Presume Astudillo reducción en 50% de homicidios dolosos en Chilapa

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador priista Héctor Astudillo Flores celebró que la estrategia de seguridad que dirige el Ejército en la entidad redujo en 50% los homicidios dolosos en el municipio de Chilapa, donde la banda criminal de Los Ardillos, que dirige la familia del dirigente perredista Bernardo Ortega Jiménez, controla el trasiego de heroína y mariguana en esta franja de la región Centro.

No obstante, el mandatario omitió mencionar que en este lugar las denuncias por desaparición forzada o privación ilegal de la libertad de personas se han incrementado de manera exponencial, al grado acumular 4.47% del total de casos registrados durante este año en la entidad, que suman más de 300.

Lo anterior durante una reunión privada que sostuvo esta mañana Astudillo y su gabinete de seguridad con el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda, en un salón ubicado en la cabecera de este municipio colapsado por la narcoviolencia.

En noviembre, Proceso publicó el reportaje “Guerrero, dos años de estrategia fallida”, donde se indica que en la entidad se padece el mismo nivel de violencia e inseguridad que imperaba hace cuatro años.

La narcopolítica rampante, la lucha entre cárteles, la ausencia del estado de derecho, los asesinatos y los secuestros persisten, incluso después del operativo de seguridad dirigido por el Ejército, mismo que se implementó tras la masacre y desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y miles de discursos y promesas de autoridades federales, estatales y municipales.

Días después de la publicación del texto, el 29 de noviembre, el general Salvador Cienfuegos visitó la capital de la entidad y, durante una conferencia realizada en la sede de la 35 Zona Militar, afirmó que la incidencia delictiva en cinco de los 81 municipios que conforman Guerrero había disminuido “de manera extraordinaria”, como en Acapulco, pero que la percepción social distinta se debe a un problema “comunicacional”.

Ello, a pesar de que los cinco municipios de la entidad, donde se implementa otra estrategia federal enfocada en los 50 municipios más violentos del país, como Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Chilapa y Coyuca de Benítez, concentran 67% del total de los homicidios dolosos que se han registrado este año y que a la fecha superan los 2 mil 300 asesinatos vinculados al crimen organizado, señala un informe de la Secretaría de Seguridad Pública estatal que dirige el también general Pedro Almazán Cervantes.

Un mes después de que la realidad contradijo las cifras del general Cienfuegos, éste regresó a la entidad y el gobernador Astudillo defendió su percepción sobre la incidencia delictiva, al afirmar que los homicidios dolosos en Chilapa han disminuido en 50% de agosto a la fecha, periodo que abarca el nuevo operativo de seguridad que involucra solo cinco municipios de la entidad.

A través de un comunicado de prensa, el gobierno estatal informó que el gobernador Astudillo y el general Cienfuegos sostuvieron un encuentro privado para evaluar la estrategia en Chilapa, donde calificaron de “notables” los resultados, luego de que en agosto se registraron 10 homicidios dolosos y en lo que va de este mes sólo suman cuatro crímenes.

El boletín también refiere que Astudillo reconoció que este año ha sido complicado porque la incidencia delictiva es similar a la violencia registrada en 2012, y asumió que la respuesta de las autoridades de los tres niveles y el Ejército ha sido adecuada, a pesar de que en los hechos la estadística oficial refleja un fracaso.

El comunicado también señala que el general Salvador Cienfuegos anunció que el Ejército seguirá en las calles el tiempo que sea necesario hasta que se depuren las corporaciones policiacas municipales y estatales, proceso que sigue inconcluso en la mayoría de los 81 municipios de la entidad, donde no existen agentes municipales, el narco controla territorios completos y el gobernador Astudillo negocia con delincuentes y grupos de autodefensa para intercambiar rehenes.

Comentarios