Rod Stewart, otra cara de nostalgias setenteras

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un viaje de nostalgias y éxitos ofreció anoche el británico Rod Stewart en el Palacio de los Deportes, ante 15 mil almas que se le entregaron de principio a fin en una intensa fiesta rockera.

Con 72 años de edad, el carismático cantante Sir Roderick David Rod Stewart (Londres, 10 de enero de 1945) mostró a sus seguidores mexicanos que su energía no cesa y se apoderó del escenario durante dos imparables horas de show.

Puntalmente, el recital arrancó a las 20:00 horas cuando apareció Stewart vestido de saco plateado, pantalón oscuro y camisa de lentejuelas negra, mientras a manera de introducción se escuchaba “Soul Finger”, de The Bar-Kays.

“Having a Party”, original de Sam Cooke (Clarksdale, Misisipi; 22 de enero de 1931-Los Ángeles, California; 11 de diciembre de 1964) fue la rola que inmediatamente encendió la pachanga donde la mayoría del público eran sus seguidores de la vieja guardia y con escasos jóvenes que de cualquier modo gozaron de la presentación.

Se desplegaron en el fondo cinco pantallas verticalmente alargadas y tres más colgantes, donde se miraba a Rod Stewart y su banda.

Prosiguió con “Love is”, “Tonight’s The Night (Gonna Be Alright)”, así como “It’s a Heartache”, siendo una de las más coreadas por todos los presentes.

Aunque el Palacio de los Deportes tuvo en su plancha principal butacas, eso no impidió que la mayoría estuviera de pie para entonar con fervor “Forever Young”, la cual tararearon a pulmón abierto.

Durante distintos momentos, la agrupación al estilo de una big band que acompañó al cantautor hizo gala de su nivel musical y profesionalismo, con solos en saxofón, bajo, contrabajo, arpa, violines y hasta con dos baterías simultáneas, además de tres coristas que aderezaron el festín.

Después llegó un bloque instrumental en el que Stewart solicitó a los asistentes que tomaran asiento, mientras aprovechó para un cambio de vestuario: un traje color mostaza. Luego vinieron “The First Cut Is The Deepest”, “Ooh La La”, “You’re in my heart” y “Have I told you lately”.

Ya con más de una hora de espectáculo que forma parte del Tour Hits, en las pantallas se recordó su pasión por el fútbol pero también que fue condecorado como Caballero (Sir) por el príncipe William, en el Palacio de Buckingham, honrando sus servicios a la música y a la caridad.

Continuó con “River Deep, Mountain High”, “Sailing” y “Maggie May”, acercándose el final con “Stay With Me”, de la entrañable banda Faces. En esos instantes regaló balones de futbol y que con tremendos puntapiés esparció en todo el Palacio de los Deportes que lo aclamaba.

Sin mayor parafernalia, Sir Rod Stewart se despidió con “Da Ya Think I’m Sexy?” y “Enjoy Yourself (It’s Later Than You Think)”, mientras flotaban globos multicolores en el Domo de Cobre, para dar por terminado su concierto del que salió corriendo portando un extravagante saco de leopardo, dejando a sus fanáticos suplicándole a gritos por aún más rolas.

El vocalista, uno de los primeros rockeros que se presentó en México por la empresa Ocesa en los años noventa, continuará su gira mexicana esta noche en la ciudad de Puebla.

(La presente crónica fue solicitada a César Muñoz Valdez para nuestros lectores de la agencia informativa Apro)

Comentarios