Empresario niega relación cercana con hija de Monreal y defiende contratos con la Cuauhtémoc

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Rubén Ledezma Somohano, uno de los empresarios zacatecanos señalados por obtener contratos por 27 millones de pesos de la delegación Cuauhtémoc, defendió la legalidad de esas transacciones y negó tener negocios o intereses comunes con Catalina Monreal, hija del jefe delegacional, Ricardo Monreal.

Así respondió a la publicación que ayer hizo la asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), en seguimiento a su investigación del pasado 15 de febrero, sobre el hallazgo de contratos millonarios, por adjudicación directa y con presuntos sobreprecios que la delegación hizo a su empresa, investigación periodística que apro replicó.

De hecho, Ledezma Somohano se dijo discriminado y advirtió que revisa posibles acciones legales contra los autores, pues acusó que la información ha lastimado su fama pública y a su familia.

En una carta enviada a apro, a través de personal del área de Comunicación Social de la delegación Cuauhtémoc, Ledezma Somohano acusó que las afirmaciones de MCCI son “totalmente falsas y con información parcial”.

El empresario zacatecano contó que en 2011 inició su actividad empresarial en la comercialización de bienes y algunos servicios con recursos económicos propios y que su negocio lleva casi seis años de experiencia, en los sectores público y privado.

Agregó que en 2015 –es decir, cuatro años después– se dio de alta en el Registro Federal de Contribuyentes y desde entonces no ha faltado a “ninguna declaración de impuestos ni patrimonial” y ha cumplido con las obligaciones de ley, “por lo cual no tengo nada que esconder, ni de que avergonzarme”.

El arquitecto añadió que desde 2016 ha participado en diversos procesos administrativos ante la delegación Cuauhtémoc, “cumpliendo con todos los requisitos que establece el padrón de proveedores, no sólo de la demarcación en comento, sino del Gobierno del Distrito Federal (sic), así como de Compranet, en el caso de recursos federales”.

Y siguió: “Todos los contratos han sido asignados conforme a la norma, y sujetos a la contraloría del gobierno central; sin dejar de señalar que todo ha sido transparente y revisado además de impugnado ante las instancias correspondientes”.

Ledezma Somohano lamentó que “nunca en ese corto periodo, se me había discriminado, ni por mi origen zacatecano, ni mucho menos por mi edad o nivel de experiencia”.

Sobre Catalina Monreal, hija del actual delegado morenista, el empresario aceptó que la conoció hace aproximadamente 13 años en la preparatoria del ITESM campus Zacatecas.

No obstante, aclaró: “ni compartimos salón, ni tenemos una relación estrecha, más allá de pertenecer a la misma generación. Afirmo categóricamente que no tengo ningún negocio, ni interés común con ella, por lo que hablar de favoritismo es falso y faccioso”.

Por último, afirmó que las acusaciones del reportaje de MCCI “han lastimado mi fama pública y la de mi familia, así como de las empresas de las que soy socio, por lo que estaré revisando posibles acciones legales en contra de los autores”.

Comentarios