“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Grados “chuecos” en la élite del taekwondo

La acusación ya llegó a la Procuraduría General de la República: supuestamente, uno de los vicepresidentes de la Federación Mexicana de Taekwondo inventó que posee el grado de quinto dan –requerido para el cargo que desempeña– y “regaló” títulos similares a varios deportistas. De comprobarse, el hecho viciaría de origen todos los actos que el directivo haya emprendido durante su gestión: entrega de becas, reconocimientos y medallas, conformación del representativo nacional y gestiones financieras.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El vicepresidente operativo de la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD), Armando Lara Ordóñez, quien es además titular de la Asociación Yucateca de la disciplina, está acusado de no tener el grado de quinto dan que ostenta, encabezar una asociación civil sin cumplir con los requisitos del caso, sancionar a deportistas por razones personales y expedir certificados y cintas negras apócrifos.

Al menos una docena de exponentes del taekwondo yucateco –presuntamente receptores de esos títulos “chuecos”– han obtenido becas mensuales que otorga el Instituto del Deporte del Estado de Yucatán y apoyos de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). Algunos incluso obtuvieron medallas en la Olimpiada Nacional en los últimos dos años. Entre ellos están Cuauhtémoc Garduño, Rossana Galera, Liliana Guillermo y Sarahí Sandoval.

Sobre Armando Lara pesa una denuncia, presentada el pasado 29 de noviembre en la delegación de la Procuraduría General de la República en Yucatán, por falsificación de documentos. Además se interpusieron cuatro juicios de amparo contra sanciones impuestas por su asociación a cinco atletas, y está en proceso una querella más.

Eduardo Rodrigo Alam –abogado de una de las agrupaciones demandantes, el Colegio Mexicano de Taekwondo, A.C.– confirma que analiza la posibilidad de interponer otros dos juicios, que pueden concluir con la disolución de la Asociación Yucateca de Taekwondo e incluso con la desincorporación de la FMTKD al Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte (Sinade).

“Nuestras intenciones no van por ese sentido, porque no pretendemos dejar sin representación al taekwondo nacional”, asegura Alam. Sólo buscan evidenciar, apunta, que el vicepresidente operativo de la FMTKD utiliza su cargo “para dañar a instituciones del estado”.

Si los quejosos triunfan, “deberían tenerse por anulados todos los actos de la Asociación Yucateca de Taekwondo y de la Federación en los que intervenga Armando Lara, entre ellos las designaciones de los seleccionados nacionales e incluso los nombramientos del equipo olímpico. Con lo anterior, México quedará impedido de participar en todos los certámenes internacionales”.

Así, la FMTKD correría el riesgo de quedar desafiliada de la federación internacional, agrega Alam, quien anticipa que los atletas con un certificado emitido por la FMTKD o la Asociación Yucateca de Taekwondo durante la gestión de Lara perderían dicha constancia, “toda vez que su directiva no cumple con los requisitos para regular el deporte estatal, ya que su presidente carece del rango necesario”, es decir, el quinto dan.

“Jurídicamente hay varias vías para llegar a este escenario: la primera, que los jueces penales con acceso al expediente consideraran que el delito no sólo lo comete Lara en su calidad de ciudadano común y corriente, sino en representación de la Asociación Yucateca de Taekwondo y la FMTKD.

“Esto significaría que las personas morales –las asociaciones– participaron como agentes del delito. En consecuencia se propiciaría la disolución de ambas instituciones. Además, al formar parte del Sinade, regulado por la Conade, deberán ser desincorporadas. Y todo lo que haya pasado por las manos de la federación tendrá un vicio de nulidad.”

Pero el abogado matiza: “Afortunadamente, ninguna de las personas que represento tiene la intención de que eso suceda. Más bien están siendo objeto de ataques y embates constantes de la federación y de la asociación por razones personales que sólo conoce Lara”. Él, dice, ha entablado procedimientos administrativos en contra de profesores del Colegio Mexicano de Taekwondo, a quienes les niega el acceso a las competencias.

El escándalo del deporte yucateco –otra de cuyas víctimas es Manuel Lara, hermano del titular de la Asociación Yucateca de Taekwondo– afecta directamente a los deportistas que han recibido grados en la actual administración y a sus padres. Se sienten indefensos e inquietos ante la posibilidad de que sus hijos pierdan los títulos y las medallas obtenidas en la Olimpiada Nacional, y se vean obligados a reintegrar las becas.

Al menos desde diciembre de 2015, el vicepresidente operativo de la FMTKD expidió certificados de grado sin que los atletas y profesores presentaran los exámenes de rigor, reza el señalamiento. Además, en cinco documentos se falsificaron firmas, de acuerdo con el abogado Alam.

Los pormenores

Armando Lara Ordóñez preside la Asociación Yucateca de Taekwondo desde febrero de 2013. Es propietario, paralelamente, de las Academias Lara, que en 2007 se incorporaron al Colegio Mexicano de Taekwondo, A.C. Esta última institución sostiene que hasta marzo pasado Lara usó indebidamente el escudo y una firma para entregar certificados con el membrete y el supuesto aval de la escuela.

Se trata, asegura Alam, de un delito federal porque Lara utilizó papeles “fabricados para acceder a recursos federales y a cargos en la FMTKD. El delito implica hasta ocho años de prisión, de acuerdo con el Código Penal”.

El artículo 243 de ese código indica que si se trata de documentos públicos la falsificación se castigará con reclusión de cuatro a ocho años y con 200 a 360 días de multa. En el caso de papeles privados, con cárcel de seis meses a cinco años y de 180 a 360 días de multa.

