Asegura AP que Trump planea militarizar la captura de inmigrantes; la Casa Blanca lo niega

WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca negó de manera rotunda que el presidente Donald Trump esté evaluando la posibilidad de utilizar la Guardia Nacional para identificar y detener a inmigrantes indocumentados.

“No es verdad, 100%. Es falso, es irresponsable estar diciendo esto”, declaró Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca.

Este viernes, la agencia de noticias estadunidense Associated Press (AP) publicó un despacho en el que asegura que Trump pretende militarizar la detención de inmigrantes indocumentados utilizando a la Guardia Nacional.

AP aseguró que obtuvo un “memorando” de la Casa Blanca en el que se le hace la propuesta a Trump sobre el uso de la Guardia Nacional para fines migratorios. En su cable noticioso, AP anotó que Trump “está evaluando la propuesta” del memorando.

“No hay ningún esfuerzo para fortalecer las redadas, ni para utilizar a la Guardia Nacional para atrapar a inmigrantes indocumentados”, afirmó Spicer a los reporteros, antes de salir de la Casa Blanca para acompañar a Trump en una gira de trabajo por Carolina del Sur.

“No es un documento de la Casa Blanca”, agregó Spicer en referencia al memorando que la agencia AP aseguró tener en su poder.

El vocero presidencial insistió de manera categórica que en la presidencia de Trump “nunca” siquiera ha sido objeto de discusión el usar a la Guardia Nacional para identificar y detener a los inmigrantes indocumentados.

“Deseo, muchachos”, dijo Spicer al dirigirse a los reporteros, “que antes de tuitear algo, pregunten. No puedo predecir lo que potencialmente se pueda dar a conocer; lo que sí sé es que no existe un esfuerzo para hacer lo que potencialmente se sugiere”, concluyó el portavoz del presidente Trump.

Esta semana el general John Kelly, secretario de Seguridad Interior, informó que en unos seis estados de la Unión Americana, agentes federales de inmigración detuvieron la semana pasada, con fines de deportación inmediata a sus países de origen, a más de 680 inmigrantes indocumentados, de los cuales 75% de tienen antecedentes criminales.

El 25% restante, como lo explicó Kelly, tenían órdenes de deportación o habían reincidido en ingresar a Estados Unidos como inmigrantes indocumentados.

Por todo el país, principalmente entre la comunidad hispana, cunde el pánico por las redadas que de manera indiscriminada lleva a cabo el gobierno de Trump para deportar a los inmigrantes.

Existen reportes periodísticos de que agentes de la Patrulla Fronteriza han ingresado a casas, escuelas, centros comerciales, cortes estatales y restaurantes para identificar a indocumentados, detenerlos y después deportarlos.

Comentarios