PANAMA PAPERS GANA PULITZER

“El eslabón perdido”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A pesar de que ha pasado casi un cuarto de siglo, los mexicanos no hemos podido superar el traumático año de 1994. Más que una referencia, es casi un punto de partida para explicar el proceso de descomposición de México.

Los asesinatos del candidato presidencial del PRI Luis Donaldo Colosio, en marzo de ese año, y el del secretario general de ese mismo partido, José Francisco Ruiz Massieu, en septiembre siguiente, demuestran cuán traumática ha sido la transformación del sistema político mexicano, en un contexto de modernización económica también agresivo para el grueso de la población.

Los estrategas estadunidenses que estaban detrás del Tratado del Libre Comercio en América del Norte (TLCAN), consideraban que como consecuencia de la apertura económica de México, su viejo sistema político terminaría también abriéndose hacia la modernización.

En efecto, ese viejo sistema cayó, pero no se tradujo en un nuevo sistema político para la democratización del país, sino que devino en una mera repartición del poder entre los distintos partidos políticos que terminan protegiéndose los unos a los otros.

El eslabón perdido. La historia secreta de los magnicidios que cambiaron la historia de México, libro que acaba de publicar Humberto Hernández Haddad, cónsul general de México en San Antonio, Texas, en ese entonces, es un imprescindible testimonio para comprender cómo esa mera repartición cómplice del poder ha sido una de las principales causas de la descomposición política y social de México.

El libro es resultado de lo que Hernández Haddad vivió como representante diplomático de México en San Antonio, cuya Corte federal documentó la manera en que se comportó el gobierno de Ernesto Zedillo para ocultar, proteger y desaparecer al diputado del PRI por Tamaulipas, Manuel Muñoz Rocha.

El entonces diputado fue responsabilizado junto con Raúl Salinas de Gortari, el hermano mayor del expresidente, como autor intelectual del asesinato de Ruiz Massieu, aunque en 2005 Salinas salió de prisión después de 10 años, exonerado por la justicia federal.

El eslabón perdido… es también el resultado de 20 años de las batallas jurídicas y por la trasparencia de Hernández Haddad para que en México y Estados Unidos se hicieran públicos los archivos de ese capítulo definitorio en la vida política de México, incluido el pedido del gobierno de Zedillo Ponce de León al de Estados Unidos para detener y extraditar a México a Muñoz Rocha, a quien dijo tener ubicado en Brownsville, Texas; aunque después hizo todo lo posible para ocultarlo.

Los asesinatos de Colosio y Ruiz Massieu ocurrieron en los últimos años del sistema autoritario del PRI. Por lo tanto, sus protagonistas se encuentran en ese caduco arreglo político. Pero no sólo ahí. Como parte de esa distribución cómplice, hay también protagonistas en los llamados gobiernos de la alternancia.

En el libro editado por Grijalbo, Hernández Haddad hace un repaso pormenorizado de quiénes son; muchos de ellos todavía vigentes en la función pública, en la práctica privada o en la vida pública internacional. Es el caso del entonces secretario de Relaciones Exteriores, José Ángel Gurría, secretario general, desde hace una década, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la OCDE.

También el del extitular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Luis Ernesto Derbez, actor central en el financiamiento irregular de los Amigos de Fox, y actual rector de la Universidad de las Américas de Puebla. O el del procurador general de la República en el gobierno priista de Ernesto Zedillo, Antonio Lozano Gracia, abogado hechura del panista Diego Fernández de Cevallos y ahora defensor del exgobernador de Sonora, también por el PAN, Guillermo Padrés Elías.

El exdiplomático, quien fue legislador del PRI, revela la trama en la que un grupo de políticos, diplomáticos, legisladores, jueces, magistrados y ministros lograron mantener en la confusión los hechos que han marcado al país por más de 20 años y seguirán definiéndonos.

Es difícil aseverar que fue una operación de Estado, pero de lo que no hay duda es que en todo ese tiempo ha existido un ocultamiento sistemático en el que han tenido que ver los poderes formales del Estado mexicano.

El eslabón perdido… es un libro clave para conocer cómo ha sido el proceso de des-institucionalización de México; es decir, de cómo las instituciones han sido fracturadas por quienes las han tenido a su cargo y han jurado defenderlas.

Comentarios: @jorgecarrascoa

Comentarios