PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Los obstáculos de la campaña de Hillary Clinton, en voz de su colaboradora

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Amanda Rentería, directora del área de Política Nacional de la campaña presidencial de Hillary Clinton, aseguró que ésta no ganó la elección presidencial porque, por primera vez en Estados Unidos, la gente se preguntó si una mujer estaba suficientemente calificada y tenía habilidades para ser presidente y comandante en jefe del ejército más poderoso del mundo.

Invitada al Foro Internacional Asimetrías y Estereotipos de Género en los medios de comunicación, efectuado en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), recordó que Clinton ganó el voto popular por casi tres millones de votos, pero perdió por los votos del Colegio Electoral.

Agregó que en Estados Unidos se expandió el liderazgo cuadruplicando el número de mujeres de color en el Senado.

La zacatecana de nacimiento consideró que es necesario tener más voces de las mujeres en los medios de comunicación.

En el caso de Estados Unidos, Amanda Rentería consideró que la demografía, geografía y generaciones están cambiando, principalmente en el electorado, porque no se habían visto las nuevas formas de comunicación como los sitios de internet ni redes sociales como Facebook o Twitter e Instagram, las cuales tuvieron un rol más importante que en campañas anteriores.

Es ese país, comentó, existe un marco que son las tres ‘m’: Dinero (money), movilización y mensaje. Y explicó:

“Este último ciclo nos enseñó que tenemos que agregar una ‘eme’ más para los medios de comunicación, porque hay una realidad que aprendimos: que independientemente de lo que hagamos, el lente de nuestros medios de comunicación da forma a nuestra vida diaria”.

Según su opinión, “en la campaña realmente dieron forma a cada minuto y a cada segundo incluso y aprendimos que no fue suficientemente bueno tener un evento, una política o un mensaje correcto, porque si los mensajes no los validaban los medios de comunicación, no existían”.

Luego, puso un ejemplo: “Días después de la elección, todo el mundo habló del hecho que Hillary Clinton no habló suficiente sobre la economía y Trump sí, y ese fue el error. Eso dice la gente. Un canal de televisión de noticias revisó todas las presentaciones, los discursos que ella dio y habló de empleo, de trabajadores y de la economía más que de ningún otro tema, y ni siquiera fue una pregunta.

“Cuando vemos en esos discursos que ese fue el punto principal de su mensaje, no quiere decir que eso es lo que se mostró en la televisión o que eso es lo que se reportó. De hecho, cuando ese mismo periodista vio las palabras que ella utilizó, comparado con las palabras que las personas interpretaban, lo que podemos ver en esta segunda gráfica es cómo respondió a los correos electrónicos o a la última locura que dijo su oponente, y eso fue lo que reportaron. Eso fue sólo un ejemplo de cómo los medios lo trataron diferente”, explicó.

Amanda Rentería destacó que por primera vez se daban discursos en 140 caracteres y a cualquier hora de la noche. Según su opinión, dejó de existir la formalidad de la política porque un candidato utilizó un lenguaje que normalmente hubiera sido descalificado si lo hubiera usado una mujer.

Luego, criticó que “los medios y el electorado ignoraron la intrusión de un gobierno externo, porque hablamos tanto de lo que hizo Rusia y nadie creyó que fuera algo lo suficientemente importante como para ir más allá y rascar un poco más profundo”.

Desafíos de género

A tal situación, la directora del área de Política Nacional de la campaña presidencial de Clinton, sumó “las barreras” basadas en discriminación de género. Entonces, dijo, es necesario preguntarse: “¿Esta mujer es suficientemente fuerte para hacer esto? ¿Por qué es tan ambiciosa? Y por supuesto, ¿qué hay de su familia?”

Respecto a las preguntas que recibe sobre los desafíos de género y la dificultad de tratar de elegir a la primera mujer presidenta de Estados Unidos o bien, de cuántas veces vio sexismo o discriminación de género en la campaña, Amanda Rentería respondió:

“Ha sido difícil porque en toda campaña el candidato está sujeto a escrutinio, aún más si es a la Presidencia. En el caso de una mujer era su atuendo y por los problemas de discriminación de género de los que Clinton nunca se quejó.

“Muchas personas decían que ella gritaba mucho; pero yo no recuerdo que el presidente actual haya hablado nunca en un tono moderado. También recuerdo el escepticismo de que Hillary no tenía en realidad un plan económico, después de enviar páginas y páginas de propuestas de políticas. Y aun así, la propuesta de política económica del presidente actual era un total de cuatro palabras. Y podría seguir y seguir y seguir con esta información, porque pasaba muy seguido. Pero como ella dijo cuál era la diferencia, y esos eran momentos en los que tal vez ella se frustraba por tener que cumplir con un estándar diferente al de su oponente”, añadió.

La especialista recordó que a Clinton le preguntaban sobre su peinado y su vestimenta y la gente se cuestionaba por qué ella no les contestaba. Era, dijo, porque no valía la pena.

“Honestamente, no tenemos el tiempo para distraernos con estas cosas, porque muchas veces los medios de comunicación estaban tratando cuál va a ser la siguiente gran noticia y dejaban de reportar las cosas más importantes que afectaban en realidad la vida de las personas”, reprochó.

“He escuchado muchas veces que las personas me recuerdan, que las mujeres solamente tienen 30% de las voces en internet, que 20% de los líderes elegidos son mujeres en Estados Unidos y que solamente una cuarta parte de los países del mundo han elegido a una líder mujer”, agregó.

Viendo en retrospectiva, antes de la campaña, dijo, hubiera educado a la gente sobre el movimiento por el derecho de las mujeres, la historia de las mujeres a través del tiempo “para asegurarnos que tengamos voz”, concluyó.

Comentarios