Con tal de ganar, despilfarro priista en Edomex

Al PRI le aterra perder las elecciones de este año en el Estado de México, siempre considerado el “termómetro” de lo que serán los comicios federales. En consecuencia, el IEEM estableció un tope de campaña inusitado, el más alto del país y de la historia mexiquense: más de 285 millones de pesos para cada partido, a cargo del erario estatal.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- En medio de recortes al gasto público federal, de discursos sobre la austeridad presupuestaria, el lunes 6 el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) fijó el tope de gastos de campaña más alto de todo el país y el más elevado en la historia estatal: 285 millones 566 mil 771 pesos “para los partidos políticos, coaliciones y candidatos independientes”, cantidad que se puede duplicar hasta llegar a 550 millones de pesos si se suman las donaciones privadas.

En otras palabras, un candidato a gobernador del Estado de México puede gastar más de 4 millones 759 mil pesos de dinero público en una de las entidades con mayores índices de pobreza y cinturones de miseria del país.

Los 285 millones de pesos de tope de gastos son equivalentes a la construcción de mil 140 casas de interés social; con ese dinero se podrían adquirir 17 millones 812 mil kilos de frijol, a un precio de 16 pesos por kilo, 25 millones 909 mil kilos de arroz o 20 millones 357 mil kilos de tortillas, según un estudio comparativo realizado por el periódico local Alfa Diario.

El IEEM justificó este elevado tope de gastos señalando el tamaño del padrón electoral estatal (11 millones 126 mil electores). Pero esta cantidad también fue resultado de multiplicar 34% del costo unitario por voto (75.46 pesos, el más alto del país) por el número total de ciudadanos del padrón.

Este tope de gastos es superior a los 203 millones 893 mil pesos que el IEEM aprobó para las elecciones de 2011, cuando Eruviel Ávila ganó con 3 millones 18 mil 500 votos (62% de los sufragios), el nivel más alto de una votación priista reciente en el Estado de México; y superior también al tope de gastos de 216 millones 760 mil pesos en 2005, cuando Enrique Peña Nieto ganó la elección para gobernador con 1 millón 800 mil votos (47.58% de los sufragios).

Frente al enorme dispendio que se prevé en la campaña electoral de este 2017, el representante del PAN ante el IEEM, Alfonso Bravo Álvarez Malo rechazó este tope y consideró que “es un insulto para la ciudadanía”, mientras que la candidata de Morena, Delfina Gómez, pidió reducirlo a la mitad.

(Fragmento del reportaje que se publica esta semana en Proceso 2106, ya en circulación)

Comentarios