Un “fantasma” se reelige en la Federación de Box

Desde hace un año y medio, la Federación Mexicana de Boxeo fue expulsada del deporte federado por la Conade. Sin embargo, esto no solucionó ningún problema: la agrupación ha seguido operando y todos los problemas que arrastraba permanecen, pero ahora lejos del escrutinio oficial. Entre las polémicas que la envuelven está el hecho de que su dirigente, Ricardo Contreras, volvió a reelegirse. Y lleva ya más de 20 años al frente de esa disciplina.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El dirigente de la Federación Mexicana de Boxeo (FMB) decidió reelegirse una vez más… pese a que, durante su última gestión, el gobierno expulsó a su agrupación del deporte federado.

La Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), por conducto del área de Coordinación de Normatividad y Asuntos Jurídicos (CNAJ), emitió un fallo que revoca el Registro Nacional de Cultura Física y Deporte (Renade) AN0010638313, asignado a la FMB el 15 de agosto de 2013. Y como consecuencia, esta emblemática asociación civil fue declarada en “extinción” el 2 de septiembre de 2015.

Ahora, el número de federaciones deportivas nacionales reconocidas y registradas en la Conade se acorta a 67. Pese a ello, el dirigente de la FMB, Ricardo Contreras Hernández, se reeligió por cuarta ocasión el pasado 2 de diciembre.

El responsable de la FMB es señalado por la Conade de incumplir el Reglamento de la Ley General de Cultura Física y Deporte: se le responsabiliza de no haber exhibido debidamente el acta constitutiva ni los estatutos a la Subdirección del Deporte de la Conade.

En el documento del procedimiento de revocación del Renade, iniciado el 6 de agosto de 2015 y cuya copia tiene Proceso, se consigna que Contreras tampoco mostró el acta de elección de sus órganos de gobierno auxiliares.

Esta federación también fue omisa a la hora de mostrar la nómina de clasificación de sus afiliados, según las argumentaciones de la CNAJ. De hecho, desde antes de la revocación del registro, la FMB, que afilia a unos 9 mil pugilistas de todo el país, ya no recibió recursos para 2015, 2016 y 2017.

El titular de la FMB, en su carácter de apoderado legal, promovió el juicio de amparo indirecto 1669/2015-III el 25 de septiembre de 2015 ante el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, pero le fue negado el respaldo.

Contreras promovió un recurso legal contra la resolución, pero lo interpuso de modo extemporáneo y no procedió: Contreras presentó su reclamo el 29 de septiembre de ese mismo año.

Así, el 15 de abril de 2016 el Juzgado Sexto de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México sobreseyó el juicio promovido por Contreras contra actos del presidente de México, el secretario de Educación Pública, el secretario de Salud, la Conade, el subdirector de Deporte de la Conade y el titular de la CNAJ. El 21 de abril de 2016, la CNAJ recibió la notificación del sobreseimiento.

Contreras es uno de los presidentes de federaciones más amagados por el director de la Conade, Alfredo Castillo, por presuntas irregularidades detectadas en el manejo de los recursos públicos.

Amagos y golpes

El presidente de la FMB se reeligió por un periodo más el pasado 2 de diciembre, mientras otro de los señalados por Castillo –Antonio Lozano Pineda, titular de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo– fue arrestado 17 días después por elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y enviado a prisión por peculado, por un monto de 4.8 millones de pesos, de acuerdo con la denuncia en su contra que presentó la Conade.

Lozano Pineda abandonó la celda el pasado 11 de enero bajo fianza, después de permanecer tres semanas en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México. Finalmente, el directivo cubrió el monto por el que se le acusa.

A diferencia de su colega, Contreras suele ser más riguroso en la comprobación de los gastos, en gran parte porque Nelson Vargas, quien dirigió la Conade de 2000 a 2006, durante el sexenio de Felipe Calderón, también le revocó el registro a la FMB.

No obstante, aquella expulsión fue revocada por el Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte (Sinade) antes de que Vargas concluyera su administración. De modo que su relevo, Jesús Mena, simplemente le entregó a la federación de Contreras las siguientes partidas: 9 millones 409 mil 148 pesos en 2013, y 11 millones 682 mil 127 pesos en 2014.

Tras la llegada de Castillo a la Conade, en abril de 2015, las cosas cambiaron para las asociaciones deportivas nacionales. Dos semanas después de declarada formalmente la extinción de la FMB, Contreras envió a los pugilistas a “botear” con la idea de reunir recursos y asistir al Mundial de la especialidad, en Doha, Qatar, previo a los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Los boxeadores Lindolfo Delgado, Joselito Velásquez, Édgar Ramírez, Marvin Cabrera, Raúl Curiel y Misael Rodríguez –quien a la postre se colgó el bronce olímpico en la categoría de peso medio– subieron a microbuses a pedir dinero. En realidad, la medida fue también una respuesta política al veredicto de la Conade, que luego dio a conocer que sí entregó 1 millón 457 mil pesos a los pugilistas.

La resolución de la CNAJ se sustenta en el Reglamento de la Ley General de Cultura Física y Deporte, vigente desde el 24 de mayo de 2014. Su artículo 30 indica que, entre otros requisitos, las asociaciones deportivas deberán acreditar su existencia legal para quedar inscritas en el Renade. La dependencia arguye que la FMB violó dicha disposición.

