Balaceras en Reynosa, los momentos de terror

NUEVO LAREDO, Tamps (apro).- “Hubo balacera ¡no mames!” dice una mujer que viaja en un vehículo por una de las transitadas calles de Reynosa. “Están en enfrente, están enfrente, están enfrente, mira”, se escucha en el video que graba con su teléfono móvil.

Delante de ellos se desplaza una camioneta blanca que al darse cuenta del enfrentamiento dobla en una calle.

En ese momento se escucha el estruendo de los poderosos “cuernos de chivo”, de los fusiles de asalto M16 y del Sig 516 de fabricación suiza que portan los infantes de Marina, quienes responden al fuego.

En ese momento la mujer entra en pánico y su voz pausada cambia: “¡hay no, no, no!”. Inmediatamente, a gritos le dice al conductor: “Espera, dale vuelta”… y otras palabras que no se entienden. El video de esta narración fue publicado en YouTube.

En otro punto de la ciudad, casi a la misma hora, una camioneta Tahoe gris con placas de Texas VGM-7741 se desplazaba sobre la avenida El Maestro a la altura de los Puentes Gemelos del primer cuadro de Reynosa.

En esa camioneta viajaba un matrimonio identificado como Alfredo y Alejandra Alemán que radica en la vecina ciudad de McAllen. Tras cruzar los puentes Gemelos, en una esquina de la calle Río Álamo, el vehículo comienza a ser blanco de disparos de armas de grueso calibre que se impactan en el cristal de enfrente y en los laterales de la cabina.

Al menos una docena de disparos de fusiles de asalto penetran y hieren a la mujer en el cuello, en una mano, y otros impactan una pierna de su esposo.

Los testigos que presenciaron el ataque refieren que los militares repentinamente dejaron de disparar y las unidades desde donde salía el fuego se alejan de lugar a toda velocidad.

En ese momento el conductor de la Tahoe toma su celular para avisarle a su hermano que “marinos les están disparando”.

Para cuando arribaron los cuerpos de socorros para atender a las víctimas, ninguna autoridad resguardaba el lugar del atentado.

Reynosa, zona de guerra

Minutos antes de las 14:00 horas las autoridades de Reynosa activaron el semáforo rojo que alerta sobre “situaciones de riesgo” en diversos puntos de la ciudad.

En esos momentos las calles estaban atestadas de vehículos, así que cientos de automovilistas quedaron atrapados de nuevo en las balaceras que se registraron en al menos cuatro puntos de la ciudad.

Tras los primeros estruendos, en las escuelas donde los padres de familia recogían a sus hijos, optaron por resguardarse con ellos y cerrar las puertas. Es un protocolo de seguridad copiado del manual que elaboró la Secretaría de Educación Pública de Nuevo León cuando Monterrey sufría los estragos de la violencia.

Los comercios bajaron las cortinas en la plaza donde se ubica la cadena de autoservicio estadounidense HEB. Cientos de ciudadanos corrieron al interior para refugiarse de la lluvia de balas que comenzaba a escucharse en las calles.

Los conductores atrapados en las zonas cercanas al conflicto intentaban escapar por donde podían, e incluso algunos abandonaron sus vehículos.

Uno de los enfrentamientos entre presuntos miembros del Cartel del Golfo (CDG) e infantes de Marina ocurrió en la en la Colonia Las Fuentes.

Al momento del estruendo de los disparos se sumó el ruidoso motor de un helicóptero de la Armada que comenzó a sobrevolar Reynosa.

La nave comenzó a perseguir a tres vehículos civiles, desde donde se disparaba a las unidades de la Marina. En un momento dado la aeronave sobrevoló los Puentes Gemelos y testigos aseguran que disparó desde el aire contra los vehículos que intentaban escapar.

En otro punto de la ciudad, en la colonia Jacinto López II, otro grupo de Marinos que vigilan la ciudad fronteriza fueron atacados desde varios vehículos.
“En este evento participó un helicóptero que brindó seguridad y cobertura aérea, sin efectuar disparos”, precisó un comunicado oficial de la Armada.

Mientras una tercera balacera ocurría en el Libramiento Oriente, cuando decenas de jóvenes salieron en vehículos a arrojar “ponchallantas” sobre las avenidas por las que se desplazan los marinos y fuerzas federales. Algunas avenidas también fueron bloqueadas con vehículos robados.

Sobre el Libramiento Oriente los marinos persiguieron un auto compacto que fue impactado por fusiles de asalto, y cuyos ocupantes, conductor y acompañante, murieron.

Al lugar donde perdieron la vida los presuntos agresores, arribó personal de la Procuraduría General de Justicia del estado, así como peritos y el Agente del Ministerio Público del fuero común para tomar conocimiento de los hechos y realizar las diligencias correspondientes.

Operativos contra Comandante Toro, un fracaso

Desde los primeros días del presente año la Marina Armada de México movilizó a Reynosa a cientos de “Fuerzas Especiales” para intentar capturar al jefe de plaza del Cártel del Golfo en Reynosa: Juan Manuel Loaiza Salina, “Comandante Toro”.

En lo que va del presente 2017 se han registrado varios enfrentamientos presuntamente provocados por los intentos de la Marina por capturar a este capo y fuentes de inteligencia aseguran que Loaiza Salinas ya abandonó Reynosa.

Los operativos de la Secretaría de Marina para su captura ya se extendieron a otros municipios de la Frontera Chica, como Miguel Alemán, donde los últimos días también se han registrado enfrentamientos. Sin embargo los diversos operativos no han rendido frutos.

Las fuentes consultadas aseguran que Loaiza Salinas ya no radica en Tamaulipas y en su lugar dejó a uno de sus lugartenientes.

Comentarios