Indígenas en Oaxaca van a consulta sobre modificación de un decreto de veda de agua

OAXACA, Oax. (apro).- Indígenas zapotecos de 16 comunidades del valle de Ocotlán y Zimatlán serán consultados para la modificación del decreto de veda de 1967, el cual prohíbe a los campesinos el uso del agua del subsuelo para el cultivo de sus hortalizas, mientras que a las empresas mineras les permiten explotar y contaminar los mantos acuíferos.

Así lo dio a conocer el presidente de la Coordinadora de Pueblos Unidos por el Cuidado y la Defensa del Agua (Copuda), Ángel Ruiz Méndez, quien agregó que la consulta indígena se realizará este miércoles 8 a las 10:00 en el municipio de Santiago Apóstol, donde se tiene prevista la presencia del subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Roberto Campa Cifrián.

La representante legal, Janette Herrera manifestó que después de una lucha de 11 años lograron que el 8 de abril de 2013 el Tribunal Superior de Justicia Fiscal y Administrativa emitiera una resolución a favor de la Copuda, que ordena a la Conagua realizar una consulta para la posible modificación del decreto de veda a través de cinco fases: acuerdos previos, junta informativa, deliberativa, consultiva y de ejecución y seguimiento de acuerdos.

Y ahora, después de realizar 32 asambleas, se dio inicio al protocolo de consulta para modificar el decreto de veda que prohíbe a los campesinos el uso de agua para actividades agrícolas.

Y es que los inconformes se preguntan: “¿Cómo es posible que nosotros que no hacemos mal uso del agua se nos juzgue y los de la minera que contaminan les dan toda las facilidades?”

Ángel Ruiz Méndez, de Santiago Apóstol, dijo que “el gobierno nos tiene olvidados, nos tira a la suerte. Piensan que somos un número nada más. Piensan que no valemos nada pero como campesinos somos personas que pensamos y sentimos el campo”.

Luego recordó que a 50 años de emitido el decreto que afecta los distritos de Etla, Tlacolula, Zimatlán y Ocotlán, “la crisis se agudizó en 2005, cuando sufrimos la sequía y comenzaron a llegar los excedentes de pagos que iban desde los mil a 24 mil pesos; al investigar nos dimos cuenta de que existía un decreto de veda que prohibía el agua a los campesinos”.

Tampoco “sabíamos qué propósito tenían las concesiones para tener el derecho a un pozo y sacar agua del subsuelo; por ese hecho los campesinos dejaron de sembrar, otros emigraron o se dedicaron a otros trabajos”.

El presidente de las 16 comunidades de Valle de Ocotlán y Zimatlán, dijo que la Conagua “nos dejó abandonados, sólo llegaron para imponer multas de los excedentes a los campesinos.

“Decían que habíamos gastado mucha agua de lo concesionado, pero no era cierto. Lo que pasaba es que gastábamos más energía por la escasez de agua. Necesitábamos dos bombas para sacarla y llegaron multas desde mil a 24 mil pesos y ese fue el motivo de iniciar el movimiento”.

Por esta escasez, los campesinos realizaron obras de captación en 2006 y 2007, y “ahora tenemos mantos acuíferos recuperados porque también recolectamos el agua de lluvia y los campesinos ya siembran sus parcelas”.

A su vez, Wilfrido López Martínez, presidente del consejo de vigilancia de San Pedro Mártir, considera que su lucha es justa porque defienden sus derechos y, en respuesta, “el gobierno, la ley, nos humillan, nos pisotean nuestros derechos. No es posible que se nos dé un trato así siendo que somos pueblos indígenas y por el contrario se apoya a otras empresas de otros países”.

“Conagua dice que es la dependencia de cuidar y administrar el agua, y que los ciudadanos tenemos derechos y obligaciones, sin embargo, la Conagua ahora ejerce su derecho pero no ha cumplido con su obligación. En la crisis de 2005 jamás les vimos la cara y ahora que hay agua, dicen que hay que instalar medidores volumétricos”.

Mientras que Virgilio López Morales, suplente de la Copuda, resaltó que en sus comunidades “ya hicimos obras de captación para recuperar el agua. Ahora ya se recuperó demasiado a través de nuestros sacrificios, no de Conagua. Hicimos pozos y retenes en el campo, pero nos da temor de que se vayan a contaminar por una mina en San José del Progreso”.

Entonces “exigimos que la Conagua responda por esas empresas, porque nosotros vivimos de agua sana y limpia, nuestros productos que mandamos al mercado son 100% limpios, pero a la vez estamos pidiendo que se nos dé una explicación amplia de esa minera”.

Ahora llegó la etapa de la consulta a la que están invitados CNDH y Red Todos los Derechos para Todos.

Comentarios