Comunidad rarámuri protesta contra la tala en San Elías Repechique

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La comunidad indígena de Bosques San Elías Repechique, ubicada en el municipio de Bocoyna de la Sierra Tarahumara, inició este lunes una manifestación contra la tala en su territorio.

La semana pasada las familias Cuesta y Parra, quienes mantienen un litigio penal con la comunidad rarámuri, comenzaron a talar los bosques, y esta mañana hombres y mujeres de Repechique se plantaron en el espacio afectado para impedir que continuaran con esa labor.

De acuerdo con Luis Javier Pérez Enríquez, segundo gobernador de la comunidad, hace unos días comenzaron a talar los árboles y “ya hay mucho derribo”.

Añadió: “Como pueblo denunciamos que la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales) sigue otorgando permisos sin consultarnos. Hemos exigido cada año que no den permiso porque no estamos de acuerdo con esas acciones. Tiran los árboles para comercializarlos, hay muchos tirados”.

Por su parte, José Antonio Montes Enríquez, integrante de la comunidad, dijo que están muy enojados porque la propiedad fue heredada por sus ancestros y así lo reconoció el juez octavo de Distrito cuando pelearon y ganaron el amparo contra la ausencia de consultas para la construcción del aeropuerto regional Creel-Barrancas.

“Lo que sabemos es que la ley dice que una tercera persona que quiera talar, debe tener un acto de acuerdo de la asamblea, como una consulta, y no nos tomaron en cuenta. Son los mismos de siempre, no sabemos cómo consiguieron los títulos, pero deben derogarlos”, subrayó Montes Enríquez, y advirtió que los habitantes de Repechique no van a permitir que tiren un árbol más.

Diana Villalobos, directora de la asociación Consultoría Técnica Comunitaria (Contec), que brinda asesoría jurídica a la comunidad, explicó que luego de que ganaron la sentencia de amparo contra la construcción del aeropuerto, se reconoció el derecho de la comunidad al territorio ancestral, pero aún no les han dado la escritura y, por tanto, sigue en manos de particulares.

Hace aproximadamente un año los afectados promovieron otro amparo para el reconocimiento de su territorio y el respeto a la libre determinación, y lograron detener la construcción del gasoducto que pretendía pasar por Repechique, pero aún no se resuelve el derecho al aprovechamiento.

Uno de los particulares se inconformó por la decisión del juez de otorgar la suspensión para evitar la tala, y un Tribunal Colegiado aceptó los argumentos del quejoso sin discutir el fondo del asunto y levantó la suspensión, por lo que de inmediato reinició la tala, informó Villalobos, y advirtió que los representantes de la comunidad continuarán con las acciones jurídicas para impedirlo y lograr el reconocimiento de su territorio.

En tanto, la Contec solicitó protección y apoyo a la Fiscalía General del estado para que vigile el plantón que iniciaron este lunes los habitantes indígenas de Bosques San Elías Repechique, territorio del que se apoderaron 40 particulares desde hace décadas, y en el tamo que talan actualmente se encuentran las familias Cuesta y Parra.

Comentarios