“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Asesinan a otro activista indígena en Guadalupe y Calvo, Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Mientras cientos de agentes estatales desplegaban un operativo de vigilancia sobre los manifestantes contra el gasolinazo, ayer desconocidos levantaron a otro activista indígena de Choreachi, municipio de Guadalupe y Calvo, quien este miércoles fue localizado sin vida.

Juan Ontiveros Ramos, comisario de Policía de Choreachi, estuvo en la ciudad de Chihuahua donde se reunió con otros representantes indígenas de esa misma comunidad y de Coloradas de la Virgen, así como con autoridades de la Unidad de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación y de la Fiscalía General del Estado, para denunciar la situación de su tierra y de su gente.

Apenas han pasado 15 días del asesinato en ese mismo municipio de otro líder indígena de Coloradas de la Virgen, Isidro Baldenegro López, premio Goldman 2005, cuando sucede otro crimen más, confirmó la organización Alianza Sierra Madre.

Juan Ontiveros, de 32 años, iba en un vehículo con su hermano Isidro cuando desconocidos los detuvieron en una brecha de la ranchería Los Flacos, golpearon a este último y se llevaron al activista.

De acuerdo con testimonios, hombres encapuchados llegaron a la comunidad de Choreachi desde el domingo y este martes levantaron a Juan Ontiveros; incluso su mamá dijo que escuchó cuatro disparos, y luego su hijo estuvo un día en calidad de desaparecido, aunque Isidro regresó ileso pero sin su hermano.

El gobernador indígena Porfirio Cruz Ramos dio aviso a la asociación Alianza Sierra Madre sobre el crimen, y más tarde la Fiscalía General del Estado se hizo cargo del caso, pero hasta ahora no hay detenidos.

Juan Ontiveros y otros representantes de su comunidad acudieron a la ciudad de Chihuahua inmediatamente después del asesinato de Isidro Baldenegro, junto con habitantes de Coloradas de la Virgen, y el viernes 20 de enero se reunieron con las autoridades estatales y federales, donde él mismo dio testimonio de la situación de violencia de la región, así como de los proceso agrarios que llevan ante las autoridades.

No sólo eso, pues la comunidad de Choreachi ha perdido a dos líderes más: Jaime Zubías y Socorro Anaya Ramos, quienes fueron asesinados en 2013 en diferentes fechas y cuyas muertes continúan impunes.

Comentarios