Fosas de Jojutla y Tetelcingo son “crímenes de lesa humanidad”: Sicilia y Vera

JOJUTLA, Mor. (apro).- Las fosas de Jojutla y las de Tetelcingo, con toda la cauda de anomalías, irregularidades e ilegalidades “representan crímenes de lesa humanidad, por lo que las autoridades federales deben llamar a cuentas al gobernador Graco Ramírez, pues por lo que hemos visto, no puede permanecer esta situación en la impunidad”, coincidieron el poeta Javier Sicilia y el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Alejandro Vera Jiménez.

En conferencia de prensa, a unos metros de las fosas de Jojutla –ahora sí, catalogadas como “clandestinas”–, el activista y el académico sostuvieron que el número de cuerpos “extra” que han salido de esas tumbas ilegales, representan “actos criminales que deben ser castigados”.

Según dijeron, en julio de 2014 había una autorización para inhumar 38 cuerpos “y resulta que ya van más de 50. Para contar del uno al 100 no se requiere de ciencia. Aquí hay desaparición forzada, hay complicidad con grupos delincuenciales y hay una cauda de ilegalidades”, afirmó el rector Vera Jiménez.

En el tercer día de la segunda fase de exhumación en estas fosas, que comenzó el pasado 21 de marzo, Javier Sicilia reiteró que el hecho “es un crimen de Estado, de lesa humanidad”.

Según el escritor, no sólo debe llamarse al mandatario morelense Graco Ramírez, sino a los exgobernadores panistas Marco Antonio Adame Castillo y Sergio Estrada Cajigal Ramírez, porque “todo hace suponer” que las inhumaciones vienen desde la época en que éstos gobernaban.

Es increíble, agregó Sicilia, que en este estado se persiga a quienes defendemos los derechos de las víctimas y se deje en la impunidad a los criminales.

“Hoy por la mañana leía una nota que me decía que yo tenía que probar que Graco tenía relación con el hampa. Yo no sé si Graco tiene relación con el hampa, pero sí puedo decirles una cosa: Graco es un hampón. La prueba son las fosas de Tetelcingo”, afirmó.

Luego, insistió: “Es mi gran pregunta, después de haber visto las fosas de Los Zetas y las fosas de Tetelcingo, que son muy parecidas, ¿quién enseñó a quién? Y sí, es cierto, que Los Zetas fueron soldados de élite del Ejército mexicano que desertaron e hicieron eso (las fosas clandestinas), entonces podemos presumir, por desgracia, que quien enseñó a desaparecer cuerpos y a enterrarlos como los entierran es el propio Estado”.

Más cuerpos y fiscal ausente

En otra conferencia de prensa, Amalia Hernández, vocera de la diligencia y tía de Oliver Wenceslao, el primer caso de inhumación ilegal en Tetelcingo, informó que, independientemente de los 45 cuerpos exhumados entre el 21 y el 26 de marzo pasado, hasta el momento se han exhumado “11 hallazgos”, es decir, bolsas que contienen restos humanos.

De acuerdo con los propios informes de peritos que han participado directamente en las exhumaciones en estos tres días, los 11 hallazgos han significado 14 cuerpos más, es decir, hasta el momento se han exhumado 59 cuerpos. Tal situación ocurre, a pesar de que el Cabildo 2012-2015 de Jojutla dio autorización solamente para 38 cuerpos. Las autoridades no han ofrecido ninguna explicación al respecto.

Este miércoles se cumplió el segundo día en que el fiscal de Morelos, Javier Pérez Durón, no asiste a la diligencia y la pregunta sigue en el aire: si había registro de 35 cuerpos inhumados, ¿qué pasa con los restantes que han sido exhumados de la fosa?, se preguntan los familiares de víctimas mientras exigen castigo a los responsables.

Los trabajos de exhumación se han hecho cada vez más lentos, pues en el fondo de la fosa los cuerpos ya no tienen ninguna organización.

Según la propia Amalia Hernández, los cadáveres han quedado en parte en la zona abierta de la fosa, pero hay partes atrapadas bajo toneladas de tierra, pues se encuentran inhumados fuera de la circunferencia de la propia fosa.

Por ello, además de excavar en forma vertical, las autoridades deben delimitar zonas en las paredes de la fosa para poder exhumar algunos cuerpos.

Esta situación provocó que el lunes pasado un cuerpo fuera desmembrado por los propios funcionarios estatales al intentar exhumarlo con el trascabo. Ello ocasionó molestia de familiares integrados en la organización Regresando a Casa Morelos.

Para este jueves continuarán los trabajos, desde temprano, porque a todo lo anterior se suman las temperaturas superiores a los 40 grados a la sombra en Jojutla.

Comentarios