PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Construirán una planta de generación de biodiesel en Tlalpan    

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para aprovechar los 100 mil litros de aceite comestible que se desechan mensualmente en la capital del país, la UNAM, la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación y la delegación Tlalpan anunciaron la construcción de una planta de generación de biodiesel en Ciudad Universitaria.

En un comunicado, la UNAM informó que la planta recolectará  el aceite vegetal de desecho y lo transformará en glicerina y biodiesel, mismos que podrán ser usados en mezclas con otros combustibles. El proceso, dijo, traerá beneficios económicos y una reducción de hasta 14 % en emisiones de gases de efecto invernadero.

“Cuando se mezcla 10% de biodiesel hay una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero, además los motores se hacen más eficientes y se consume menos combustible”, precisó.

Durante la presentación del proyecto: El biodiesel, una buena opción para México en materia de combustible, la académica de la Facultad de Ingeniería Alejandra Castro González aseguró que ya se cuenta con los recursos financieros  y que se espera que el proyecto esté listo al concluir el año.

La especialista en energías renovables de esta casa de estudios, también dijo que  el objetivo es que cada delegación cuente con una planta de biodiesel, y que se implemente un plan para el acopio del aceite de los  hogares y de los mil 865 restaurantes de la capital, cifra que se contabilizó  en 2014.

En su comunicado, la UNAM expuso además que el aceite de desecho representa un problema ambiental, ya que su consumo per cápita va en aumento; no hay un control adecuado en su desecho y  tampoco se cuenta con cifras oficiales de este producto.

De acuerdo con Castro González , la Facultad de Ingeniería y la Facultad de Química fueron pioneras en medir el aceite de desecho que se genera de los restaurantes de comida rápida en la capital; en su análisis estimaron  que para 2019 el consumo per cápita crezca a 11.3 litros.

De igual forma la investigadora  informó que del aceite inicial empleado, se tira entre 20 y 70% de su volumen total, y advirtió que éste se usa  más veces para la preparación de alimentos o va a parar al mercado negro.

“El litro de aceite vegetal residual en el mercado oscila entre uno a tres pesos. En los tianguis no se tira: en la elaboración de productos como chicharrón se va adicionando, pero no se cambia y eso es un gran problema de salud”, explicó.

Finalmente detalló  que la generación de biodiesel es “sencilla” y “rápida” y que el costo de transformación de un litro de aceite es de tres pesos.

 

Comentarios