En Altamira, Tamaulipas, ardua lucha por su banda sinfónica

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Las redes sociales hicieron lo propio en el caso de la Banda Sinfónica de Altamira, Tamaulipas: le dieron el empujón a los músicos para ser escuchados por la presidencia municipal… están en espera de la llamada que dé luz verde a un pago atrasado de 2016 y sobre todo la restitución de actividades de la agrupación.

Desde su fundación, en 1749, Altamira jamás había tenido una banda sinfónica, y fue apenas hace tres años que se conformó el grupo integrado por 22 músicos con un director orquestal, ayudante de staff y bibliotecario musical.

Sin embargo, a la llegada de la nueva presidenta municipal, Alma Laura Amparán, en octubre de 2016 procedente de Acción Nacional, aunque se les prometió continuar, les quedaron a deber ese mes y el destino de la agrupación se volvió incierto.

Luego de peticiones mediante redes sociales, y una respuesta pública por parte de Amparán sobre la banda acerca de que costaba mucho al erario (150 mil pesos) – sólo cuatro presentaciones al mes y 18 integrantes–, el conjunto reviró con videos dando su postura mediante la cuenta de Facebook “Banda Sinfónica Municipal de Altamira”. Y más aún, los músicos desmintieron la cantidad, pues sólo obtienen 2 mil pesos por mes cada uno.

En entrevista telefónica con Proceso la presidenta municipal, comentó de entrada que su gobierno daba prioridad al arte y la cultura, y como muestra mencionó el primer Festival de la Guelaguetza, en Altamira, que se llevó a cabo el último fin de semana de enero.

–¿Y en el caso de la banda sinfónica?

–No se ha mencionado su desaparición. Actualmente tenemos un diálogo, estamos haciendo una evaluación si podemos seguir con el financiamiento que tenían en el anterior gobierno, y analizando una propuesta de banda que permita llegar a más altamirenses, a ejidos y congregaciones, por ejemplo.

–¿Desaparece o no la sinfónica?

–No, somos un gobierno responsable. Les pedí un proyecto y en eso estamos… respecto al pago atrasado, en próximos días llegaremos a un acuerdo.

Al respecto, tanto el músico oboísta Roberto Méndez como Gustavo Rueda, director de la Sinfónica, comentaron a este semanario que quizá la negativa inicial para que el grupo continuara fue la llegada de un partido distinto a la alcaldía. Rueda dijo:

“Ciertamente la banda se conformó en un gobierno priísta, de ahí quizás la confusión que tuvieron pero no somos partidistas, es un grupo de música que brinda cultura y un bien a la ciudadanía y contra la violencia, es en beneficio de Altamira. Por el momento estamos sujetos a una llamada telefónica por parte de los asesores de la alcaldesa, quedaron en restituirnos el pago de dos mil pesos por músico del mes de octubre, cantidad que hemos ganado siempre.

“Pero también en espera de seguir con la banda sinfónica. Por el momento ya tienen el proyecto,¡queremos volver a tocar!.”

Este texto se publicó en la edición 2103 de la revista Proceso del 19 de febrero de 2017.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios