datos se compartieron a los presidentes de las asociaciones estatales, y se hizo un escándalo. En septiembre de ese año, Sergio Blanco adelantó la asamblea para la elección del consejo, que de acuerdo con los estatutos debe efectuarse entre enero y marzo. Pero él se saltó la ley, emitió la convocatoria y falsificó la firma del secretario”.

Sin planilla de oposición, el 23 de octubre de 2015 fue designado Miguel Cervantes Ledesma como nuevo titular de la FMTM. Su experiencia en la disciplina se limita a un periodo de cuatro años en el que encabezó la Asociación de Tenis de Mesa de Querétaro. “En realidad, no se requiere de experiencia para aspirar a la presidencia cuando el que decide está al frente de la federación”, acusa el abogado.

En la misiva que Iturbe turnó al consejo ejecutivo de la federación, así como a los presidentes de asociaciones estatales, el entonces comisario alertó que Cervantes pactó con Blanco para ser electo presidente de la FMFT.

Bustos asevera que el actual titular del organismo está encubriendo a su antecesor. “Contamos con las pruebas y testimonios para acreditar mis versiones. En un deporte tan atrasado como el tenis de mesa ninguno de los dos se salva: con los dos tenemos pruebas de peculado y serán llevados a los tribunales”.

Bustos asume que afronta una lucha en solitario. “¿Por qué el presidente de la federación tiene entrenadores nacionales que no trabajan, que sólo hacen cuatro viajes al año, pero cobran al mes entre 15 mil y 35 mil pesos? No entrenan a nadie ni dan seguimiento a nadie”.

Además acusa que ni siquiera en la Coordinación de Normatividad y Asuntos Jurídicos de la Conade hay una constancia de los encargados del área para darle seguimiento a casos como éstos.

“¿Cómo habrá continuidad y fiscalización de los recursos cuando en ese departamento ya van por su cuarto relevo? Resulta que vuelvo a acreditar ante el nuevo funcionario de la Conade todos los desvíos de la federación, y después que ya hice toda la tarea de llevar los oficios y las pruebas con la acreditación de peculado, los corren, y ahí voy otra vez… Asistí con ellos en noviembre pasado. Para enero ya habían renunciado o fueron despedidos. Cuando regresé a la Conade, en febrero, ya había otros. Luego llego por tercera ocasión, y ocurre que ya no están los mismos…”

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios