PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Incurre Peña en afectación al erario por 65 mil 193 mdp, sólo en 2015: ASF

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante el tercer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, éste incurrió en irregularidades que ascienden a 65 mil 193 millones 800 mil pesos, confirmó el auditor superior de la Federación, Juan Manuel Portal, al entregar a la Cámara de Diputados el informe de la revisión de la Cuenta Pública 2015.

Además, reportó la cifra de 216 mil 416 millones de pesos, recursos cuyo destino aún no se ha podido aclarar a la ASF. Parte de este dinero se utilizó durante los dos últimos años de Felipe Calderón Hinojosa y los tres primeros de Peña Nieto.

El voluminoso documento muestra parte de los resultados a las más de mil auditorías que se realizaron a la administración federal y los gobiernos de los estados.

En el documento relativo a “la afectación al erario público”, se establece: “Rubro de gasto federalizado, el monto total observado ascendió a 65 mil 193.8 millones de pesos, de los cuales 33 mil 449.1 mdp corresponden a observaciones por el subejercicio registrado, y 31 mil 744.7 mdp a observaciones con impacto económico”.

Ante integrantes de la Comisión de Vigilancia y Auditoría Superior de la Federación de San Lázaro, Juan Manuel Portal dijo que fue el segundo año de gobierno de Peña Nieto el que tuvo más “observaciones” o irregularidades, aunque acotó que éstas pueden ser subsanadas o aclaradas por el gobierno federal, ya que aún se encuentran en curso las respuestas de cada uno de los órganos auditados.

En el documento de resumen de la revisión de la Cuenta Pública se establece el siguiente comparativo: “En términos absolutos, el monto observado en la revisión de la Cuenta Pública 2015 fue de 65 mil 193.8 mdp; en 2014 de 77 mil 380.6 mdp; en 2013 de 78 mil 744.5 mdp, y en 2012 de 64 mil 333.5 mdp. Aunque el monto observado es susceptible de su posterior justificación y aclaración por parte de los entes auditados, el nivel alcanzado refleja una gestión que aún no es del todo eficiente y transparente”.

El auditor precisó que aún falta por “solventar” poco más de 146 mil millones de pesos, aunque es dinero del gasto federalizado (gobierno federal y estados) que está pendiente de aclarar desde las cuentas públicas de 2011 a 2014.

“Es preciso indicar que en el agregado histórico derivado de la fiscalización del gasto federalizado, de los 175 mil mdp registrados como montos pendientes de aclarar de las cuentas públicas 2011 a 2014, se ha logrado solventar más de 29 mil mdp, lo que implica un remanente de 146 mil 265 mdp, cifra que debe ser adicionada con el monto de lo observado en la Cuenta Pública 2015, por 64 mil 716 mdp, más lo correspondiente a los procesos resarcitorios por 5 mil 475 mdp, que dan un total de 216 mil 456 mdp pendientes de solventar, y que equivale al monto asignado en un año a la mitad de las entidades federativas, o a 20% del total de los fondos y programas del gasto federalizado 2015”, se detalla en el informe.

En esta revisión, la ASF clasificó en seis los “riesgos” en la administración y uso de los miles de millones de pesos que en noviembre de 2014 la Cámara de Diputados autorizó para el gasto: Afectaciones al erario público; Inconsistencia entre resultados esperados y obtenidos; Discrecionalidad en la toma de decisiones; Archivos públicos deficientes; Información financiera inadecuada, y Vulnerabilidad en las finanzas públicas.

Se detalla que el riesgo llamado “afectaciones al erario” prevé “aquellas circunstancias en las que se identificó que la principal problemática de la auditoría es un potencial uso inadecuado de los recursos, y que se puede relacionar con las observaciones de auditoría que tienen un probable impacto económico; constituye un concepto que, de materializarse, puede implicar abuso, desperdicio o corrupción”.

Como ha ocurrido en todas las revisiones de las cuentas públicas, los subejercicios no fueron la excepción, y en 2015 el gasto no utilizado ascendió a 33 mil 449 millones de pesos.

Cuando la administración federal estuvo en manos del PAN, el PRI lo acusó de realizar “guardaditos” y de utilizarlos con fines distintos para los que fueron asignados, entre ellos las elecciones. Hoy que el PRI regresó al poder, los subejercicio han seguido siendo una constante, y ello implica que a pesar de existir dinero las autoridades no lo aplican a los programas para los que fueron destinados los recursos, entre ellos los sociales.

Las entidades tienen más de tres meses para solventar las millonarias observaciones pero, como se puede observar, desde 2011 a 2015 hay 175 mil millones de pesos que no se han podido recuperar y menos aún solventar, y ahora se suman otros 65 mil millones más.

 

Comentarios