Paran vacunación y tamiz en hospital guerrerense por falta de recursos para contratar médicos

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- La ausencia de médicos y enfermeras ante la falta de recursos económicos para la contratación de personal especializado, provocó la suspensión del servicio de los programas de tamiz, vacunación y estimulación temprana en el hospital general del Niño y la Madre, ubicado al sur de la capital de la entidad.

Ello a pesar de que la mortalidad infantil en Guerrero es una constante en sectores sociales de alta marginación y pobreza que no tienen acceso a los servicios de salud pública, gratuita y de calidad. 

La medida que atenta contra el derecho a la salud de los seres humanos, fue implementada por directivos del nosocomio desde el martes 17, quienes advirtieron a autoridades del sector Salud del gobierno de Héctor Astudillo Flores, que existe una alta demanda y sobreocupación de neonatos “en áreas no aptas para su hospitalización”, situación que pone en riesgo la integridad de los recién nacidos. 

A través de un documento oficial, en poder de Proceso, se indica que los servicios de urgencias y quirófano de este hospital que ofrece atención a la población más desprotegida de las regiones Centro y la Sierra de Guerrero, los están cubriendo con “pasantes de enfermería”.

Los directivos del hospital general refieren que la ausencia de personal médico certificado “pone en riesgo de omitir” otras actividades de importancia y “repercute en la calidad de atención” de mujeres y niños. 

El documento señala que de esta forma se están solventando las necesidades básicas y emergentes de neonatos y mujeres en estado crítico porque corren el riesgo de ser acreedores de quejas por la falta de estos servicios básicos para la formación de defensas y determinar la existencia de posibles enfermedades en recién nacidos.

Este hecho pretende ser ocultado por el gobierno de Astudillo, señaló una fuente oficial que pidió el anonimato consultada por Proceso, quien señaló que ante la suspensión de los programas de tamiz, vacunación y estimulación temprana en el hospital general del Niño y la Madre, los padres que en su mayoría son de escasos recursos tienen que acudir a hospitales privados para garantizar la salud de sus hijos.

La ausencia de recursos públicos para la contratación de médicos y enfermeras en la entidad, contrasta con la opulencia y despilfarro de la clase política, quienes ostentan salarios exorbitantes como el caso de los consejeros electorales estatales que ganan de 200 mil a 175 mil pesos mensuales, así como líderes partidistas como la dirigencia estatal del PRD que se asignaron sueldos de 85 mil a 44 mil pesos al mes.

Comentarios