PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Amenazan a mujer que denunció la muerte de su esposo tras ser detenido por la Marina

CIUDAD DE MÉXICO (apro) La esposa de Joel Sebastián Casino, quien apareció calcinado después de ser detenido por la Marina, denunció hoy que fue agredida y amenazada de muerte por presentar su caso a los medios y exigir justicia para su marido.

La mujer, quien radica en la ciudad de Reynosa, salió de su domicilio la noche del lunes pasado y advirtió que era seguida por una camioneta con placas CWY 6837 de Texas.

La esposa de Cansino viajaba en su auto junto con su hijo menor de edad cuando al filo de las 20:30 horas la camioneta que la perseguía la impactó por la parte trasera.

El choque destruyó parte de su auto y acto seguido de la camioneta se bajó una mujer de unos 35 años quien llamó por teléfono e inmediatamente llegó otro vehículo con dos hombres jóvenes de aspecto militar, uno de ellos armado con una pistola.

“Ya te encontré”, le dijo la mujer con acento de la capital del país, y tras amenazarla de muerte, le tomó una foto con su teléfono celular.

Entre s los tres intentaron bajar del vehículo a la mujer y su hijo, hasta que se dieron cuenta que éste era menor de edad.

“Por el niño no te vamos hacer nada por ahora, pero ya te encontraremos sola”, le advirtieron y luego huyeron.

La esposa de Cansino denunció que comenzó a recibir amenazas cuando Proceso publicó su caso. Primero las intimidaciones fueron telefónicas.

“Déjate de mamadas, no le vas a hacer nada a la PGR ni a la Marina”, fue uno de los primeros mensajes que recibió.

Lejos de amedrentarse, la esposa de Cansino informó que ante las amenazas llevará su caso a organizaciones internacionales como Amnistía Internacional y el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, entre otras instancias.

El reportaje “Marina y Policías se los llevaron vivos…. Aparecieron incinerados en Tamaulipas”, describe el caso de Cansino y unas 25 personas más que fueron privadas de su libertad por efectivos de la Marina y policías de Tamaulipas en los municipios de Díaz Ordaz y Camargo, entre el 23 y 24 de julio del 2016. Desde esa fecha se les perdió el rastro.

Entre esos civiles privados de su libertad estaban dos extranjeros, un estadounidense y un ciudadano de Costa Rica, quien fue localizado incinerado.

Además, otros dos ciudadanos que nada tenían que ver con el crimen organizado, aparecieron calcinados en el interior de una bodega. A ellos la delegación de la PGR en Reynosa intentó hacerlos pasar como delincuentes.

El periodista, autor de reportaje, también comenzó a recibir intimidaciones a través de su cuenta de Twitter con mensajes que intentaron desprestigiar su reportaje.

Ante las amenazas, el reportero de fue contactado por autoridades de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE) para ofrecerle ingresara al Mecanismo de Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación.

Comentarios