Pactan mesas de trabajo tras observaciones de Osorio a Ley de Seguridad Interior

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante la reunión entre el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y la cúpula de la Cámara de Diputados, el funcionario federal presentó “disensos” del gobierno en materia de seguridad, a lo que el PAN reviró que no hay condiciones para aprobar las leyes de Mando Mixto Policial y de Seguridad Interior.

En tanto, Movimiento Ciudadano (MC), Morena y PRD reiteraron a Osorio Chong su rechazo a esta última, mientras que el PRI ofreció no considerar a los movimientos sociales o políticos “amenazas a la seguridad interior”.

En la reunión, el titular de Gobernación planteó a los legisladores reunirse con gobernadores y presidentes municipales que han padecido crisis de inseguridad con el fin de tener más elementos para aprobar la Ley de Seguridad Interior.

Y para la Ley de Mando Mixto Policial, diputados y el titular de la dependencia acordaron establecer mesas de trabajo con la participación de técnicos de Gobernación y avanzar en la discusión de la minuta del Senado.

Osorio Chong planteó 10 puntos de la minuta con los que el gobierno federal no está de acuerdo, luego del encuentro con el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, el panista Jorge Ramos, quien aceptó que “hay avance en la discusión, mucho mayor al debate que se está dando en seguridad interior, y con esas mesas ya vamos a poder trabajar sobre disensos particulares”.

El coordinador del PAN, Marko Cortés, dijo tras el encuentro que “el gobierno le perdió el interés a la minuta del Mando Mixto Policial… pero es necesaria antes de hablar de un marco jurídico para los militares en trabajos de seguridad. Antes se debe establecer para las policías, para los civiles”.

El presidente de la Comisión de Seguridad Pública fue más directo y sostuvo que “todavía no están las condiciones para aprobar ni Mando Mixto ni Ley de Seguridad Interior”.

Incluso reveló que su partido no va a aceptar “una reforma a la Ley de Seguridad Interior ni a la del Mando Mixto si no hay sanciones a los responsables del sistema, esto es: sanciones para alcaldes, gobernadores y funcionarios federales que incumplan la tarea que por disposición de ley tienen asignadas”.

Por el PRD, el vicecoordinador Jesús Zambrano rechazó la propuesta en materia de seguridad interior propuesta por el PRI, pues “constituye un atentado a los derechos humanos, la Constitución, a las instituciones democráticas y civiles del país, todas las cuales, de aprobarse dicha iniciativa, quedarían sometidas a las fuerzas militares”.

Zambrano advirtió que el país no requiere una Ley de Seguridad Interior, y menos propuesta por el PRI, sino una Ley de Mando Mixto Policial como la que aprobó el Senado, “así como la actualización de otras normas”.

En este punto se refirió a la reglamentación del 29 constitucional (estado de excepción y suspensión de garantías individuales), “que también deberá incluir condiciones, controles y mecanismos de rendición de cuentas”.

Lo que el PRD planteó ante el titular de Gobernación fue una reforma que integre Ley de Seguridad Interior, Mando Mixto Policial y reglamentación del 29 constitucional.

De la reglamentación al artículo 29 ya existe dictamen a favor en la Comisión de Derechos Humanos, misma que fue rechazada por Morena. La iniciativa es del PRI, que sostuvo por algunos meses que las tres leyes iban concatenadas, sin embargo, en febrero desistió de la aprobación en el pleno del 29 constitucional.

Rocío Nahle, coordinadora de Morena, mantuvo ante el titular de Gobernación su rechazo a la Ley de Seguridad Interior; en respuesta, el coordinador del PRI, César Camacho Quiroz, ofreció hacer los cambios en materia de terminología para que no haya interpretaciones equívocas.

Por ejemplo, dijo que si es necesario se especificará que “movimientos sociales” o “asuntos político-electorales” no serán considerados “amenazas a la seguridad interior”. Y es que Morena, PRD y MC han sostenido que la propuesta de ley es muy ambigua en cuanto a lo que significa una “amenaza a la seguridad interior”.

Por parte de MC, su coordinador Clemente Castañeda cuestionó a Osorio al señalarle que pareciera que la prioridad del gobierno es “normalizar el estado de excepción, regularizar la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad, y con ello seguir postergando el fortalecimiento de las instituciones civiles de seguridad pública”.

Para MC, sostuvo, lo primero es fortalecer las instituciones civiles “para que las fuerzas armadas efectivamente puedan regresar a los cuarteles y a sus tareas constitucionales”.

Castañeda dijo que “si continúan las políticas públicas de seguridad enfocadas a la militarización, sólo se prolongará un camino que ya ha sido condenado por las organizaciones internacionales de derechos humanos”.

Antes, el panista Marko Cortés sostuvo que aprobar sólo la Ley de Seguridad Interior es darle “perpetuidad a los militares para que estén en las calles”.

“Urge aprobar la ley”

Durante el encuentro, Osorio Chong dijo a los coordinadores parlamentarios de la Cámara de Diputados que “urge” aprobar la Ley de Seguridad Interior, pues “hay momentos en que los militares ya no quieren seguir realizando tareas de seguridad pública”.

Y de lo que se trata ahora, advirtió, es de establecer “candados, en qué condiciones y límites” se dará la participación de los militares en tareas de seguridad.

El titular de Gobernación también dijo a los legisladores que, “a final de cuentas, ustedes los diputados son los que deciden y los que van a tener que hacer la legislación”.

Y para que tengan mayor claridad de los alcances que tiene el crimen organizado en algunas zonas y de cómo golpea a sus habitantes, Osorio Chong consideró que sería bueno que gobernadores y presidentes municipales sean invitados a San Lázaro para que les detallen lo que enfrentan.

No había pasado ni media hora en lo expuesto por Osorio Chong ante los diputados cuando el PRI, a través de un comunicado, anunciaba que “en el marco de las mesas de trabajo de la Ley de Seguridad Interior invitarán a los gobernadores de Tamaulipas, Guerrero y Michoacán para que compartan con este órgano de gobierno su experiencia en el tema de seguridad.”

Osorio también solicitó a los legisladores que la Ley de Seguridad Interior se apruebe en el actual periodo ordinario que concluye el 30 de abril.

Comentarios