A su vez, el artículo 386 indica que comete el delito de fraude quien engañando a uno o aprovechándose del error de éste se hace ilícitamente de alguna cosa o alcanza un lucro indebido. La fracción III contempla prisión de tres a 12 años y multa de hasta 120 veces el salario mínimo.

El abogado acusa: Lara, uno de los tres vicepresidentes de la Federación de Taekwondo, ha cometido fraude contra todos los atletas a quienes ha expedido certificados, que no son válidos. “También a la FMTKD y al Sinade”.

La denuncia por falsificación de documentos fue interpuesta en la delegación de la PGR en Yucatán por José Augusto López, presidente del Colegio Mexicano de Taekwondo. Alam, quien representa a López, apunta: “Ya promovimos cuatro juicios de amparo contra las sanciones, además de dos apelaciones deportivas. Ahora estamos elaborando el siguiente juicio de amparo contra una quinta sanción”.

López practica el taekwondo de alto rendimiento, es agremiado de la FMTKD y profesor de esta disciplina. Es cinta negra sexto dan y desde 2007 tiene la autorización para evaluar, examinar atletas y expedir títulos que validen los grados.

En la querella, Alam argumenta que, al tratarse de un deporte federado y formar parte del Sinade, su cliente suele ser muy riguroso a la hora de realizar las certificaciones.

Pero a finales de 2015, López supo que se habían entregado certificados supuestamente expedidos por él en su carácter de presidente del Colegio Mexicano de Taekwondo. Sin embargo, no reconoce ni recuerda haber firmado dichas constancias. Ni siquiera haber practicado los exámenes correspondientes.

El caso más relevante, expone en la demanda, es la cinta negra quinto dan que presume el propio Armando Lara. Los estatutos de la FMTKD establecen que para aspirar al cargo de vicepresidente se requiere obligatoriamente contar con los certificados de primero a quinto dan.

“Existe un concepto jurídico denominado ‘frutos de actos viciados’. En ese contexto, cualquier acto de la federación o de la Asociación Yucateca de Taekwondo en los que participe Lara, quien carga el vicio al no tener el grado de quinto dan que se requiere, genera un vicio en los actos subsiguientes. Es la manzana que pudre los demás frutos”, explica Eduardo Rodrigo Alam.

“Esta es la forma en la que una persona daña al taekwondo utilizando una federación como instrumento. Además, se trata de un deporte en el que México ha destacado. Esto pone en entredicho a medallistas olímpicos y mundiales y a representantes de Yucatán en los Juegos Centroamericanos y Panamericanos.”

Las sanciones

A decir del litigante, Lara también engañó a la FMTKD para abrir cinco expedientes disciplinarios. Los involucrados están acusados de participar en competencias no avaladas por la Asociación Yucateca de la especialidad.

Hasta ahora han sido sancionados cuatro atletas y profesores de alto rendimiento con una amonestación privada, pero dos de los afectados ya promovieron un recurso ante la Comisión de Apelación y Arbitraje Deportivo (CAAD). Todavía está pendiente la situación del atleta y profesor de taekwondo con grado de sexto dan José Augusto López.

“Analizamos promover una acción colectiva para representar los intereses de toda la comunidad del taekwondo, básicamente de los miembros del Colegio Mexicano de Taekwondo. Asimismo, presentaremos la denuncia por fraude contra Lara y trataremos de acreditar todos los costos, que son las ganancias que él ha percibido.”

De acuerdo con los cálculos de Alam, en los últimos años la Asociación Yucateca de Taekwondo ha recibido 30 millones de pesos por concepto de pagos para la inscripción de los torneos que organiza, la expedición de certificaciones de grado y el Registro Único de Federado (RUF).

“¡No eres quinto dan!”

Manuel Lara Ordóñez es profesor de taekwondo y hermano del titular de la Asociación Yucateca de la especialidad. Él también enfrenta problemas con el responsable de este deporte en el estado, al grado de que fue inhabilitado como directivo de la institución por su propio familiar en diciembre de 2015.

En octubre de 2015, Manuel Lara evidenció ante los medios de Yucatán la falsificación de documentos por parte de su familiar, además del “manejo de deportistas” a criterio del dirigente y la expedición de grados inválidos.

Manuel Lara reconstruye, en entrevista: “Todo arrancó en marzo de 2015, cuando la federación le liberó (autorizó) una institución a mi hermano, Academias Lara de Taekwondo, A. C., y para diciembre de ese año Armando me confesó: ‘Vamos a fundar ya nuestra institución porque ya tengo el aval de la FMTKD’. Pues bien, para que puedas tener una institución y regirla como director es necesario contar con el grado de quinto dan. Por supuesto, mi hermano no es quinto dan; oficialmente es primer dan”.

Manuel Lara recuerda que refutó a su hermano: “‘No puede ser’. Enseguida me respondió: ‘Ya está todo listo y preparado: por debajo del agua le pagué 400 mil pesos al licenciado Juan Manuel López –quien renunció a la presidencia de la FMTKD en abril de 2016–; por lo tanto, ya tengo liberada mi institución’, al tiempo de mostrarme el certificado de quinto dan. Lo enfrenté: ‘¡Tú no eres quinto dan!’. De ahí parte todo.

“Tarde o temprano, esto tenía que romperse en cuanto a la protección que mi hermano recibe de la FMTKD. Imagínese cuando el día de mañana se descubra que está otorgando los grados tanto de color como de cinta negra y le digan al atleta: ‘No es válido tu grado’.”

Proceso intentó contactar vía telefónica y con mensajes de texto al actual presidente de la FMTKD, Francisco Raymundo González, pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta del directivo.

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios