Oscar 2017: año de inclusión y víctimas

MONTERREY, NL (apro).- En un año marcado por dramas con discursos de inclusión y relato de experiencias amargas, la carrera para el Oscar, este domingo 26, se concentra en una lucha que sostendrán una pareja de enamorados que pueden levitar a través de la magia del amor, contra un hombre devastado por una terrible tragedia familiar.

Y en esta ocasión, una vez más, el talento mexicano tiene la oportunidad de brillar. Rodrigo Prieto es sólido contendiente en la categoría de fotografía por el drama histórico Silencio (Silence), dirigido por Martin Scorsese, con lo que puede recibir el cetro de manos de su compatriota Emmanuel Lubezky, que ganó la estatuilla en los tres años anteriores.

Con 14 nominaciones, incluida la de mejor película, el musical La La Land se perfila como amplia favorita en la edición 89 de los premios que entregará la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMPAS), el próximo domingo en el Teatro Dolby, de Hollywood, California.

La alegre aventura de los aspirantes a artistas que luchan por mantenerse unidos, pese a la ruta de sus trayectorias, compite también, con amplias oportunidades en actor y actriz protagónicos, con Ryan Gosling y Emma Stone.

Va por la gloria, además, en los rubros de cinematografía, diseño de vestuario, dirección, edición, score, canciones (City of Stars y Audition), diseño de producción, edición de sonido, mezcla de sonido y guión original.

Manchester junto al mar (Manchester by the sea) es el inesperado invitado que puede hacerle sombra. Además de competir por la categoría principal, Casey Affleck es favorito en su papel protagónico, como el hombre acabado por los remordimientos. En roles secundarios tienen oportunidades Michelle Williams y Lucas Hedges. Busca la estatuilla por dirección y guión original.

La llegada (Arrival) es la competidora con la temática más original. Mencionada en numerosas listas como una de las mejores cintas de ciencia ficción de los últimos años, llega a la competencia sin inercia, porque se estrenó mucho antes de las nominaciones.

Sin embargo, el magnético drama sobre los problemas que enfrenta la humanidad para comunicarse con alienígenas, tiene presencia en las categorías de cinematografía, edición, diseño de producción, edición de audio y mezcla de audio, así como libreto adaptado.

Hasta el último hombre (Hacksaw Ridge) es un drama bélico, de la Segunda Guerra Mundial, que le regresa a Mel Gibson algo del lustre que había perdido detrás de cámara en los últimos años. La historia sigue a un soldado adventista especializado en medicina que, en medio de una cruenta batalla en la Segunda Guerra Mundial, se niega a tomar un arma, por motivos de conciencia. Inesperadamente se vuelve un héroe con su actitud valerosa y humanitaria. Andrew Garfield tiene nominación como estelar. Gibson también es candidateado como director, junto con edición de imagen, edición de sonido y mezcla de sonido.

Enemigo de todos (Hell or High Water) es una sorprendente pieza de acción artesanal que ha impactado por su trepidante anécdota de policías y ladrones. Además de película, tiene posibilidades por actor secundario con Jeff Bridges en el papel de un malencarado alguacil federal que sigue la pista de dos hermanos asaltabancos. Buscará la estatuilla dorada, también, por historia original y edición.

Luz de luna (Moonlight) es otra interesante producción pequeña, con pocos personajes, pero tremendamente actuada y fotografiada. La historia sigue a un homosexual negro en su niñez, adolescencia y etapa adulta, enfrentando sus propios temores ante la vida. Ha llamado la atención de la crítica por su historia introspectiva, que se concentra más en las emociones que en la acción.

Sus coprotagonistas Mahershala Ali y Naomi Harris buscan honores, así como los encargados de dirección, cinematografía, edición, música e historia adaptada.

Talentos ocultos (Hidden figures) es la cinta más ligera en competencia. La historia, ubicada en la década de los sesenta, en un Estados Unidos dividido por el racismo, sigue a un grupo de mujeres genios en las matemáticas, quienes usan sus talentos para que la NASA avance en la carrera espacial.

Buscará la estatuilla como actriz de reparto, con Octavia Spencer, y en el rubro de guión adaptado.

Un largo camino a casa (Lion) aporta la cuota étnica del certamen, con la nominación en la categoría reina. Relata la estrujante odisea de un niño de cinco años que es abandonado, por accidente, en una estación del tren en la India, a miles de kilómetros de distancia de su casa. Luego de sobrevivir por numerosas situaciones en la calle, ya mayor, el chico intenta reencontrarse con su familia, aunque han pasado ya décadas desde la separación.

Tiene seis nominaciones: película, coprotagónicos, por Nicole Kidman y Dev Patel, historia adaptada, cinematografía y música original.

Denzel Washington dirige y protagoniza Fences, cuya anécdota de afroamericanos se ubica en Pittsburgh, en los cincuenta. Destaca, principalmente la nominación, en el rubro protagónico, de Washington, como un hombre de gran personalidad y moralidad ambigua que lo conduce por estados anímicos de fácil variación.

Sostiene un magnífico duelo de actuación con Viola Davis, su sufrida esposa que lo acompaña, como nominada, en el rol de apoyo. Puede dar la sorpresa por historia no original.

Por la actuación estelar masculina también participa, aunque con pocas posibilidades, Viggo Mortensen como el patriarca hippie de Capitán Fantástico (Captain Fantastic). La lista de coprotagonistas varones se cierra con Michael Shannon, como el feroz detective rural de Animales nocturnos (Nocturnal Animals).

Por el rubro protagónico femenino, hay una cerrada competencia, en un año particularmente privilegiado. Junto a Emma Stone, está la invitada habitual Meryl Streep por Florence: la mejor peor de todas (Florence Foster Jenkins). Completan el cuadro la poco conocida Ruth Negga, por el drama racial Loving, así como las favoritas Natalie Portman, por Jackie (Jackie) e Isabelle Huppert, por Elle (Elle).

Busca Prieto continuar racha mexicana

Rodrigo Prieto tiene amplias posibilidades para llevarse el Oscar a casa en la categoría de cinematografía por su trabajo en Silencio (Silence). La película ambientada en el Japón rural del siglo XVII, contiene una belleza plástica sublime, captada por la lente privilegiada que aprovecha con tomas abiertas los paisajes verdes de la empobrecida campiña, así como el sensual movimiento de la superficie marina.

Tiene como rivales, a Bradford Young que hizo un gran trabajo de tomas cerradas en La llegada; Linus Sandrgen, en La La Land, privilegia la atmósfera romántica y los números de baile; Greig Fraser consigue en Un largo camino a casa una fotografía espectacular, donde capta la desolación del niño, como un microbio que vuela sin rumbo en la gran urbe; cierra el listado James Laxton, que en Luz de luna impacta con tomas cerradas para captar a detalle las facciones de los negros protagonistas.

Si Prieto consigue la hazaña, continuará la racha de mexicanos ganadores de la estatuilla, después de que en 2016 y 2015 ganaran la dupla de director y fotógrafo, Alejandro González Iñárritu y Emmanuel Lubezki, por El renacido (The Revenant) y Birdman.

En el 2014 el también compatriota Alfonso Cuarón ganó como director por Gravedad (Gravity), junto con el Chivo Lubezki, que a partir de ahí inició su exitosa racha.

Comentarios