La fracción IV del artículo 43 de dicho reglamento establece que los registros de las federaciones deportivas podrán extinguirse, entre otras, por las siguientes causas: “Por revocación derivada del incumplimiento a cualquiera de las disposiciones establecidas en la ley y este reglamento”.

A esperar

Contreras desistió de interponer un nuevo recurso de revisión en contra de la sentencia. En entrevista, el responsable de la FMB explica: “Sabemos cómo está la situación. Vamos a ser cuidadosos: esperaremos a que concluya la actual administración, porque estamos seguros que recuperaremos el registro, como lo hicimos con Nelson Vargas. Ya tenemos esa experiencia negativa. Decidimos no continuar, pues ya sabemos qué va a pasar”, rei­tera Contreras.

Eso sí, adelanta que pese a todo la FMB continuará operando sin importar que la Conade haya declarado su extinción. La cancelación del registro “no implica más que el ente gubernamental diga que no nos reconoce, y por lo tanto no habrá apoyos económicos. Fuera de ahí no tenemos mayor consecuencia, porque nuestra federación sigue siendo reconocida por la federación internacional, el Comité Olímpico Mexicano (COM), las asociaciones estatales y los directores de los institutos de deporte estatales”.

“Para nosotros –dice– no es un requisito el reconocimiento del órgano gubernamental, porque bajo esas circunstancias estuvimos cuatro años durante la administración de Vargas. Luego el Sinade revocó la decisión.

“Por supuesto, el primer impacto es el económico, porque la federación no puede recibir recursos del gobierno. Pero llevamos dos años sin apoyo gubernamental. No puedo decir si esto es personal, porque nunca he tenido un problema con Nelson o con Alfredo Castillo”, expresa Contreras, quien llegó a la presidencia de la FMB en 1988.

Resuelto a seguir con una federación que oficialmente ya está fuera del Sinade, el titular de la FMB rechaza que su decisión origine un conflicto similar al que vive el baloncesto nacional.

“Aquí hay una gran diferencia: al basquetbol lo agarraron dividido; unos estaban a favor y otros en contra, al grado que hay hasta tres federaciones. Aquí no hay una sola asociación que esté en contra de la FMB. No hay un solo instituto del deporte que tenga un conflicto con nuestra federación. El baloncesto tiene conflictos en los estados, con los directores de los institutos y las asociaciones estatales. Además, en determinado momento la federación internacional desconoció a unos y reconoció a otros.”

Contreras se ufana de contar con “el apoyo incondicional del COM, que es nuestra casa de toda la vida. Aquí tenemos a nuestros peleadores. Además soy miembro de la federación internacional y soy parte del comité ejecutivo de la Confederación Panamericana de Boxeo”.

Con la detención y el escarnio público de Antonio Lozano, otros dirigentes también están en la mira de la Conade. Entre ellos, Effy González, titular de la Federación Mexicana de Tiro con Arco, y el propio Contreras, quien no oculta sus inquietudes de ser aprehendido:

–El riesgo lo corremos todos. Desde que se inició esta administración se habló de que iban a meter a la cárcel a entre 18 y 20 personas. Ya va uno. ¿Quién será el siguiente? Yo no tengo ningún temor, porque hemos sido muy cuidadosos en el manejo del dinero que otorga la Conade. Cuando estuvo Nelson Vargas nos realizó dos auditorías y no encontró ningún detalle.

–¿Contempla solicitar un amparo para protegerse? –se le pregunta.

–El hecho de que muchos presidentes de federaciones estemos amenazados, no implica que tengamos que vivir escondidos. Se deben amparar los que tienen cuentas pendientes. Nosotros no tenemos ese temor.

Los primeros tropiezos

No es la primera ocasión que el responsable de la FMB enfrenta una problema con algún organismo deportivo nacional. En abril de 2008, la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme), que presidía Alonso Pérez, ya fallecido, decidió expulsarlo del deporte federado. Contreras había sido inhabilitado dos años en julio de 2006 por desacato y violaciones al estatuto y al reglamento de la Codeme.

La rivalidad entre Contreras y Alonso Pérez dio un vuelco con el arribo de Castillo a la Conade: ambos se aliaron para defenderse de las embestidas del excomisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral en Michoacán.

En noviembre de 2015, Contreras y Pérez –también acusado de corrupción por Castillo– acudieron juntos al COM, al lado de otros presidentes de federaciones amenazados por Castillo para hacer frente a las acusaciones.

La Codeme, excluida del Sinade, y el COM acreditaron la asamblea general de la FMB el 2 de diciembre pasado en la que Contreras se reeligió por un ciclo más, no obstante su promesa de abandonar el cargo.

“En estos momentos tan críticos, mis compañeros me pidieron que no dejara a la federación. Por supuesto que la voy a dejar; no aceptaré una propuesta más para continuar al frente de la FMB. Sin embargo, considero que irme en la situación en la que se encuentra el boxeo sería abandonar a quienes me han apoyado durante tanto tiempo. No sería correcto darles la espalda cuando existe un problema”, justifica Contreras.

Este reportaje se publicó en la edición 2103 de la revista Proceso del 19 de febrero de 2017.

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios