Diócesis de Saltillo denuncia desaparición de un sacerdote

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La Diócesis de Saltillo, Coahuila denunció la desaparición del sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes, párroco de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en La Aurora, Coahuila.

En un comunicado firmado por el obispo Raúl Vera López, la Diócesis exigió a las autoridades garantizar la integridad física del cura y su aparición con vida.

La Diócesis precisó que el religioso desapareció el pasado martes 3 de enero. Tras celebrar las misas de Año Nuevo –la última a las 22:00 horas– el cura tomaría vacaciones, sin embargo, ese día por la mañana viajó a Monclova y regresó hacia las 15:00 horas tomando su periodo vacacional a partir del martes. Se tenía previsto que el sábado 7 de enero se recincorporaría a su labor pastoral.

Al intentar hacer contacto con él no respondió llamadas ni mensajes telefónicos, encontrándose después en su domicilio las maletas que iba a utilizar para viajar. Ante estos hechos se presentó una denuncia ante la Procuraduría General de Justucia de Coahuila.

“La Diócesis de Saltillo condena todo acto de violencia que se cometa contra cualquier ser humano y exige a las autoridades, que en su labor de salvaguardar la integridad de las y los ciudadanos sin importar su condición educativa, física, profesional o institucional, hagan valer el derecho a la libertad, que junto con el derecho a la vida, la seguridad y la integridad física y moral, deben ser garantizadas por el Estado”, se indica en el comunicado.

El fraile Víctor Sifuentes Méndez, amigo cercano de Hernández Sifuentes, intentó comunicarse con él vía telefónica el pasado martes, pero no obtuvo respuesta. El padre Rodolfo Pachicano, párroco del Sagrado Corazón de Jesús, informó que le dio unos días de vacaciones al padre Joaquín, por lo que realmente no se le hizo extraño que no respondiera llamadas, pero un vecino de la parroquia vio que el martes por la mañana, muy temprano, estaban dos muchachos entrando al auto del padre, pero no vio que el padre Joaquín estuviera con ellos, ni dentro del auto, sin embargo los jóvenes se llevaron el auto del padre Joaquín.

A esta observación del vecino, se añade que el padre Joaquín, desde el martes, no contestó su celular y fray Víctor, al abrir el whatsapp en su propio teléfono, observó que la última actividad del celular del padre Joaquín tuvo su última consulta el martes 3 de enero a las 5:30 horas.

El mismo fraile, al no tener respuesta del padre Joaquín durante la mañana del martes, fue a la casa parroquial de la Aurora e ingresó al cuarto del sacerdote. Le extrañó que los cajones y el closet estuvieran abiertos y la ropa de cama en el piso.

El jueves 5 de enero, fray Víctor volvió a entrar en la habitación del padre Joaquín y hasta entonces cayó en la cuenta que ahí permanecía la maleta de viaje del padre, con su ropa y pertenencias, lo mismo que sus lentes, que usa habitualmente para leer y manejar el automóvil.

“Esto nos han llevado presuponer que el sacerdote pudiera ser víctima de desaparición, por lo que esta madrugada (7 de enero), de parte de la Diócesis, se formalizó ante la Procuraduría General del Estado, la denuncia de desaparición del presbítero Joaquín Hernández Sifuentes”, indica la Diócesis de Saltillo en el comunicado.

Comentarios