Dan cadena perpetua en EU a Alfredo Beltrán Leyva, “El Mochomo”

WASHINGTON (apro).- El narcotraficante mexicano Alfredo Beltrán Leyva El Mochomo, fue sentenciado a cadena perpetua por la Corte Federal del Distrito de Columbia por los delitos de tráfico de drogas a Estados Unidos.

El juez federal Richard J. Leon, a cargo del caso de El Mochomo, dijo al acusado que con todos los cargos que le imputó el gobierno estadunidense, la pena que impuso era la más adecuada para resguardar la seguridad de la ciudadanía de México y de Estados Unidos.

“Este es un caso bajo el cual no se pone en duda la seriedad de su conducta (criminal)… por lo que he decidido aceptar lo que dicta el encausamiento judicial en un caso como éste, lo sentencio a cadena perpetua”, señaló el juez a Beltrán Leyva.

Tras escuchar el fallo del juez contra su cliente, el abogado de El Mochomo, Eduardo Balarezo, anunció que apelará la decisión de la Corte Federal de la capital estadunidense.

En la audiencia de sentencia, y luego de tres años de haber sido extraditado a Estados Unidos por el gobierno de México, Alfredo Beltrán Leyva se mostró tranquilo al inicio de la sesión.

Vestido con un overol color caqui sobre un suéter blanco de cuello alto, y unos zapatos deportivos también blancos, conforme se hablaba de los cargos que le imputaron, el excapo perdió la tranquilidad.

Mientras el fiscal federal Adrián González decía al juez que el acusado es uno de los líderes más importantes y peligrosos del narcotráfico de México, “a la altura de Joaquín El Chapo Guzmán Loera e Ismael El Mayo Zambada”, El Mochomo no dejaba de menear su pie derecho.

El juez Leon insistió en la audiencia en que las evidencias que presentó el Departamento de Justicia no todas eran precisas, pero que de éstas desprendía que El Mochomo era responsable del envío a Estados Unidos de por lo menos 29 toneladas de drogas.

“Esa cantidad le generó en ganancias unos 529 millones de dólares”, subrayó el juez a Alfredo Beltrán Leyva.

Antes de mandarlo a prisión de por vida, el magistrado federal le preguntó a El Mochomo si quería decir algo en su defensa.

“Le pido disculpas su señoría, por mi conducta que me trajo hasta aquí”, comenzó diciendo El Mochomo al dirigirse en español a la Corte Federal.

“Juro por Dios y por mis hijos, que son lo que más quiero, que me he conducido con la verdad ante usted. Acepté que trabajé para mi hermano (Arturo Beltrán Leyva El Barbas, quien murió en 2009 durante un enfrentamiento con marinos mexicanos, en Cuernavaca, Morelos) solamente para vender cocaína en Culiacán, Sinaloa, pero no soy responsable de vender ni traficar las drogas de las que me acusan”, alegó Alfredo Beltrán Leyva al juez.

En la audiencia se encontraban dos agentes de la DEA encargados del caso contra El Mochomo, quienes tras escuchar la condena se dieron un saludo de manos antes de abandonar la sala.

La defensa de El Mochomo tiene 14 días, a partir de este miércoles 5, para apelar el fallo del juez Leon.

Comentarios