PANAMA PAPERS GANA PULITZER

El PRD, con cáncer terminal

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La codicia de los líderes de las principales tribus perredistas puso en riesgo la existencia misma del partido del sol azteca, que lentamente pierde a sus más conspicuos militantes y, consecuentemente, se derrumba en las preferencias electorales. A lo largo de su historia logró convocar a los votantes mexicanos a partir de un fuerte liderazgo personal: primero con Cuauhtémoc Cárdenas y, posteriormente, con Andrés Manuel López Obrador.

Le debe su nacimiento y formación al arrastre de la candidatura de Cárdenas en 1988, y después las votaciones más altas las alcanzó con López Obrador como abanderado presidencial.

En 1997, con Cárdenas como candidato a jefe de Gobierno, el PRD obtuvo 25.75% de la votación; en el año 2000, aun cuando la elección presidencial se polarizó entre el PAN y el PRI, logró mantener 19% de los votos en la elección de diputados; en 2003, consiguió mantenerse prácticamente en el mismo porcentaje, y en 2006, alcanzó el mayor porcentaje de su historia, con más de 36% de los votos que logró López Obrador en la elección presidencial, y casi el 30 en la elección de diputados.

Sin embargo, las protestas poselectorales provocadas por el apretado resultado hicieron aflorar las diferencias entre el abanderado y la dirigencia perredista, lo que tuvo su primera manifestación en la elección intermedia de 2009, cuando el PRD cayó a 13% de las preferencias electorales, es decir, menos de la mitad del porcentaje que había logrado apenas tres años antes.

La división finalmente se concretó en septiembre de 2012, cuando López Obrador anunció que formaría un nuevo partido político a partir del movimiento que venía conformando desde años previos. Sin embargo, los dirigentes perredistas pensaron que podían sostener una parte importante del 19% de los votos que lograron obtener en las elecciones legislativas de ese año y no se preocuparon por el anuncio, pues consideraron que AMLO se llevaría fundamentalmente el otro 13% que él había obtenido en forma adicional en la elección presidencial para alcanzar 31.6% de las preferencias.

No obstante, en las elecciones de 2015 el PRD recibió menos de 12% de los votos, es decir, por debajo de su mínimo histórico. Y en 2016 se confirmó su tendencia a la baja. Aunque intentó atribuirse la victoria en las entidades en las que participó en alianza con el PAN, la realidad es que perdió Oaxaca, el único estado en el que era gobierno, en el que se renovaba el poder. Pero todavía peor: al revisar el acumulado de los votos en las 12 entidades en las que se renovaron las gubernaturas, Morena se consolidó como la tercera fuerza electoral, desplazando al PRD al cuarto lugar y dejándolo ya con porcentajes de un solo dígito.

A juzgar por las encuestas preelectorales, la caída del PRD continuará, pues en las tres entidades donde se elegirá gobernador en este año aparece en un lejano cuarto lugar y con porcentajes de un digito. En el Estado de México –donde en 2006 AMLO consiguió 43% de los votos; el 34% en 2012, y donde todavía en las elecciones intermedias de 2015 el PRD mantuvo el tercer lugar con 15% de las preferencias electorales, contra 10% de Morena–, en las más recientes encuestas actuales el PRD figura en el cuarto lugar y con porcentajes de un solo dígito.

Además, el escenario que se perfila a nivel nacional para 2018 es todavía más desolador, pues la caída en los porcentajes perredistas es vertiginosa. En la encuesta de Consulta Mitofsky, todavía en enero de 2016 el PRD aparecía con casi 11% de las preferencias, escasamente un punto porcentual menos del 12% que había conseguido seis meses antes; pero en la encuesta de febrero de este año ya tiene únicamente 5.1%, es decir, menos de la mitad. Y esta tendencia no es exclusiva de esa casa encuestadora: con porcentajes distintos, es la misma en las demás empresas encuestadoras.

La debacle del PRD también se manifiesta entre su militancia: ocho de los 22 senadores que iniciaron en 2012 ya han abandonado al partido, aunque algunos de ellos se mantengan dentro de la fracción parlamentaria. La semana pasada, Miguel Barbosa, coordinador perredista el Senado, cimbró a su partido al anunciar su decisión de apoyar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en 2018 y a “llamar al PRD a que defina, rumbo al 2018, su apoyo” al tabasqueño.

Las elecciones estatales de 2017 pueden ser el inicio del fin del perredismo, pues en Coahuila las encuestas le otorgan apenas 4% de las preferencias. En el Estado de México se encuentra en porcentajes de un dígito y el proceso interno de selección ya produjo la primera fractura, tras la renuncia de Max Correa a la precandidatura y al mismo partido, y el anuncio de que se unirá a la candidata de Morena; además, la posibilidad de que Delfina Gómez obtenga el triunfo seguramente propiciará el llamado “voto útil” y, por lo tanto, es muy probable que el PRD caiga aún más en las preferencias.

En Nayarit, más allá de que es un estado muy pequeño, el partido del sol azteca decidió apoyar al candidato panista, así que seguramente obtendrá un porcentaje de votación menor.

Las cúpulas perredistas pensaron que la estructura partidista les permitiría mantenerse como una opción disminuida pero viable. Sin embargo, los resultados electorales de los últimos años los desmienten. La debacle en las elecciones estatales de este año hará que lleguen a las presidenciales de 2018 con muy poco capital político para negociar una alianza, y muy probablemente sin un candidato propio que les garantice la sobrevivencia como partido. El PRD se encuentra en una crisis que empieza a perfilarse como terminal.­

Este análisis se publicó en la edición 2105 de la revista Proceso del 5 de marzo de 2017.

Comentarios